Málaga velará por las personas que viven solas a través del consumo de agua

Unas 130.000 viviendas disponen de contadores inteligentes en la ciudad, de los que una tercera parte envía los datos en tiempo real. /Ñito Salas
Unas 130.000 viviendas disponen de contadores inteligentes en la ciudad, de los que una tercera parte envía los datos en tiempo real. / Ñito Salas

Los datos recogidos por los contadores inteligentes de Emasa permitirán detectar a las personas que no han gastado nada en horas

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

La tecnología también va a aliarse con los colectivos más vulnerables de la ciudad y permitirá sospechar si una persona que vive sola se ha caído o si otra con movilidad reducida necesita ayuda. El Ayuntamiento de Málaga trabaja en un proyecto para detectar posibles incidencias en las viviendas a través del consumo de agua. La encargada de dar la voz de alarma será Emasa, y lo hará cuando se produzca una evidente falta de consumo en los hogares. Así, si en un piso en donde vive una persona sola no se abre el grifo o se tira de la cadena en un número determinado de horas, se avisará a la familia o a los cuidadores correspondientes para que indaguen si el cliente ha sufrido alguna incidencia.

Los datos

41.663
contadores inteligentes informan de los datos en tiempo real gracias a la instalación de un módulo radio.
130.000
contadores inteligentes hay en la ciudad, aunque aún todos disponen del módulo radio que permite trasmitir los datos en tiempo real.
220.000
contadores de Emasa hay en la ciudad, de los que 180.000 corresponden a viviendas particulares.

El sistema que ultima el Ayuntamiento y que ya se ha puesto en marcha de forma piloto se puede desarrollar gracias en los datos recopilados en tiempo real por los 41.663 contadores inteligentes que cuentan con un módulo de radio en toda la ciudad. Al procesar de forma contante el consumo de dichas viviendas, el sistema informático puede lanzar avisos si se producen importantes variaciones en el contador:ya sea por exceso o por defecto.

El concejal de Sostenibilidad Medioambiental del Ayuntamiento de Málaga, Raúl Jiménez, explica que el apartado técnico ya está resuelto y que sólo falta casar los datos de las viviendas con los registros del área de Servicios Sociales, que son los que decidirán las personas que necesitan disponer de dicho servicio, el número de horas que puede estar una vivienda sin consumir nada y a la persona que hay que avisar en caso de detectar incidencias.

El edil detalla que se trata de un proyecto totalmente personalizable, por lo que se podrá detectar las necesidades concretas de cada usuario. Inicialmente estará dirigido a las personas que disponen de ayuda a domicilio, a los mayores, a quienes no se valen por sí mismas o a las viviendas en donde que se ha detectado algún tipo de riesgo social. Cuando se aprecie que en esa vivienda no se ha consumido agua en las horas prefijadas se mandará un correo electrónico o se llamará por teléfono a los servicios sociales, a sus cuidadores o incluso a la familia.

Contador inteligente de Emasa.
Contador inteligente de Emasa. / Sur

Aunque inicialmente se pensó en fijar en 24 horas el tiempo que debía pasar hasta lanzar la alarma, Jiménez detalla que eso variará en función de cada caso, porque no consume lo mismo una persona que no sale de su vivienda en todo el día que otra que se pasa toda la mañana en un centro de día o con la familia. «En algunos casos se podría avisar a las 12 o las 15 horas, y en otras habrá que esperar a las 24», razona.

Mayores de 80 años

El proyecto piloto realizado por el Ayuntamiento en esta primera fase ha servido para vigilar a las 5.000 personas mayores de 80 años que viven solas en la capital, a las que se les ha instalado el contador de forma gratuita. La directora general de Derechos Sociales del Ayuntamiento, Ruth Sarabia, explica que la prueba ha funcionado muy bien y que su intención es ampliarla a los mayores de 65 años. «También hemos cruzado los datos de los mayores que viven solos con los usuarios del servicio de teleasistencia para ponernos en contacto con ellos más rápido», explica. En el caso de no recibir una respuesta, los servicios sociales mandan a la Unidad de Emergencia Social. «En muchos casos también nos sirven para detectar otras anomalías en las viviendas que sufren estas personas, como cuadros eléctricos muy antiguos o alfombras mal sujetas al suelo», relata.

Unos 5.000 mayores de 80 años se han beneficiado de un primer proyecto piloto

Explica que esta iniciativa surgió cuando estudiaban el desarrollo de un proyecto social en el que querían implicar a los vecinos y comerciantes para detectar a las personas que no salían de casa en varios días. «Hablamos con Raúl Jiménez y nos dijo que también era posible vigilarlo con los contadores inteligentes».

Málaga cuenta en la actualidad con unos 130.000 contadores de agua inteligentes, de los que apenas 41.663 disponen del módulo radio que permite enviar los datos en tiempo real. Por ello, la intención del Ayuntamiento es seguir avanzando en esta línea y colocar más módulos en otros tantos contadores de la ciudad. Cara al año que viene ya han comenzado a estudiar la implantación de otro sistema más avanzado tecnológicamente para ver si es más efectivo que el actual módulo radio, por lo que no se instalarán nuevos módulos antes de que acabe 2017. En toda la ciudad hay 220.000 contadores de agua, de los que unos 180.000 pertenecen a viviendas particulares.

El software de Emasa encargado del análisis de los datos de las lecturas se denomina Gestión de Datos Integral y genera un algoritmo que mide hasta 86 parámetros diferentes, entre los que se encuentran el histórico, lo que consumió esa misma vivienda hace un año, lo que consume un vecino o lo que gasta una vivienda del mismo tipo. Ypor ello el sistema está preparado para lanzar alarmas en cuanto se produce cualquier incidencia.

Temas

Emasa

Fotos

Vídeos