Un 4-D que mira al futuro

Momento en el que los familiares depositaron las cenizas en el Jardín del Recuerdo. /Fernando González
Momento en el que los familiares depositaron las cenizas en el Jardín del Recuerdo. / Fernando González

Málaga conmemora los 40 años de la manifestación por la autonomía reivindicando el papel de Andalucía como garante de la igualdad en el nuevo debate territorial

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

El 4 de diciembre de 1977 fue un día lluvioso en Málaga, nada que ver con la soleada jornada de ayer, cuando se conmemoraron los 40 años de la multitudinaria manifestación que recorrió la ciudad –como en otras capitales andaluces– reclamando para Andalucía una autonomía al mismo nivel que las regiones históricas. Una reivindicación que en Málaga se tiñó de negro por la muerte del trabajador y sindicalista de CCOO Manuel José García Caparrós a consecuencia del impacto de una bala disparada por la Policía Armada. Málaga recordó este lunes la figura del joven con diversos actos institucionales y otros de carácter más íntimo en una jornada con dos grandes reivindicaciones en los discursos: la necesidad de esclarecer la muerte del joven y la puesta en valor el papel protagonista que Andalucía debe jugar como garante de la igualdad en el debate nacional sobre el modelo territorial, ligado a la nueva financiación autonómica.

La esquina de la Alameda de Colón con el puente de Tetuán se convirtió en centro neurálgico de los actos con tres ofrendas florales: la institucional del Ayuntamiento de la capital y las de Podemos e IU en Andalucía. En este enclave, reconocido por la Junta de Andalucía como Lugar de Memoria Democrática, el Consistorio, en cumplimiento de un acuerdo plenario unánime, colocó una placa, más digna de la que había hasta ahora, en recuerdo de aquel joven trabajador de la fábrica de Cervezas Victoria: ‘El Ayuntamiento de Málaga en memoria de Manuel José García Caparrós, asesinado en la manifestación por la autonomía de Andalucía. 40 aniversario del 4 de diciembre de 1977’.

La ciudad tributa un emocionado recuerdo a García Caparrós con el descubrimiento de una placa y el traslado de sus cenizas al Jardín del Recuerdo

El acto, al que asistieron las tres hermanas de García Caparrós (Purificación, Francisca y Dolores), estuvo presidido por el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre; los portavoces municipales Carlos Conde (PP), Daniel Pérez (PSOE), Ysabel Torralbo (Málaga Ahora) y Eduardo Zorrilla (IU), y el concejal de Ciudadanos Gonzalo Sichar; el delegado de la Junta en Málaga, José Luis Ruiz Espejo; y el subdelegado del Gobierno en la provincia, Miguel Briones.

Rodríguez y Maíllo, con dos de las hermanas. Descubrimiento de la placa conmemorativa. Y, abajo, Jiménez Barrios, ayer. / Álvaro Cabrera y Fernando González

De la Torre destacó que con esta placa se pretende que la familia sienta «el respaldo, el cariño, el afecto y la solidaridad del pueblo de Málaga» y subrayó que el recuerdo del 4-D debe servir como estímulo para seguir trabajando por el desarrollo de Andalucía. «Debemos trabajar por Andalucía, por cada ciudad, para hacer las cosas lo mejor posible y que nuestra autonomía funcione de manera clara, eficaz, transparente y honesta, resolviendo los problemas que aún hoy tiene porque queda mucho por hacer para que esté en vanguardia», dijo.

Zorrilla sostuvo que «el crimen» de García Caparrós en el postfranquismo no pudo ser esclarecido ya que se «encubrió con silencio y complicidades», por lo que reclamó que se aclare la muerte del joven malagueño. Para ello, pidió que se hagan públicas en su totalidad las actas de la comisión que hace cuarenta años investigó este caso en el Congreso de los Diputados para depurar las responsabilidades. Una petición en la que insistieron Sichar, Torralbo y Pérez.

Los partidos exigen que se aclare el «crimen» que acabó con la vida del joven malagueño

El portavoz socialista, además, sostuvo que hace 40 años Andalucía luchó por la igualdad «para no ser menos que nadie ni más que nadie» y que con su papel contribuyó a vertebrar España. Un rol que, a su juicio, debe seguir jugando en el actual debate territorial. Mientras que el popular Carlos Conde reiteró que «aún queda mucho por hacer en Andalucía y todas las fuerzas políticas debemos poner nuestro máximo empeño en ello».

José Luis Ruiz Espejo, que además de delegado de la Junta es secretario general del PSOE de Málaga, remarcó que el espíritu del 4-D con los sueños y anhelos de aquella generación de andaluces «tienen hoy plena vigencia» y deben ser trasladados a las nuevas generaciones. En este sentido, instó a: «Recoger aquella bandera y aspiraciones para tomar el protagonismo de la reivindicación en Andalucía de la justicia y la igualdad entre territorio y ciudadanos. Andalucía está infrafinaciada y debemos seguir reivindicando una financiación más justa para seguir avanzando y progresando».

Más información

Minutos después de este acto, Podemos hizo una ofrenda floral junto a la placa que recuerda a Manuel José García Caparrós. Su líder en la región, Teresa Rodríguez, acompañada del diputado nacional por la provincia, Alberto Montero, y el coordinador provincial de la formación morada, Alejandro Serrato, depositaron un ramo de flores blancas.

Rodríguez dijo que la de García Caparrós «no fue una muerte sino un asesinato impune» del cual aún no se conoce quienes fueron los responsables políticos y materiales del mismo. «No seremos una democracia completa hasta que consigamos el fin de la impunidad», subrayó la líder de Podemos en Andalucía, quien pidió que se hagan públicas en su totalidad las actas del Congreso sobre este caso.

Por su parte, el coordinador de IU en Andalucía, Antonio Maíllo, también depositó un ramo de flores en el lugar donde cayó herido García Caparrós y lamentó su «injusto asesinato». «No hay intereses económicos, ni políticos ni circunstanciales de ningún tipo que puedan tapar los asesinatos y su muerte tan injusta», dijo.

Por la tarde, Maíllo y Rodríguez compartieron un acto reivindicativo del 4-D en la Facultad de Comunicación en la que participaron colectivos con conflictos laborales como los bomberos, las camareras de piso y los estibadores y donde abogaron por un cambio en Andalucía para construir una Andalucía «con derechos y dignidad».

Bajo un olivo

El acto más emotivo tuvo lugar en el Jardín del Recuerdo del parque cementerio de San Gabriel en la capital, donde las hermanas de Manuel José García Caparrós depositaron las cenizas del joven y la de sus padres bajo un olivo (árbol cuyas ramas simbolizan la paz en las culturas mediterráneas) y junto a un monolito que recuerda su figura y que está equipado con un dispositivo que permite acceder, mediante teléfono móvil, a información relacionada con su vida y las circunstancias de su muerte.

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios, fue el encargado de presidir este acto, que contó con la parte musical de la violonchelista María Dolores Romero, quien interpretó pieza de Offenbach, Pau Cassals y Bach. Jiménez Barrios subrayó que Andalucía está con la familia de García Caparrós y que no cejará hasta que se conozcan en su totalidad la actas del Congreso y las causas de su muerte.

El vicepresidente andaluz recordó que hace cuarenta años Andalucía reclamó su derecho a la autonomía en un plano de igualdad con todos los territorios y que ahora «con una tensión territorial» en el país hay que defender esa posición «de no privilegio para nadie».

Durante el acto, que concluyó con los asistentes cantando el Himno de Andalucía, Dolores García Caparrós leyó unas emotivas palabras en recuerdo de sus padres, agradeció el apoyo recibido y subrayó que su familia va a seguir luchando hasta conocer lo sucedido en la muerte de Manuel José García Caparrós cuando hace 40 años «una bala traidora le quitó la vida», como cantó la comparsa gaditana Raza Mora en su pasodoble sobre el 4-D; una fecha que ya forma parte de la memoria sentimental de Andalucía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos