Meteorología prevé más frío y la vuelta de las lluvias el viernes en Málaga

Destrozos por el viento ayer en Málaga. /Salvador Salas
Destrozos por el viento ayer en Málaga. / Salvador Salas

Las precipitaciones de ayer fueron escasas y apenas dejaron 34 litros en algunos puntos del interior, por lo que la sequía persiste

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

El escenario meteorológico ha cambiado radicalmente tras el paso del temporal. Fue, sobre todo, un frente con fuertes vientos, aunque con escasas precipitaciones. Además, los termómetros registraron un desplome de hasta ocho grados respecto al domingo en Málaga.

El jefe de Predicción del Centro Meteorológico de Aemet, Fausto Polvorinos, explicó que la racha más fuerte fue de 100 km/h y se anotó en el Puerto, a las 8.40 horas. Coincidió por tanto con el momento de la caída de la mayoría de los árboles y ramas en el Centro. En el Aeropuerto fue de 80 y de hasta 70 en la sede del Cónsul. Fue viento de poniente, que en estos casos es conocido como «vendaval», de oeste y suroeste, que también se dejó notar en el resto de la provincia: Cabopino (80), Benahavís (94), Alpandeire (89), Ronda (73), Estepona (76) y La Roda (cerca de Antequera, 88). En cuanto a las lluvias, se contaron hasta 34 litros por metro cuadrado en Villanueva de la Concepción; 31 en el río Guadiaro; 30 en Torremolinos; 28 en Cuevas del Becerro; 27 en Alfarnatejo; 21 en Estepona y 20 en Ronda.

En la capital se quedó en torno a los ocho. También nevó en El Torcal, la Sierra de las Nieves y la Maroma.Los embalses apenas notaron los efectos.

Predicción para la semana

Tras el paso del frente se ha producido un notable descenso del mercurio. El aire frío se mantendrá hasta el miércoles, con unos 17 grados de máxima en la capital. El jueves tenderán a subir hasta los 18-19. Las mínimas serán bajas, de entre siete y diez grados.

En cuanto a las precipitaciones, Aemet prevé lluvias débiles a moderadas, aunque solamente durante la jornada del viernes y más probables en el interior. El sábado se volverá a despejar.

Así fue la caótica jornada de ayer por la mañana

El lunes después del largo puente amaneció lluvioso, razón suficiente para que el coche se impusiera. Si a eso se le añaden los efectos del viento fuerte, ya estaban todos los ingredientes necesarios para dar lugar a una mañana caótica para el tráfico en la capital malagueña. El vendaval, con rachas que alcanzaron los 100 kilómetros por hora en la zona del Puerto, según Aemet; y la lluvia sostenida, que aumentó el peso de las copas, provocó la caída de al menos 40 árboles, según los datos facilitados por Javier Gutiérrez del Álamo, director de Parques y Jardines del Ayuntamiento. La mayoría eran de pequeño porte, pero hubo diez de mayor envergadura, que causaron los peores estragos.

Más información

En la Alameda Principal, entre Puerta del Mar y la calle Larios, un ficus de entre 40 y 50 años (no uno centenario, sino fruto de la repoblación de los años 70) se desprendió en el lateral norte y obligó a cortar el vial de servicio. Las escasas raíces no pudieron soportar el peso y la fuerza del aire. Casi al mismo tiempo, una rama de grandes dimensiones de otro ejemplar (este sí, de los más viejos) se tronchó sobre parte del recinto del suburbano. Una segunda golpeó a una mujer de unos 63 años, que resultó herida leve y fue trasladada al Hospital Regional Carlos Haya, aunque su estado no revestía gravedad.

Esta situación llevó a la decisión extraordinaria de interrumpir el tránsito rodado en la Alameda Principal en ambos sentidos, así como en el Paseo del Parque en dirección oeste. También se prohibió el paso de peatones que une la calle Córdoba con Puerta del Mar. Estas medidas se mantuvieron hasta las 16.00 horas, según informó elAyuntamiento, y sirvieron para retirar el material que había quedado sobre la calzada y hacer podas preventivas.

Paseo de los Curas

Poco antes, a las 8.36 horas, en el paseo de los Curas se produjo el desprendimiento de varias ramas grandes de los plátanos de Indias, así como de una palmera en el paseo de España del Parque. No afectó a ningún vehículo, pero la circulación estuvo interrumpida casi una hora para la retirada de los restos. Se volvió a reabrir a las 9.18.

Con estos mimbres, el colapso circulatorio estaba garantizado. La cola se extendió desde esta vía, que era el único itinerario abierto en el eje central, a lo largo de todo el paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso, hasta los Baños del Carmen, en sentido Centro, según indicó el concejal de Seguridad, Mario Cortés. Miles de conductores se quedaron atrapados en caravana durante más de una hora. También hubo problemas en el resto de la ciudad, como consecuencia del uso masivo del coche en la jornada lluviosa. La situación se mantuvo hasta primeras horas de la tarde. En cambio, desde el Centro de Control de Tráfico de la DGT dijeron que en la red nacional las retenciones habían sido las habituales para un lunes en hora punta, y no se vieron agravadas por el temporal.

La caída de árboles fue la incidencia más notoria de la jornada. Entre otros, hubo pérdidas en Parque Litoral, frente al Hospital Civil y en las calles Rosamunda, Edom, Doctor Murgueza Bernard y Sierra de Castillejos, en el Limonar. En este último caso, un coche quedó destrozado por el tronco de una palmera. El parque del Morlaco se cerró por precaución. Los Bomberos tuvieron que hacer medio centenar de salidas, aunque no se llegó a activar el Plan de Emergencias.

El Paseo de los Curas también estuvo cortado durante casi una hora por la caída de ramas

Al respecto, el alcalde, Francisco de la Torre, abogó ayer por «repasar y medir» el tamaño de las copas de los árboles de la ciudad, sobre todo los que están en las calles, y plantear las podas necesarias «para que la copa no se convierta en un elemento que en caso de viento sea mortal para el árbol y cause problemas para las personas».

Otros daños

A todo lo anterior, se une el aparatoso accidente que se produjo a las 10.00, cuando un automóvil volcó y causó heridas leves a una mujer de 35 años, que fue trasladada a Carlos Haya con diversas contusiones, según informó el servicio 112. Las rachas también causaron destrozos en adornos navideños y en el mobiliario urbano. Entre estas, cabe destacar la caída de la valla que anunciaba las obras del metro, y que estaba en la plaza de la Marina. En la zona costera, la caída de dos palmeras en el Paseo de la Farola, junto al Club Mediterráneo, derivó en otro atasco. Precisamente, dentro de este centro, el viento derribó el vallado de las pistas deportivas. Los responsables cortaron el paso a esa zona. También se cayó un semáforo en la alameda de Barceló, mientras que otro tronco afectó a varios coches aparcados junto al instituto La Rosaleda.

El aviso meteorológico se dio por concluido a mediodía de ayer, cuando el viento de poniente remitió y dio paso a una situación de fría calma, que se prolongará al menos hasta el viernes.

((En esta información han colaborado Álvaro Frías, Juan Cano y Francisco Jiménez))

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos