El PP da marcha atrás en el canon del agua de Málaga capital y pide a la Junta que cofinancien las obras

J.L. Montero

El equipo de gobierno propondrá mañana en el pleno que de los 130 millones necesarios, el gobierno regional sufrague la obra de saneamiento (72 millones) y EMASA asuma los otros 58 para la red de uso terciario y abastecimiento

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYANMálaga

El debate sobre el agua, sus obras y el pago del canon correspondiente prometen centrar mañana buena parte del debate municipal tras el parón de agosto: si antes de las vacaciones se interpretaba como un 'globo sonda' la propuesta del alcalde de aplicar un canon en la factura para sufragar “infraestructruras hidráulicas necesarias en la ciudad”, es ahora cuando las posturas oficiales (y enfrentadas) se convierten en carne de pleno. De hecho, de los cinco grupos con representación municipal hasta tres han registrado mociones en este sentido: a saber, las dos ordinarias de Málaga para la Gente y Ciudadanos en contra del canon y pidiendo la búsqueda de alternativas y, de otro lado, la moción urgente del propio equipo de gobierno del PP, que se interpreta claramente como un paso atrás en su intención de aplicar este desembolso extra en forma de canon, pero -eso sí- reclamando una cofinanciación a la Junta de Andalucía, a quien acusan de estar cobrando esta tasa eutonómica desde 2011 sin que haya habido una mejora paralela en la infraestructrura hidráulica de la ciudad: de hecho, en su moción urgente el PP pide que se elimine este canon autonómico y que además las obras necesarias en la ciudad se sufraguen por parte de ambas administraciones.

En concreto, y según recoge la moción urgente que han presentado el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, con el portavoz del grupo Carlos Conde y el edil de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, los 130 millones millones necesarios para estas “obras prioritarias” se distribuirían de forma alternativa para evitar que la carga cayera del lado del ciudadano: a la Junta le corresponderían los 72 millones correspondientes a las obras de saneamiento (vía fondos Feder y en el marco del programa operativo de crecimiento sostenible 2014-2020) y los otros 58 correrían a cargo de EMASA (52 millones para las obras de saneamiento y 6 para las de uso terciario). Si la distribución final de las cantidades saliera adelante, no sería necesario el pago del canon. “Pero ojo, ni el local ni el autonómico”, ha destacado el alcalde, quien ha informado de que la Junta recauda 8 millones de euros al año en la ciudad en concepto de canon.

De la Torre, durante su comparecencia ante los medios. / A.P.B.

El agua y las competencias de unos y otros para acometer las obras necesarias, pero también la limpieza, volverán a construir mañana el debate en torno al salón de plenos. De nuevo Málaga para la Gente reserva su moción urgente para exigirle al alcalde, Francisco de la Torre, una solución “urgente” sobre Limasa. La petición la han formulado tantas veces a lo largo de los últimos meses que hasta sus oconcejales Eduardo Zorrilla y Remedios Ramos han perdido la cuenta del número de mociones que llevan a cuenta de Limasa y su futuro. El hecho es que mañana suman una más, y esperan que represente “el punto de partida definitivo” para avanzar en la municipalización del servicio de limpieza, entre otras cosas porque en el pleno del pasado mes de julio el propio De la Torre se comprometió “en firme” (sic) a que la decisión llegaría no más tarde de septiembre.

Además, Ramos está prácticamente “convencida” de que el regidor está por el servicio público aunque tiene en contra a los suyos “que siguen presionando”; por eso, los dos ediles de la formación de izquierdas han insistido esta mañana en que ellos mantienen la “mano tendida” para apoyar al alcalde en lo que necesite. Todo sea, en palabras de Zorrilla, por terminar con esta prórroga “irresponsable” que a su juicio “está representando un coste muy alto para la ciudad”. En cifras, el portavoz de Málaga para la Gente denunció que entre abril (cuando comenzó la prórroga del contrato) y junio, la ciudad ha pagado 30 millones de euros por el servicio de limieza de un presupuesto total de 70 millones.

Esta moción sobre la limpieza no es la única en el orden del día, ya que el PSOE suma a la agenda de debate otra de carácter ordinario pidiendo una mejora en el servicio, ya que a juicio de los socialistas “la limpieza es, hoy por hoy, el asunto que más preocupa a los malagueños”. Y por supuesto, entre sus peticiones habrá una petición explícita al alcalde para que decida ya el modelo de Limasa. Así lo ha confirmado su portavoz, Daniel Pérez, quien sin embargo no alberga “muchas esperanzas” de que este futuro se despeje más pronto que tarde porque “como siempre, el alcalde hará lo que siempore hace: enredar para ganar tiempo y al final no hacer nada”.

Pero aunque para los socialistas el tema de la limpieza de la ciudad es “prioritario”, han pereferido dejar esa discusión para el curso ordinario y recalcar la urgencia de las plusvalías municipales, que han saltado a la primera línea de la actualidad local tras el anuncio, la semana pasada, de que la Junta cedía a la presión de Ciudadanos y bonificaba al 95% el impuesto de sucesiones. En este escenario, los socialistas se ven ahora legitimados para emprender la batalla contra este otro impuesto municipal, y en eso seguirán a pesar de que ya el lunes pasado, en la Comisión de Economía, consiguieron sumar la fuerza de todos los grupos d la oposición para forzar al equipo municipal a una revisión de esta tasa. “El tema es lo suficientemente importate y urgente como para que sigamos insistiendo”, ha recordado Pérez, que ha vuelto a arremeter contra De la Torre, Moreno Bonilla y Bendodo: “Los mayores culpables de los atracos en las herencias son los responsables del PP”.

El debate del turismo

Por su parte, y más allá de los terrenos comunes en los que últimamente parece moverse el debate municipal, Málaga Ahora mantiene su intención de abrir otro mñás “amplio” sobre la proliferación de la vivienda turística en la ciudad y el fenómeno que la portavoz del grupo, Ysabel Torralbo, ha calificado de “vecinofobia” en contraposición al de “turismofobia”. “Por supuesto que no estamos en contra del turismo, pero sí de hacerlo de una manera conrtolada para que eso no implique la eoxpulisón de los vecinos de sus entornos”, ha destacado Torralbo, en cuya moción ordinaria vuelve a pedirse el estudio de una tasa turística para regular esta actividad. En el capítulo de las mociones urgentes, el grupo de Torralbo ha aprovechado la coincidencia en el calendario del fin del plazo de dos años que se dieron los países de la UE para la acogida de refugiados para plantear en una petición al Ayuntamiento que se ponga en marcha una 'tarjeta de vecindad' para estos colectivos. En esencia, este documento iría dirigido a las personas en situación irregular “que hayan estado un mínimo de 12 meses en España y 6 meses empadronados en la ciudad”, y además de 'carta' para demostrar el arraigo daría acceso a los servicios sociales del Ayuntamiento.

Por último, y más allá de su intención de discutir sobre el canon de agua y de proponer un cluster empresarial en el puerto de Málaga, Ciudadanos vuelve a llevar al pleno mañana en forma de moción urgente una petición sobre el CAC Málaga. En concreto el viceportavoz de la formación, Alejandro Carballo, ha avanzado que pedirán una auditoría externa para el centro de arte antes de que finalice el contrato, ya que aunque admiten que el impulso cultural en la ciudad ha tenido en este espacio un protagonismo esencial también consideran que esta institución «es opaca».

Fotos

Vídeos