Miguel Ángel Blanco, en el recuerdo

Acto en recuerdo a Miguel Ángel Blanco en el Ayuntamiento de Málaga. / Salvador Salas

IU y Málaga Ahora se desmarcan de la lectura del manifiesto de la fundación del edil asesinado por no compartir su tono

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

La llama de la memoria de Miguel Ángel Blanco, y con él la de las víctimas del terrorismo etarra, se mantuvo ayer viva al cumplirse veinte años de su asesinato a manos de ETA después de estar secuestrado durante dos días. Málaga se sumó a las muestras de recuerdo del concejal de Ermua (Vizcaya) con un sencillo y emotivo acto a las puertas del Ayuntamiento. Las escalinatas de la Casona del Parque que hace dos décadas se convirtieron en un improvisado altar de homenaje al edil popular vasco, acogieron la ceremonia institucional presidida por el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre; el subdelegado del Gobierno en la provincia, Miguel Briones; miembros de todos los grupos con representación en la Casona del Parque yla Asociación de Víctimas del Terrorismo y el Movimiento contra la Intolerancia con su presidente, Valentín González, a la cabeza.

Una imagen de unidad que evocaba a la vivida hace dos décadas, cuando toda la sociedad y los partidos democráticos se unieron por encima de sus diferencias ideológicas en defensa de la libertad y de la vida del joven concejal. Fue lo que se dio en llamar ‘El espíritu de Ermua’. Sin embargo, ayer este espíritu se vio ensombrecido por la postura de los grupos de Málaga Ahora e IU-Málaga para la Gente en el Ayuntamiento que, aunque asistieron al acto, se desmarcaron de la lectura del manifiesto elaborado por la Fundación Miguel Ángel Blanco por no estar de acuerdo en el tono de alguna de las partes del mismo; la portavoz del primero de estos partidos, Ysabel Torralbo, incluso abandonó la concentración en el momento en que comenzó a leerse esta declaración.

El protocolo del acto preveía la lectura de dos manifiestos: el enviado por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) a todos los ayuntamientos, leído por el alcalde de la capital, y el de la Fundación Miguel Ángel Blanco. Este último iba a ser leído por De la Torre y los portavoces de los cinco grupos políticos representados en la Casona del Parque. Sin embargo, Málaga Ahora e IU-Málaga para la Gente declinaron la lectura.

Preguntadas por esta postura, Ysabel Torralbo y Remedios Ramos, viceportavoz de IU y asistente al acto en representación de su partido ya que el portavoz, Eduardo Zorrilla, se encuentra de vacaciones, en declaraciones a SUR justificaron el no haber participado en la lectura en que el texto no se había consensuado y no compartían el tono utilizado en algunas partes del mismo al ser más propio de una época en la que no se había derrotado a ETA que en la actual, cuando se ha vencido a la banda terrorista. La portavoz de Málaga Ahora sostuvo que el tono del comunicado debería haber sido más positivo y «no tan agresivo».

Noticias relacionadas

Ysabel Torralbo añadió que aunque estaba de acuerdo con el espíritu su grupo no compartía, especialmente, el tono de algunos de los puntos en los que el manifiesto de la Fundación Miguel Ángel Blanco reivindicaba que tras vencer policialmente a ETA todavía queda mucho por hacer.

Estos puntos, son textualmente, los de: «Esclarecer los cientos de crímenes sin resolver y responder al derecho a la Justicia que las víctimas reclaman. Seguir exigiendo que ETA se disuelva, reconozca el mal causado y la imposibilidad de su proyecto totalitario por antidemocrático y por estar manchado con el dolor y el sacrificio de miles de ciudadanos. Denunciar la legitimación del terrorismo que en el País Vasco y Navarra sigue siendo noticia habitual con actos y declaraciones de miembros de partidos y organizaciones que justifican o relativizan el terrorismo. Asentar un relato compartido basado en la Verdad, la Dignidad, la Memoria y la Justicia que neutralice la estrategia de blanqueo histórico de ETA que algunos quieren imponer a toda la sociedad. Perseverar en el significado ético y político de las víctimas del terrorismo y hacer llegar su testimonio y su valor democrático a los más jóvenes, como un legado de todos los españoles de bien».

Sí leyeron las partes asignadas del manifiesto de la fundación Francisco de la Torre y los portavoces Carlos Conde (PP), Daniel Pérez (PSOE) y Alejandro Carballo (viceportavoz del grupo de Ciudadanos ya que el portavoz, Juan Cassá, no se encuentra en Málaga por estar de vacaciones). No se invitó a leer a Juan José Espinosa, concejal no adscrito de Podemos que acudió al acto, ya que no tiene la consideración jurídica de portavoz de grupo municipal, según explicaron fuentes consultadas.

En el manifiesto de la FEMP leído por De la Torre se subrayó que el de Miguel Ángel Blanco fue «uno de los crímenes más crueles» de la trayectoria criminal de ETA y que el asesinato del concejal de Ermua «después de dos días de secuestro y macabra cuenta atrás por el ultimátum etarra, hizo que nos doliera en lo más profundo de nuestras almas y conciencias». Yañadió: «Veinte años de un espanto, pero también veinte años de una respuesta ciudadana ejemplar e inequívocamente democrática: un rotundo y unánime ‘hasta aquí hemos llegado’. Una reacción cívica que a la postre fue determinante para, primero, el aislamiento total y, después, la derrota absoluta desde la libertad, el final de ETA».

Antes de la lectura de los manifiestos Francisco de la Torre subrayó que este acto era un homenaje a Blanco y a todas las víctimas del terrorismo entre las que mencionó a José María Martín Carpena –concejal malagueño asesinado por ETA el 15 de julio de 2000– y Briones reiteró el apoyo del Gobierno «a todas las víctimas del terrorismo».

Fotos

Vídeos