MANOLO JIMÉNEZ, EL VERDADERO HOMBRE FUERTE DEL ALCALDE

Es el gerente de Alcaldía, el que aborda buena parte de los grandes temas municipales, y el que está y cuenta en las negociaciones con Cs

PILAR R. QUIRÓS

Apenas se le ve. Casi siempre en segundo plano, aunque muchas veces acompaña muy de cerca al primer edil. Si en la escenificación de la decisión del alcalde de volverse a presentar como cabeza de cartel en 2019 en unos soleados jardines de Pedro Luis Alonso no había casi ningún concejal (a excepción de su adorado Francisco Pomares) sí rodeaba al alcalde todo ese equipo de asesores directos y personales con los que marca su día a día, y que no son cargos electos del PP. En un lugar destacado, cerca, muy cerca de él, estaba su coordinador general gerente del Ayuntamiento, Manuel Jiménez. Siempre en la retaguardia.

Discreto y educado, Jiménez para empezar es de los que suele saludar en los pasillos. Y se preguntarán: ¿lo lógico, no? Pues muchos podrán aseverar que a veces no lo es en unos corredores larguísimos donde algunos se hacen los despistados para no dar los buenos días. Los que los ven entrar todos los días lo saben.

El accesible colaborador del alcalde, el que está en todos los grandes temas de la ciudad y en las negociaciones con el socio de investidura (Ciudadanos) huye del foco mediático. Como los buenos gestores, cocina en la recámara. Pero todos los que intentan acometer proyectos en esta ciudad, así como la oposición en su conjunto, saben que no hay nada importante que se guise sin que Jiménez lo aderece. Así que si la veteranísima concejala Teresa Porras, la segunda edil con más años en el Ayuntamiento tras De la Torre, ha escalado en la reciente crisis de gobierno y es la mujer fuerte del alcalde -aunque siempre mantuvo una buena posición por su lealtad al primer edil-, el hombre fuerte no hay dudas de que es su gerente de Alcaldía.

Con 51 años, psicólogo por la Universidad de Granada y diplomado en Enfermería por la UMA (como indica en su currículo de la página web del Ayuntamiento), lleva 19 años en la cosa municipal. Primero, como director de Bienestar Social, en donde entró en 1999, puesto que mantuvo hasta 2007. Desde esta fecha hasta 2010 sería también coordinador de la misma área, Asuntos Sociales. Y además, de 2002 a 2010 también ejerció como gerente de la empresa municipal directamente relacionada, Más Cerca. Es en 2011 cuando se suma al núcleo duro del alcalde, donde lleva ya siete años de trabajo intenso.

Hay algo que caracteriza a Manolo Jiménez así a simple vista, sin ahondar mucho: transmite tranquilidad. Al jefe de gabinete del alcalde no le tiembla el pulso, pero no porque sea duro, sino porque los nervios, como contó una vez a esta sección, decidió controlarlos en una etapa de su vida en la que estudiaba Psicología en Granada, trabajaba en Málaga, hacía la prestación social sustitutoria (la antigua mili de los objetores) y asistía a la Escuela de Idiomas. Le entró jaqueca funcional (del estrés) y desde entonces se relaja y visualiza las cosas. De hecho, lo suyo es la templanza, intrínseca a su carácter, característica de la personalidad que comparte con el primer edil. De ahí que conecten tan bien.

Su jornada empieza por la mañana cerca del regidor, a las 8.30 horas. A esa hora despachan sobre la actualidad en los medios de comunicación, la última hora de la agenda del alcalde y asuntos de gestión.

Casado con una de las hermanas del presidente del PP en Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, y padre de tres hijos, Jiménez ha dicho alguna vez que trabajar para De la Torre es un reto continuo por el nivel de exigencia. Es conocido por su capacidad de escucha y de observación; y cuando habla suele ser cauto. Comedido.

No alterarse al lado del alcalde es una virtud, ya que como es bien sabido el regidor siempre acaba dándole otra vuelta al tema, y eso supone trabajo y conversaciones extra. Jiménez ha desbloqueado, entre otros asuntos, la crisis de los directores distrito cuando dejaron de ser políticos en 2015 y recientemente el futuro de los terrenos de Repsol tras intensas negociaciones con Cs. Eso sin que se le vea, ni se le sienta. Pero ahí está; bien presente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos