Medio Ambiente pide a la Policía Local que multe a quien tire los muebles a deshoras

Sofá tirado el jueves pasado, cuando la recogida es el martes. /Francisco Jiménez
Sofá tirado el jueves pasado, cuando la recogida es el martes. / Francisco Jiménez

Traslada por escrito al Área de Seguridad la necesidad de implicar a los agentes y le remite la lista de 136 puntos negros donde más enseres se acumulan para que refuerce la vigilancia

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Tirar los muebles en la vía pública otro día que no sea el indicado en cada contenedor tiene la consideración de infracción leve y está penalizado con una multa de hasta 750 euros en Málaga capital. Así lo recoge la ordenanza municipal de limpieza y gestión de residuos y así se advierte en las pegatinas de todos los contenedores. Sin embargo, la realidad es que ni antes que la retirada de enseres se hacía a demanda ni en los dos meses que se viene haciendo un día fijo de la semana en cada barrio se ha impuesto una sola denuncia a quien se haya desprendido de un colchón, un sofá o una mesa ignorando la normativa municipal. El resultado también es evidente en las calles. Antes, y también ahora, como se constata en el listado elaborado por Limasa con 136 puntos negros de vertido de muebles fuera de horario.

Al menos de momento, porque desde el Área de Sostenibilidad Medioambiental ya han pedido al Área de Seguridad más implicación de la Policía Local para combatir estas actitudes incívicas. Lo ha hecho a través de un escrito en el que además de incidir en la necesidad de que se cumplan las ordenanzas se le ha trasladado incluso el citado informe de Limasa para que refuerce su presencia en esos barrios. «El nuevo servicio realmente funcionará si los ciudadanos que no cumplen perciben que pueden ser sancionados por estas conductas incívicas», advierte el concejal del ramo, Raúl Jiménez, quien aún precisando que hay otro tipo de infracciones más graves que perseguir, «también es necesaria una mayor implicación de los agentes para hacer cumplir las ordenanzas de limpieza». En este sentido, el edil subraya que «aunque son cuestiones del día a día que no suponen ningún problema de orden público, al fin y al cabo son ordenanzas de obligado cumplimiento, por lo que el ciudadano que no lo respete debe ser sancionado».

Noticias relacionadas

Ninguna denuncia

Al margen de lo que supone destinar agentes de paisano a vigilar estas prácticas en lugar de otras conductas más graves, la principal complejidad que tenía el anterior sistema (el usuario debía avisar previamente al teléfono gratuito 900 900 000 aunque apenas lo hacía el 25%) es que obligaba al agente a comprobar si el ciudadano había telefoneado o no. En cambio, con el nuevo modelo basta con que el agente mire la pegatina colocada en el contenedor. Un cartel que será sustituido próximamente para añadirle una nota aclaratoria que despeje cualquier duda, especificando que si el vehículo de Limasa pasa un determinado día a la semana, los muebles deben depositarse la tarde/noche anterior.

«El nuevo sistema de recogida sólo funcionará si el que no cumple percibe que puede ser sancionado», advierte Raúl Jiménez

Como publicó ayer este periódico, el ‘ranking’ de puntos negros lo encabezan El Palo y Miraflores, ambos con 15; seguidos de los 13 de Ciudad Jardín, los 11 de Capuchinos y los diez de Cruz del Humilladero y Teatinos; aunque la estampa de enseres se repite en la quincena de áreas en la que la empresa de limpieza tiene dividida la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos