«Todos somos Barcelona, todos somos barceloneses»

Asistentes a la concentración en el Ayuntamiento de la capital. / Foto: Salvador Salas | Vídeo: Pedro J. Quero

Las instituciones de toda la provincia se suman al minuto de silencio por las víctimas de los atentados

ANA PÉREZ-BRYAN

Que para bien o para mal la vida sigue era algo que ayer podía palparse a un puñado de metros del epicentro del dolor en que se convirtió la escalinata del Ayuntamiento de Málaga para mandar un mensaje de apoyo y solidaridad las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils. Apenas al doblar la esquina de calle Alcazabilla, la musiquilla de la zona reservada a la feria infantil dejaba un regusto a medio camino entre la esperanza y la zozobra. Porque ayer no había cuerpo para feria ni para nada que no fuera mirar a esa otra avenida hermana de las Ramblas, cuyo horizonte se cruzó por unos momentos con el del Parque de Málaga. «Málaga estará en fiestas, pero yo estoy muy triste y hay que estar aquí para apoyar a las víctimas». Lo decía reprimiendo la emoción y casi el llanto Isabel Heredia, una de las malagueñas que quiso hacer un alto en su camino para sumarse a un ambiente de congoja colectiva sólo roto por el largo aplauso de después. A un lado de esa escalinata municipal que suele ser escenario de protestas y reivindicaciones de todo tipo, unos 300 ciudadanos anónimos pidiendo lo más importante: paz; y muchos de ellos con carteles rezando ‘Por la paz y la democracia frente al terror’. Al otro, los representantes públicos que dejaron pequeños los encuadres de las fotos reclamando exactamente lo mismo.

Ese clamor común expresado en el minuto de silencio no sólo tuvo su eco en la capital, sino a lo largo y ancho de toda la provincia, cuyos organismos públicos pararon el reloj a las doce del mediodía para hacer suyo el dolor de las víctimas. Los ayuntamientos de Marbella, Torremolinos, Estepona, Antequera, Vélez Málaga, Ronda, Cártama, Rincón de la Victoria y un largo etcétera; amén de otras instituciones como la Diputación Provincial, la Universidad de Málaga o el cercano Museo Picasso dejaron testimonio a pie de calle de que en estos días todos somos Barcelona. En Málaga, con música de fondo para cortar el silencio, en concreto con los acordes de ‘El cant dels ocells’ (‘El canto de los pájaros’), una canción popular catalana de origen desconocido en la versión de Pau Casals. Después, los aplausos como en el resto de las concentraciones. Y también los mensajes, en este caso centrados en la necesidad imprescindible de «mantenerse unidos» frente a la barbarie terrorista.

«Todos somos Barcelona, todos somos barceloneses y nos sentimos identificados con todos los que habitan Cataluña y con las familias del atentado brutal de Las Ramblas de Barcelona», sostuvo el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, quien añadió que el silencio que acababa de guardarse frente a la Casona «hace que nos sintamos más unidos». Como gesto a los ciudadanos que en estos días disfrutan de la semana grande en la capital, el regidor pidió que todos los actos de la Feria de Málaga vayan precedidos de un minuto de silencio para mostrar que «el corazón también está puesto en Cataluña».

En la misma línea de hermandad con la sociedad catalana se expresó el presidente de los populares andaluces, Juanma Moreno, convencido además de que «los terroristas no van a vencernos, porque este país no dobla nunca la rodilla y vamos a seguir defendiendo nuestro modelo de convivencia en paz y de libertades».

La convocatoria contó también con la presencia del líder de IULV-CA, Antonio Maíllo, quien quiso poner el acento en la «actuación extraordinaria del pueblo, que se ha puesto a ayudar y a colaborar en una actitud que demuestra que no nos va a vencer el odio». La representación del parlamento andaluz llegaba también de la mano de Carlos Hernández White, de Ciudadanos, quien quiso dejar un mensaje claro en la misma línea que el resto de sus compañeros: «En estos momentos sólo cabe una palabra: unión de todos los grupos, partidos políticos y sociedad contra el terrorismo».

Esa necesidad de mantener un bloque único frente a los que atacan nuestro modelo de convivencia centró la intervención del delegado del Gobierno de la Junta en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, quien recordó además que «hemos sufrido la lacra del terrorismo durante muchos años y sabemos que lo mejor es la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado».

Ese papel «determinante» de las fuerzas de seguridad y la importancia de «dejarlas trabajar» fueron destacados en bloque por el resto de los representantes públicos que se sumaron al minuto de silencio en la capital y que no sólo sumaron su fuerza desde el ámbito de la política, sino también desde la empresa, los sindicatos, la cultura o la sociedad civil.

A esa misma hora, a mediodía, también doblaron las campanas de la Catedral en señal de duelo por las víctimas, un gesto que se amplió con la celebración de una eucaristía oficiada por el obispo, Jesús Catalá, y el cardenal Fernando Sebastián pidiendo por las víctimas de los atentados y sus familiares y «por la paz en el mundo».

Fotos

Vídeos