Miguel de los Reyes: una plaza sin placa

Imagen de la plaza Miguel de los Reyes. A la derecha, lugar donde estaba el mosaico del artista./
Imagen de la plaza Miguel de los Reyes. A la derecha, lugar donde estaba el mosaico del artista.
COSAS DE LA CIUDAD

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Si el cantante malagueño Miguel de los Reyes se asomara a la plaza que lleva su nombre en Lagunillas seguro que le saldría del alma algún comentario, en este caso poco favorable. Porque esa plaza, que desciende desde la Cruz Verde a Lagunillas, parece desangelada. Tanto que hasta el mosaico colocado en su momento en el recinto en recuerdo del mítico cantante lleva años desaparecido y de él solo queda la base metálica. Se trataba de un mural del horno de Charo Castillo que presentaba al cantante con el fondo del mar.

Imagen de la placa desaparecida.
Imagen de la placa desaparecida.

El diseño se recreaba en una orla que acogía al maestro a modo de cuerpo de una guitarra. Según algunos vecinos de la zona, el soporte metálico que sostenía el mosaico fue roto en un acto vandálico y permaneció tirado en el suelo un tiempo hasta que desapareció hace ya de esto varios años. La plaza dispone de unos bancos y en su zona más alta de unos pinos bajo los que no crece hierba alguna, ya que es lugar frecuentado por los perros que allí defecan sin que sus propietarios recojan sus excrementos. Muebles dejados fuera de su día para su recogida y unos tenderetes para venta ambulante franquean el recinto que lleva el nombre del cantante y bailaor malagueño. Por suerte, el artista cuenta en la cercana plaza de la Victoria (Jardín de los Monos) con una escultura de bronce en la que aparece con una biznaga en la mano y una chaqueta sobre el hombro, obra del escultor Miguel García Navas, escultura que le rinde honor desde 2010 por iniciativa de la plataforma Pro Monumento a Miguel de los Reyes.

Césped levantado.
Césped levantado.

Pozuelo: queja por el estado de un campo de fútbol

Un lector se dirige al periódico para denunciar el estado en que se encuentra el campo de fútbol de El Pozuelo III en Torremolinos. Según dice, el recinto, «donde se entrenan y juegan cientos de niños, es un auténtico peligro, con alcantarillas en las áreas» y demás desperfectos de los que adjunta varias fotografías. Asegura además que ese campo también lo alquila el Patronato de Deportes del Ayuntamiento de Torremolinos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos