Medio millar de personas se concentran en Málaga para recordar a las víctimas y pedir la prisión permanente revisable

Un momento de la concentración en la Plaza de la Marina. / Migue Fernández

Familiares de Estefanía y Aarón, asesinados en 2013, y de la pequeña Lucía Vivar han asistido a la concentración convocada en Málaga

FRANCISCO JIMÉNEZ y PABLO MARINETTOMálaga

Medio millar de personas se han concentrado este domingo en Málaga para recordar a las víctimas por muertes violentas y mostrar su respaldo a la prisión permanente revisable para garantizar que la condena por un crimen pueda mantenerse si su autor no está reinsertado. Con fotografías, pancartas y a viva voz, los asistentes han pedido «justicia» para Gabriel Cruz, Diana Quer, Yeremi Vargas, Sandra Palo, Ruth y José Bretón, Mari Luz Cortés y Marta del Castillo, pero especialmente para Estefanía Torres y su pequeño Aarón, asesinados en Málaga en 2013 por su pareja y padre, respectivamente, y también para Lucía Vivar, la niña de 3 años fallecida el pasado julio en Pizarra cuyos padres se resignan a que su desgracia sea considerada un accidente. «Nos dicen que van a seguir investigando, pero hoy estamos igual que el primer día», se ha lamentado Antonio Vivar. «Lo único que pedimos es justicia. No vamos a tirar la toalla y seguro que lo vamos a conseguir», ha afirmado Almudena Hidalgo, la madre de la pequeña, ante todos los asistentes a la concentración.

Un acto organizado de forma particular por un grupo de malagueños al hilo de los convocados en otras ciudades por la Plataforma por la No Derogación de la Prisión Permanente Revisable, impulsada por padres de víctimas como Diana Quer, Mari Luz Cortés o Marta del Castillo. Al frente ha estado Ester Gómez, quien ha defendido la prisión permanente revisable, en vigor desde 2015, «para que no se ponga en riesgo la integridad de nuestros hijos».

Si emotivas han sido las muestras de cariño recibidas por los padres de Lucía Vivar, también lo han sido las palabras de María del Mar, tía materna de Estefanía, al recordar al pequeño Aarón. «Su vida sólo le duró cinco años porque el que tenía que protegerlo se la quitó». Tras hacer referencia a varios casos de condenados por asesinato o violación que tras salir de prisión han reincidido, María del Mar ha pedido «no en caliente ni por venganza, sino por justicia, que no sea tan barato quitar una vida». Tras la lectura de un poema por parte de unas niñas, el acto ha concluido con una suelta de globos.

A la concentración también se han sumado representantes del Partido Popular, como el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y los diputados nacionales Carolina España y Avelino Barrionuevo. Éste último, en calidad de portavoz adjunto de la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados, ha abogado porque «el mero hecho de cumplir una condena no sirva para salir de prisión si no hay constancia de que se está rehabilitado y resocializado».

Además

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos