Mariví Romero ocupará el escaño de Antonio Garrido Moraga en el Parlamento andaluz

Imagen de archivo de Mariví Romero /Sur
Imagen de archivo de Mariví Romero / Sur

La exconcejala de la capital, que da el salto a la política andaluza tras la renuncia de Ana Corredera y Víctor González, afirma que defenderá el legado del parlamentario fallecido

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Mariví Romero, exconcejal en el Ayuntamiento de Málaga, ocupará el escaño que deja vacante en el Parlamento de Andalucía Antonio Garrido Moraga, fallecido el pasado lunes a los 63 años a consecuencia de una embolia pulmonar dos meses después de sufrir una hemorragia cerebral.

Romero, que deberá dejar su actual puesto como cargo de confianza del grupo popular en la Casona del Parque, ocupó el número ocho en la lista del PPde Málaga en las elecciones autonómicas andaluzas del 22 de marzo de 2015. Unos comicios donde el PPobtuvo cinco representantes por la provincia. La vacante que deja Garrido Moraga debería haber sido ocupada por Ana Corredera, que fue de número seis en la candidatura, pero la política de Antequera renunció a este derecho para continuar como asesora del ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido. También rehusó el número siete de la lista, Víctor González, actual responsable del área de Cultura de la Diputación Provincial y concejal en Benalmádena.

Mariví Romero fue concejala del Ayuntamiento de Málaga entre 1998 y 2015, ocupando distintas responsabilidades, entre ellas el área de Bienestar Social y la portavocía del equipo de gobierno popular. En las últimas elecciones municipales fue de número catorce en la lista del PP, partido que obtuvo trece ediles, por lo que se quedó fuera del Consistorio. Fue repescada como cargo de confianza del grupo del PP. Ahora da el salto a la política andaluza para ocupar el escaño 106 en el salón de plenos del antiguo hospital de la Cinco Llagas de Sevilla.

La elección de Romero también tiene una carga emotiva, ya que durante dos años compartió labores de gobierno con Garrido en el Ayuntamiento de la capital. «De él aprendí mucho en aquella etapa y posteriormente en el partido en el área de comunicación y redes sociales», relató ayer tarde en declaraciones a este periódico.

Romero reconoció que cuando este viernes la secretaria general del partido, Patricia Navarro, le notificó que era la elegida para reemplazar al fallecido profesor, tuvo sentimientos encontrados por la circunstancia en que le corresponde sustituir a una persona que ha dejado «un hueco irreemplazable» y, por otro lado, dijo asumir esta nueva etapa con «la esperanza de trabajar para que el cambio político llegue a Andalucía de la mano de Juanma Moreno».

«Será imposible ocupar el enorme vacío que deja Antonio Garrido. Pero defenderemos su legado de servicio público, de servicio a los andaluces y a los malagueños. Antonio fue una persona dialogante, abierta y versátil y pretendo, con mi trabajo, mantener ese legado», subrayó la nueva parlamentaria, que tomará posesión en las próximas semanas.

Romero avanzó que «va a darlo todo» para defender los intereses de Málaga en el Parlamento, «especialmente en materia sanitaria, donde Málaga tiene muchas carencias, educativa y de políticas sociales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos