María Blasco sostiene que es posible una mayor longevidad, que traerá cambios sociales

Emilio Alba, Braulio Medel, María Blasco y Pedro Luis Gómez, en el Encuentro SUR. /Salvador Salas
Emilio Alba, Braulio Medel, María Blasco y Pedro Luis Gómez, en el Encuentro SUR. / Salvador Salas

La directora del CNIO afirma en Málaga que el tope de vida biológico es de 120 años, pero se puede ampliar alterando los telómeros

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

En lo que respecta a la salud de las personas, hay tres preguntas que la humanidad se hace: ¿Por qué enfermamos y morimos? ¿Podemos erradicar las enfermedades? y ¿Podemos vivir más sin enfermar? A estas cuestiones aportó ayer en Málaga algo de luz y por dónde van los avances biomédicos María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), en una ponencia y un mano a mano científico con Emilio Alba, director de la unidad de oncología integral de los hospitales Regional Carlos Haya y Clínico Universitario de Málaga. La principal conclusión de sus exposiciones es que es posible una mayor longevidad, que traerá consigo cambios sociales.

«La mortalidad por cáncer en España y EE UU es la misma»

Alrededor del cáncer y su tratamiento hay leyendas urbanas y ciertos mitos. Emilio Alba puso ayer luz sobre dos de ellos. Así, respecto a la creencia de que si se tiene dinero se puede ir a un centro oncológico de excelencia como los ubicados en Houston porque se piensa que hay más opciones de curarse, el científico malagueño sostuvo que los datos revelan que el nivel de mortalidad por cáncer en Estados Unidos y en España son los mismos.

Alba enfatizó en que lo fundamental es que haya un buen tratamiento de la enfermedad. «Debemos aspirar a que cualquier persona tenga el mejor diagnóstico y el mejor tratamiento existente», dijo y recordó que desde la Asociación por la Investigación Oncológica de Málaga (AIOM) «estamos muy implicados en estos aspectos».

Alba echó por tierra algunas leyendas urbanas como que el aceite de palma produce cáncer: «No hay ningún alimento que provoque cáncer ni ninguno que lo cure. Hay pautas alimentarias que se relacionan con aumento del cáncer como la obesidad y otras, como la dieta mediterránea, con que se tenga una salud mejor».

Durante su participación en el foro organizado por SUR bajo el título ‘Envejecimiento y cáncer’ con el patrocinio de la Fundación Unicaja y la colaboración de AIOM y el Museo Carmen Thyssen de Málaga y celebrado en el auditorio de la pinacoteca, Blasco afirmó que para los humanos el tope de vida biológico, con una buena medicina y prevención es de 120 años –en este punto recordó que la persona documentada más longeva fue la francesa Jeanne Calment, que vivió 122 años– aunque se puede ampliar alterando los telómeros–.

Más información

«Si queremos llegar a vivir más, doscientos o quinientos años, habría que alterar nuestros mecanismos de envejecimiento», subrayó Blasco. Eso sí, esa mayor longevidad tendría implicaciones de carácter social, que como recordó ya están abordando algunos filósofos, en materias como la edad laboral o las relaciones de pareja. A este respecto, Emilio Alba agregó que el vivir más años conllevaría cambiar cómo se organiza la sociedad en asuntos como la educación, el trabajo, el reciclaje profesional o las pensiones.

En este proceso de alargar la vida de las personas juegan un papel trascendental los telómeros (la extremidad del cromosoma) que son un medidor biomolecular y a medida que se va acortando su longitud, el ser humano va envejeciendo y apareciendo las enfermedades a él asociadas como el cáncer, mientras que si se alargan se puede envejecer más con una mayor calidad de vida. «Los telómeros cortos nos hacen más frágiles. Y distintos hábitos de vida te lo acortan, como fumar», apuntó. Por ello, el grupo de investigación que Blasco dirige en el CNIO está especializado en la investigación en los telómeros y en la aplicación terapéutica de la telomerasa –la enzima capaz de alargar los telómeros–.

«Los telómeros cortos nos hacen más frágiles y hábitos de vida como fumar te los acortan» María Blasco

«Queremos diseñar un ensayo clínico para probar combinaciones de fármacos ya existentes para tratar el cáncer» María Blasco

«Entendiendo el envejecimiento podemos entender y ayudar a frenar enfermedades asociadas a él como el cáncer» María Blasco

«Hoy en día, cuando te dan un diagnóstico de cáncer, es como si te decían que tenías tuberculosis en el siglo XIX» Emilio Alba

«El cáncer ya es una epidemia. Una de cada dos personas tendrá cáncer en los próximos años» Emilio Alba

«Entendiendo el envejecimiento podemos entender y podemos a ayudar a frenar ciertas enfermedades asociadas a él como el cáncer», sostuvo la científica, quien recordó en su exposición que la aparición de tumores es más habitual a partir de los 40 años, cuando se empieza a envejecer. Por ello, el equipo que dirige está centrado en investigaciones en fase experimental con ratones a los que han logrado alargar la vida sana y en probar fármacos para intentar bloquear la aparición de los tumores. Y es que, según reconoció, el envejecimiento «puede ser reversible».

Respecto al tratamiento del cáncer, María Blasco no se atrevió a fijar una fecha sobre la aparición de un fármaco para tratamiento efectivo en humanos. Sí avanzó que uno de sus objetivos es «diseñar un ensayo clínico para probar combinaciones de fármacos ya existentes». Además recordó que la telomerasa es uno de los pilares que sostienen el crecimiento tumoral. De ahí que la investigaciones se centren en abordar las dos caras de la misma moneda que presenta esta enzima.

Durante el coloquio, moderado por el director de Publicaciones de Sur, Pedro Luis Gómez, Emilio Alba manifestó que a pesar de los avances, el cáncer sigue siendo una palabra tabú «con una carga emocional terrible» y puso el ejemplo de que si una mujer de 50 años sufre un infarto de miocardio y que padece un cáncer de mama sin ganglios afectados se va a preocupar más de esta patología que del infarto de miocardio, que médicamente es más peligroso. «Hoy en día cuando te dan un diagnóstico de cáncer es como si te decían que tenías tuberculosis en el siglo XIX», apostilló.

Alba, que recordó que la primera causa del cáncer es el envejecimiento y la segunda el tabaco, sostuvo que a tenor de los datos el cáncer ya es una epidemia: «Una de cada dos personas tendrá cáncer en los próximos años». Por ello, remarcó la importancia de la investigación y de los tratamientos adecuados.

Por otro lado, María Blasco se mostró «encantada» con el acuerdo del CNIO con el Ibima para que Málaga acoja un centro de referencia en la investigación del cáncer de próstata y mama y mostró su disposición a potenciar esta colaboración.

.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos