El Materno ofrece a mujeres con cáncer la alternativa de preservar su fertilidad

La especialista en análisis clínicos Ana Gutiérrez, en el laboratorio de reproducción humana del Materno. / Sur

Las pacientes se someten a un tratamiento para extraer y congelar los óvulos antes de recibir las sesiones de quimioterapia

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Un total de nueve mujeres con cáncer se han sometido a un tratamiento de preservación de su fertilidad en el Hospital Materno Infantil en los dos últimos años. Son pacientes a las que se les diagnosticó un tumor y, antes de recibir la quimioterapia para combatirlo, recurrieron a la congelación de sus óvulos para en el futuro, una vez superada la enfermedad oncológica, poder tener la oportunidad de ser madres.

Desde hace dos años, la unidad de reproducción humana del Materno Infantil cuenta con la opción de congelar los óvulos (preservar la maternidad) de mujeres que padecen un cáncer. El hospital recibió la autorización para dar ese alternativa a las pacientes a través de la Ley Andaluza de Reproducción Asistida, explicaron a este periódico fuentes oficiales del centro hospitalario malagueño.

Antes de que las enfermas empiecen a recibir las sesiones de quimioterapia, se procede a la estimulación de sus ovarios mediante un tratamiento hormonal, de características similares al que se aplica para la fecundación ‘in vitro’. El número de óvulos que se consigue y así como la calidad de los mismos varía, indicaron a SUR expertos en reproducción asistida. El siguiente paso es extraer los óvulos mediante una punción ovárica y, seguidamente, se procede a la congelación rápida de los óvulos maduros, que se conservan en perfectas condiciones en un banco que tiene esa función por si en el futuro, una vez atajado el tumor, la mujer decide intentar ser madre. 

El requisito para poder acceder a la posibilidad de preservar la fertilidad en el Materno Infantil pasa por ser una mujer que no supere los 40 años, que no tenga hijos y que vaya a recibir un tratamiento de quimioterapia. Es fundamental que el cáncer de la pacientes no sea hormonodependiente, ya que en ese caso está desaconsejada la maternidad. Ginecólogos consultados por SUR indicaron que a las pacientes con un cáncer que desean ser madres en un futuro, una vez vencido el tumor, hay que informarlas muy bien de todo el proceso. Para que, después de conocer y analizar los pros y los contras y las posibilidades de conseguir un embarazo, decidan libremente si optan por el tratamiento de preservación de su fertilidad.

Centros privados

Las fuentes añadieron que antes de que el Materno Infantil contase con el tratamiento de la preservación de la Maternidad, la sanidad privada de Málaga ya lo hacía. A ese respecto, destacaron que hay centros privados malagueños que son un referente en Andalucía en la aplicación de las técnicas de reproducción asistida.

El asunto de la preservación de la maternidad ha cobrado actualidad estos días con el caso de Rocío García, una mujer que hace siete años se sometió a un tratamiento para congelar sus óvulos en el centro Gutenberg de Málaga antes de que le aplicaran quimioterapia para combatir el cáncer de mama que sufría, del que fue intervenida quirúrgicamente en el Hospital Civil el 30 de abril de 2010. Una vez vencido el tumor, se descongelaron los óvulos, que fueron inseminados con espermatozoides de la pareja de Rocío García.

Nueve enfermas oncológicas han optado ya por la congelación de sus óvulos en el Materno

Esta mujer, tras una fecundación ‘in vitro’ en el centro Gutenberg, se quedó embarazada y el pasado 23 de julio tuvo a su hijo, Quintín, en el Hospital Materno. Rocío García ha contado su historia con la finalidad de que otras pacientes que se encuentren en una situación parecida a la que ella experimentó sepan que el tratamiento de preservación de la fertilidad ofrece la posibilidad de ser madre una vez superado el cáncer, ya que eso «les dará fuerza y las ilusionará», destacó.

Fotos

Vídeos