Miraflores de los Ángeles: piden un campo en condiciones

Campo de fútbol de Gibraljaire, de tierra y en mal estado./
Campo de fútbol de Gibraljaire, de tierra y en mal estado.
COSAS DE LA CIUDAD

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Miraflores de los Ángeles sigue a la espera de contar con un campo de fútbol en condiciones, y eso es lo que ha reclamado el partido Libres, que le ha pedido al Ayuntamiento que inicie sin más demora las obras para transformar el actual campo de fútbol del colegio Gibraljaire en un campo de fútbol de césped artificial para disfrute de los alumnos del colegio y de los niños del barrio.

Según esta nueva formación política, en 2015 el Ayuntamiento de Málaga y la Junta de Andalucía alcanzaron un principio de acuerdo por el cual se iba a construir un campo de fútbol de césped artificial para los niños del colegio Gibraljaire y del propio barrio. El acuerdo, añaden, contemplaba la redacción del proyecto y la firma del convenio para que el Ayuntamiento acometiera las obras necesarias a partir de 2016, en unos terrenos que son de titularidad regional y cuya gestión administrativa le corresponde a la Junta de Andalucía.

Miembros de Libres, en el recinto que piden sea reformado.
Miembros de Libres, en el recinto que piden sea reformado.

«Después de un retraso de más de 3 años, ha llegado la hora de pedir explicaciones a las administraciones implicadas, ya que las obras de acondicionamiento para el campo de Miraflores son muy necesarias», ha señalado Iván González, candidato de Libres por Málaga al Ayuntamiento.

«Es inconcebible que llegue un sábado de buen tiempo, algo usual en Málaga, y que el de Gibraljaire sea un campo ‘fantasma’ donde los niños de Miraflores de los Ángeles ya no puedan acudir a jugar por su avanzado estado de abandono, cuyo suelo es de tierra y chinos, y en caso de caerse, sufrirán serias heridas», indican, por lo que piden al Ayuntamiento que acometa sin más demora las obras necesarias para acondicionar el campo de fútbol del barrio, una vieja reivindicación vecinal.

Concentración de vecinos.
Concentración de vecinos.

Carlinda: «La otra cara de la macrolínea L-7»

Ese es el título del escrito que envía a esta sección Laura, quien dice que con la nueva macrolínea L-7 que la EMT ha puesto en servicio el pasado día 3 de febrero, «se ha recortado el recorrido que tenía con anterioridad, dejando a buena parte del barrio San Alberto con la línea 38, cuyo horario y frecuencia es bastante limitada», por lo que indica que, «las personas mayores de este barrio (bastante empinado) se quedan sin ninguna movilidad, y adolescentes y adultos con la parada de autobús más cercana a casi un kilómetro». Añade que «se han recogido más de 400 firmas oponiéndose a esto y con un representante del barrio detrás de la ejecutora del cambio más de 6 meses, para exponerle las opiniones e intentar llevar a cabo unas medidas beneficiosas para todos, pero al parecer, al no tener asociación de vecinos, parece no tener voz ni voto, ni merece una línea de autobús en condiciones». Y envía al periódico una fotografía de una reunión de vecinos celebrada hace unos días para abordar la nueva situación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos