Las médicas sufren casi el doble de agresiones que los facultativos en Málaga

Cartel que ilustra la campaña de concienciación. :: sur/
Cartel que ilustra la campaña de concienciación. :: sur

Ponen en marcha una campaña para concienciar a la población de que ese tipo de violencia es delito

ÁNGEL ESCALERA MÁLAGA.

'Soy tu médico. No me agredas, no me insultes. Es delito'. Este es el lema elegido para la campaña elaborada por el Colegio de Médicos y el Sindicato Médico de Málaga (SMM) para concienciar a la población de las agresiones a los profesionales de la medicina. En lo que va de año, el SAS tiene registradas 39 agresiones a médicos: de las que 29 se produjeron en centros de atención primaria y las 10 restantes ocurrieron en los hospitales, según dijo ayer el vicepresidente del SMM y responsable de prevención, Carlos Camacho. Las médicas padecen casi el doble de agresiones que los médicos en el ejercicio de su profesión. La edad media de las facultativas que han sufrido una actitud violenta mientras trabajaban es de 42 años frente a los 49 años de sus compañeros agredidos.

La asesoría jurídica del Colegio de Médicos lleva atendidos este año a 21 facultativos por padecer comportamientos violentos en su trabajo. Una decena fueron agresiones físicas, seis, verbales, tres se produjeron a través de las redes sociales (insultos por Facebook y Twitter) y dos no llegaron a denunciarse, aunque fueron casos de violencia física. «No nos hubiera gustado hacer esta campaña, pero no nos queda más remedio. Es necesaria. Llevamos años denunciando las situaciones violentas que sufrimos en nuestros centros de trabajo. Por eso en 2010 pusimos en marcha un teléfono, para atender estos casos, que funciona las 24 horas del día», afirmó el presidente del Colegio de Médicos de Málaga, Juan José Sánchez Luque.

Las causas principales de la violencia en el ámbito sanitario son problemas ajenos a los facultativos como, por ejemplo, la precariedad laboral, la masificación en las consultas o en las urgencias, el aumento de las listas de espera o la falta de equidad, explicó el vicepresidente primero del colegio, José Antonio Ortega. Por su parte, el presidente del SMM, Antonio Martín Noblejas, reclamó que no solo se dote a todos los centros con botones antipánico, sino con sistemas de vigilancia con cámaras de seguridad añadidas, que son «muy necesarias para luego realizar denuncias y que estas lleguen a buen puerto», señaló.

Protección personal

Martín Noblejas aseguró que «toda protección es poca sobre un personal que se está dejando la piel en mitad de recortes y más recortes y que lucha como puede por dar el mejor servicio posible en centros a menudo masificados».

La campaña de concienciación durará dos meses: hasta el 16 de diciembre. Entre otras medidas, se ha puesto publicidad en los autobuses de la EMT durante esos dos meses en las líneas 1, 3, 11 y 16, que son las que recorren las zonas con mayor densidad de población y que realizan trayectos de largo recorrido. El objetivo es que el mensaje llegue y cale en el mayor número de ciudadanos posible. También ha comenzado una campaña publicitaria en Facebook (red social con más usuarios) y se colgarán carteles en los centros sanitarios. Los médicos llevarán unas chapas contra las agresiones en sus batas. Asimismo, el Colegio de Médicos distribuirá 8.000 almanaques de bolsillo con el calendario correspondiente al próximo año con la imagen de la campaña. El coste total de esta iniciativa preventiva asciende 12.213 euros más IVA.

Fotos

Vídeos