«Málaga no cumple la ley de accesibilidad»

Los miembros del grupo de desarrollo /
Los miembros del grupo de desarrollo
La Casona del Parque

El grupo desarrollo Málaga Accesible promueve entre los partidos un plan de choque para que edificios y locales dejen de tener barreras que les impiden pasar

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

No necesitan sentarse porque ya vienen sentados. Es su realidad. La misma que les impide moverse como bípedos por muchas zonas de la ciudad, acceder a millares de establecimientos, dejar pasar un autobús que no tenga la rampa en condiciones o esperar a que llegue un taxi adaptado. Si la vida de todos puede ser difícil, la suya suma el todavía más difícil handicap de tener que ir en una silla de ruedas. Aún así llegan sonrientes. Derrochan sentido del humor y pocas veces se enfadan, apenas cuando explican las injusticias que sufren día a día, que les impide llevar una vida normalizada.

«El alcalde es el rey desnudo;es mentira que Málaga sea accesible. Estamos desnudos en accesibilidad», explica para empezar a entrar en calor el portavoz de la agrupación de desarrollo Málaga Accesible, Alfredo de Pablos, que llega acompañado de Toñi Colomo, Paco Torres y Ramón López. Fundamenta De Pablos esta sentencia en que en Málaga, en general, sólo se han hecho rebajes en las aceras, y muchos sólo están adaptados para sillas eléctricas porque no tienen cota cero. Fíjense lo que suponen dos centímetros. Tan poco, tanto. Hay pavimentos que resbalan cuando llueve, baldosas mal ancladas registros levantados, y puede parecer nimio, pero no los aprecian los que tienen visión reducida.

«Sentimos indefensión», explica Paco Torres, quien se vuelve a quejar de que en la Semana de la Movilidad, que acabó ayer domingo, el Ayuntamiento ha vuelto a no invitarles. «Es que debemos ser inmóviles», apunta De Pablos. La conversación, así escrita suena cruel, y lo es, pero ellos se ríen para quitarle hierro. Es reconfortante sentir que gente con tantos problemas para moverse a diario derrocha un enorme sentido del humor.

Pero hay un tema que les preocupa enormemente:Málaga no va a cumplir el 4 de diciembre de este año el ultimátum de La Ley de los Derechos de las Personas con Discapacidad para que los municipios se pongan al día, y a partir de ahí se abre todo un universo de posibilidades para denunciar los incumplimientos. Pero no quieren ir por las malas, por eso han pensando que van a impulsar con todos los grupos políticos del Ayuntamiento una moción institucional para empezar un plan de choque para que todos los establecimientos sean accesibles, y dotar a este plan con presupuesto e inspección porque todos coinciden que la Ley Omnibus, que prima la apertura de locales con una declaración jurada de que todo está bien, ha supuesto un gran paso atrás. El pasado 24 de mayo denunciaron en el Ayuntamiento que 910 establecimientos tienen barreras.

«Antes -explica Colomo- los locales eran accesibles porque se inspeccionaban antes de abrirse, ahora esto ya no es así;es muy desconcertante». De Pablos asegura que la culpa es de que el área de Accesibilidad del Ayuntamiento no ha hecho nada por ellos en los últimos 13 años. «Tenemos una Administración incapaz». Por eso, ya han ido a hablar con el Colegio de Administradores de Fincas, porque en diciembre se acaba el plazo y todo debe ser accesible y en Málaga hay un 70% de comunidades que no lo son. También han ido a la Fiscalía para ver cómo defender sus derechos. Se van. Pero antes tienen un agradecimiento:a la Policía Local, «los únicos funcionarios que protegen nuestros derechos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos