El Ayuntamiento ofrece 30 plazas municipales para acoger a refugiados del 'Aquarius'

El Ayuntamiento ofrece 30 plazas municipales para acoger a refugiados del 'Aquarius'
AFP

El consistorio aprovecha la ampliación de su red de alojamientos transitorios de emergencia, cuyos puestos aún no habían sido asignados

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

El Ayuntamiento de Málaga se sumó ayer a otros 200 consistorios españoles –según datos de la Federación de Municipios y Provincias– que tratan de ser parte de la solución al acogimiento y la asistencia de las 629 personas que viajan a bordo del buque 'Aquarius' y que comenzarán a llegar a Valencia en los próximos días: entre ellos hay 123 menores no acompañados, una docena de niños muy pequeños o bebés y siete mujeres embarazadas; y la mayoría son de origen subsahariano.

A la compleja estrategia de respuesta humanitaria, que se diseña desde seis ministerios, se han sumado también los ayuntamientos, que de una u otra forma han hecho pública su disposición a participar de la acogida. Málaga daba el paso adelante ayer, de la mano del alcalde, Francisco de la Torre, quien a través de las redes sociales mostraba su disposición a acoger «a 30 personas refugiadas del buque 'Aquarius'». En su mensaje vía Twitter, el primer edil recordaba que ya el año pasado la capital atendió a más de medio millar de personas a través de la red de recursos con los que cuentan las ONG que en Málaga se dedican a la atención a refugiados: Cear, Cruz Roja, Accem y Málaga Acoge.

Sin embargo, este nuevo ofrecimiento para las personas que viajan a bordo del 'Aquarius' se hace a costa de la infraestructura municipal, ya que en la actualidad estas entidades no cuentan con plazas libres para acoger a refugiados. Así las cosas, la treintena de puestos a los que ayer se refería De la Torre son «plazas en pisos del Instituto Municipal de la Vivienda que tiene el Ayuntamiento, bien en propiedad o bien en alquiler», avanzaba ayer tras el anuncio del alcalde la directora de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Málaga, Ruth Sarabia.

El alcalde, que hizo el ofrecimiento vía Twitter,se suma al gesto de otros 200 consistorios españoles

Las viviendas se encuentran repartidas por toda la capital y forman parte de la red de alojamiento transitorio de emergencia que el Ayuntamiento pone a disposición de personas que se enfrentan a una necesidad urgente, caso de un desahucio o de otras situaciones que exijan una respuesta inmediata. Estas treinta plazas que previsiblemente ocuparán los refugiados del 'Aquarius' forman parte de un compromiso previo del Ayuntamiento «de ampliar a lo largo de 2018 el número de recursos disponibles», explicó Sarabia poco antes de especificar que «estas plazas están recién creadas y como aún no estaban asignadas las reservaremos para esta emergencia concreta».

Con estos nuevos recursos, que se suman a otros como la oficina municipal de Atención al Refugiado que se abrió hace justo un año en la calle Cuarteles, «Málaga demuestra que sigue siendo sensible a esta realidad». Así lo expresaba ayer en declaraciones a SUR el propio alcalde tras el anuncio de Twitter, recordando que la capital forma parte de la red de «ciudades refugio» y que «hemos colaborado al máximo con los recursos de que disponemos». En este sentido, y junto con su ofrecimiento, el primer edil dejaba otro mensaje al Gobierno de la nación: «Si hay más fondos (del Gobierno) podrá incrementarse el número de atendidos por estas entidades».

Sobre los plazos de llegada de este grupo de refugiados a la capital, tanto los responsables municipales como los representantes Cruz Roja y Cear en Málaga se mostraron cautos a la hora de avanzar fechas, ya que «ni el propio Gobierno se ha manifestado sobre cómo se hará el reparto ni cuál será la financiación». Así lo destacó el coordinador de Cear en Andalucía Oriental, Francisco Cansino, quien confirmó que todas las plazas asignadas a la acogida de refugiados en la provincia –unas 400– están «ocupadas» y que además hay unas «8.000 personas en espera» en el Sistema de Acogida de Protección Internacional. Este protocolo, que se organiza a nivel estatal, es de hecho el que va asignando las vacantes a medida que se van produciendo, y en base a unos protocolos «muy complejos y estrictos que tienen en cuenta las condiciones específicas de cada solicitante de asilo», confirmaron por su parte fuentes de Cruz Roja en Málaga.

En esa necesidad de «estudiar cada caso» coincidía también el alcalde de Málaga, quien avanzaba que la llegada de las 30 personas que podrían encontrar una plaza municipal en la capital «no será cuestión de horas, sino de una atención personalizada más compleja». Es decir, que una vez que desembarquen en Valencia habrá que concretar el dispositivo de cada ciudad, y desde el punto de vista de las personas que viajan en el 'Aquarius' ver «si sus condiciones se corresponden con las de un refugiado», concluyó Cansino.

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos