«Málaga puede llegar a sustituir a Barcelona si es capaz de atraer actividad industrial»

JuanVelayos, en las oficinas de Neinor, en la calle Larios. /Francis Silva
JuanVelayos, en las oficinas de Neinor, en la calle Larios. / Francis Silva

Juan Velayos, consejero delegado de Neinor Homes

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Juan Velayos (Barcelona, 1973) está al frente de Neinor Homes, un puntero grupo inmobiliario que nació hace tres años cuando el fondo americano Lone Star adquirió una promotora vasca. Esta firma ha puesto sus ojos en Málaga para desarrollar buena parte de las promociones que pretende acometer en los próximos años. Aquí tienen previsto invertir más de 400 millones de euros en total en proyectos de la Costa y de la capital, como Teatinos, Hacienda Cabello y Colinas del Limonar, que suman 2.500 viviendas.

–¿Qué tiene el territorio malagueño para atraer a las promotoras?

–En Málaga se respira actividad y seguridad jurídica. Tienes la sensación de que hay rigor e ideas claras en la administración. Málaga es, junto con Sevilla, el foco de Andalucía. Es una gran ciudad, tiene mercado de primera y segunda residencia, tiene una renta per cápita razonable y sólida, tiene vocación cosmopolita, vocación inversora...

Los promotores echan en falta que la recuperación económica tras la crisis no haya ido acompañada de una mejora de los procedimientos burocráticos por los que tienen que pasar los proyectos, para poder agilizarlos. ¿Comparte esa visión?

–Sin lugar a dudas, y más en un lugar como Málaga por la capacidad de liderar que tiene. En una actividad como la nuestra los tiempos son muy largos en todo. Estamos tomando hoy decisiones de inversión en compra de suelo con la incertidumbre de que los clientes no van a poder entrar en las viviendas hasta dentro de tres años. En un negocio como el nuestro, que es tremendamente cíclico, perdirle a alguien que tome una decisión a tres años vista es distinto a pedirle que la tome a cinco años por culpa de la burocracia. Eso es absurdo porque le estás pidiendo mucho más riesgo. Eso encarece el producto y lo hace más especulativo. No es razonable que la administración pueda alargar ese proceso meses o incluso años por no poder ser más eficiente. Las instituciones lo saben pero no le han puesto solución. No obstante, en Málaga hay buenos funcionarios, con vocación de servicio público.

El responsable de uno de los grupos inmobiliarios más punteros del país cree que la capital «lo tiene todo para ser cada vez más relevante»

Hay quien piensa que la construcción podría estar entrando en una nueva inercia de ‘burbuja’.

–Creo que no es así. Cuando hablábamos de ‘burbujas’ hay que recordar que esto se hacía con dinero de la banca, y lo que promovemos nosotros es con fondos propios. Cuando uno dispara con pólvora del rey puede ser más alegre, pero cuando dispara con su propia munición sabe que tiene que tener cuidado. Mientras haya fondos propios, vamos a ver muchas menos cosas absurdas que cuando te estaba financiando el banco. El mejor freno a la ‘burbuja’ es que todo se haga con dinero propio. La gente no tira dinero porque sí. Este año acabamos con 80.000 viviendas, cuando se hablaba de ‘burbuja’ eran 800.000. Estamos bastante más pegados a la realidad, pero tenemos que hacer las cosas bien, no volvernos locos, y pensar que el final es que haya un cliente que va a poder pagar con su hipoteca la decisión más importante de su vida.

–¿Qué futuro le augura al mercado inmobiliario en Málaga?

–Muy bueno porque se hacen las cosas bien. Es una gran ciudad que le encanta al público internacional y que tiene unos privilegios climáticos, de ubicación y de infraestructuras. El talento atrae talento. Si sigue haciendo las cosas bien, Málaga es una ciudad que, con ciclos económicos positivos, entra en un círculo virtuoso. Es de esas capitales que lo tiene todo para ser cada vez más relevante. Málaga puede llegar a sustituir a Barcelona si sigue empanada en chorradas. La veo como su sustituta natural: abierta al mar, cosmopolita, que atrae al público internacional... Como se despiste Barcelona, y sea capaz de atraer actividad económica industrial, es una ciudad con un potencial tremendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos