Piden ocho años a un menor acusado de matar a un cliente de un pub al que no le dejaron entrar

Piden ocho años a un menor acusado de matar a un cliente de un pub al que no le dejaron entrar

La Fiscalía considera presunto autor material al joven de 17 años, quien supuestamente asestó cinco puñaladas a la víctima por un comentario que hizo

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

El crimen de Arroyo de los Ángeles llega a juicio. Un menor se enfrenta a una posible condena a ocho de internamiento y otros cinco de libertad vigilada que pide para él la Fiscalía, que lo acusa de matar a un cliente de una discoteca en la que no lo dejaron entrar, según ha podido saber SUR. El Ministerio Público solicita que el menor, que tiene 17 años, cumpla el periodo de internamiento en un centro de reforma con carácter cerrado al considerarlo presunto autor material de la muerte a puñaladas de Rafael L. D., de 44 años, que tuvo lugar el 13 de noviembre del año pasado junto a la discoteca-karaoke Tropical, más conocida por su anterior nombre, La Penúltima, en las inmediaciones del Hospital Materno.

El suceso ocurrió a las cuatro de la madrugada. Esa noche, los servicios de emergencias recibieron una llamada que alertaba de que había un hombre inmóvil tumbado sobre la acera. Una ambulancia del 061 se desplazó al lugar para asistirlo, mientras que la sala del 091 movilizó una patrulla para que acudiera en ayuda de los sanitarios, creyendo que se trataba de un hombre ebrio que había sufrido una caída. Al llegar, observaron que yacía sobre un gran charco de sangre. Ya no tenía pulso. Presentaba cinco heridas de arma blanca en el tórax, cuatro de ellas en la espalda y una en el pecho.

Sin testigos

Al tratarse evidentemente de un crimen, el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional se hizo cargo del caso. Los agentes no tardaron en identificar a la víctima, que resultó ser Rafael R. D., un vecino de La Palmilla con varios antecedentes policiales. Sin embargo, en un primer momento no consiguieron localizar a testigos que ayudaran a arrojar luz sobre lo ocurrido, ya que, al parecer, todo el mundo salió corriendo tras el apuñalamiento.

El trabajo de campo de los agentes, apoyado en las pruebas recabadas y en los testimonios que fueron consiguiendo, permitió realizar una reconstrucción del suceso. Según las pesquisas policiales, en las que se apoya el escrito acusatorio de la Fiscalía, tres jóvenes habrían intentado acceder a la discoteca esa noche, pero el portero se lo habría impedido al ser dos de ellos menores de edad, lo que originó una discusión. Rafael R. D., que era ajeno a lo que sucedía y que estaba como cliente dentro del local, del que había salido en esos momentos, supuestamente hizo un comentario justificando la actuación del portero. Y a partir de ahí, él se convirtió en el foco de la agresión. Uno de los jóvenes habría retado a la víctima para pelearse, aunque no les dio tiempo. Al parecer, cuando Rafael se encaraba con éste, el otro menor, ahora acusado, lo habría abordado por la espalda y, presuntamente, lo apuñaló, siempre según las pesquisas policiales.

Tras mes y medio de trabajo para identificarlos, los agentes arrestaron a los tres jóvenes –dos menores de edad– supuestamente implicados en los hechos. Dos de los detenidos quedaron en libertad, ya que al parecer no habrían participado en el apuñalamiento, mientras que el otro adolescente ingresó provisionalmente en un centro de reforma como sospechoso del crimen y será juzgado por estos hechos durante los próximos días.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos