Mensajes breves y saber escuchar, claves para actuar con una persona con problemas de salud mental

Un momento de la jornada ofrecida por la Policía Local. / SUR

La Policía Local ofrece una jornada sobre este tipo de intervenciones para sus agentes

Alvaro Frías
ALVARO FRÍASMálaga

Hay casos que perduran en la memoria de los malagueños como el de Francisco Díaz Jiménez, el agente de la Policía Nacional que falleció después de que un indigente con problemas psiquiátricos le asestara una puñalada en el pecho sin mediar palabra, u otro, más reciente, en el que un hombre se paseaba con un cuchillo y tenía atemorizados a sus vecinos en Olletas en la capital. Son situaciones límite que los agentes deben afrontar en la calle, en las que deben tratar con personas que se encuentran en el que puede ser «el peor momento de su vida». Ante ello, emplear mensajes breves y saber escuchar son las armas clave que se deben esgrimir cuando se den estas intervenciones.

Así lo han asegurado esta mañana varios expertos durante la jornada ‘Actuación ante personas con enfermedad mental’, que ha ofrecido la Policía Local a sus agentes. El encargado de inaugurarla ha sido el edil de seguridad, Mario Cortés, quien ha insistido en la importancia de la formación de los efectivos ante este tipo de situaciones, que están a la orden del día.

Sin embargo, Andrés López Pardo, psiquiatra que forma parte de la dirección regional de la Fundación Andaluza para la Integración Social del Enfermo Mental (FAISEM), ha insistido en que solo un cinco por ciento de los casos de homicidios que se dan en el país están relacionados con una persona con algún problema de este tipo. Por ello, ha querido diferenciar este tipo de casos con los del delincuente común o con los que se dan de personas que razonan «pero no son normales».

En este sentido, ha dado a conocer las claves para reconocer a una persona con una enfermedad mental. «Por ejemplo, alguien que padece esquizofrenia escucha voces en su cabeza. Tiene un comportamiento hostil, incoherente y adopta posturas muy defensivas. Cuando agreden es porque piensan que les van a hacer algo o por un pensamiento que les atemoriza», ha apuntado.

El psiquiatra ha continuado indicando que la persona con una enfermedad mental, en el momento de la intervención policial, tiene la mente en blanco y hace «asociaciones curiosas». Ha relatado un caso real, en el que le expuso a una usuaria que se iba a marchar a una casa hogar ubicada en el Puerto de Santa María: «Cuando acabé le pregunté si me había entendido y me dijo que sí, que yo me dedicaba a vender casas».

Por ello, a la hora de afrontar las intervenciones, López Pardo ha señalado a los agentes que deben usar mensajes concisos en los que aborden una sola idea, tras lo que tienen que asegurarse de que la persona les ha entendido. No hay que seguirles la corriente, ha señalado, a la vez que ha insistido en que no profundicen en la conversación.

«Hay que emplear una forma neutra a la hora de interactuar. Si aseguran que están siendo perseguidos por un extraterrestre, si se le sigue la corriente es malo, pero si se les dice que están locos también. Lo mejor es, por ejemplo, decirles que si tienen ese pensamiento es que están agobiados», ha añadido.

Suicidios

Otra de las actuaciones que se han tratado en las charlas han sido las intervenciones en casos de suicidios. El encargado de abordar este aspecto ha sido Israel Codina Fuillerat, psiquiatra en el hospital Clínico. Lo primero que ha recomendado, es que se avise a los sanitarios y que se asegure la zona, apartando elementos que puedan ser lesivos.

A la hora de hablar con la persona que esté en situación de riesgo, Codina Fuillerat ha aseverado que hay que recopilar toda la información posible, «para saber cuales son las minas que no hay que pisar».

También ha hablado sobre la importancia del uniforme. Y es que éste puede generar rechazo y los policías deben ser «muy hábiles para salir de esta situación». No juzgar, evitar interrogatorios largos, no usar sarcasmos ni desafiar a la persona, son otras de las claves que hay que tener en cuenta.

Finalmente, el psiquiatra ha insistido en la importancia de saber escuchar a estas personas, «que se encuentran en el momento más complicado de su vida». Como último recurso: la contención física.

Fotos

Vídeos