Málaga desarrolla un plan pionero para detectar y prevenir la radicalización

El ministro de interior con una foto de Younes Abouyaaqoub, autor del atropello mortal en las Ramblas, radicalizado en España por un imán./EFE
El ministro de interior con una foto de Younes Abouyaaqoub, autor del atropello mortal en las Ramblas, radicalizado en España por un imán. / EFE

La capital ha sido elegida por el Gobierno de España como ciudad piloto para la implementación de este proyecto

EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Málaga desarrolla un Plan Transversal por la Convivencia y contra la Radicalización Violenta, con el que se pretende detectar y prevenir este tipo de comportamientos en todos sus ámbitos, no solo el yihadismo, considerando que las personas que caen en estas conductas son víctimas.

Para la elaboración y puesta en marcha se ha trabajado conjuntamente con el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (Citco) del Ministerio del Interior y es consecuencia directa de que Málaga haya sido elegida por el Gobierno de España como ciudad piloto para la implementación del Plan Estratégico Nacional de Lucha contra la Radicalización Violenta.

En concreto, el objetivo del I Plan Transversal es sensibilizar y construir una ciudadanía activa y resiliente que favorezca la cohesión social, mejore la convivencia, respete la libertad religiosa y de culto y evite la marginalización y el radicalismo violento.

El plan, en el que también colabora la Universidad de Málaga (UMA) con la que se ha firmado un convenio para sustentar científica y académicamente la puesta en marcha y desarrollo del mismo, se estructura en nueve ejes, que prevén el desarrollo de 245 acciones y medidas concretas.

Desde un enfoque social, se fijan dos objetivos principales, como es el desarrollo de estrategias transversales de prevención de la radicalización violenta y el poder expandir las buenas prácticas y conseguir objetivos conjuntos de interculturalidad, tolerancia, respeto religioso o respeto a las diferencias y creencias.

Nueve ejes

El plan se estructura en nueve ejes, como son prevención e intervención programada, actuaciones y cooperación institucionales; sensibilización y formación; igualdad entre géneros y promoción de las mujeres en el ámbito social, cultural, sanitario y productivo; mediación social e intercultural; gestión de la convivencia, diversidad religiosa y multicultural; educación y desarrollo de actitudes y aptitudes en menores y jóvenes; comunicación estratégica en Internet y redes sociales; e investigación y análisis.

Por el momento se considera prioritario trabajar en la prevención e intervención programada, actuaciones y cooperación institucionales; en la sensibilización y formación; así como en la mediación social; aspectos sobre los cuales se desarrollarán posteriormente las medidas contempladas.

Así, ya se han creado cuatro órganos de trabajo, como son la Agrupación de desarrollo para el Fomento de la Convivencia y la Prevención de la Radicalización Violenta, constituida en abril y que permite el trabajo en red, agrupando a los agentes implicados en esta materia.

Ya forman parte la Asociación Codenaf, Asociación marroquí para la integración de los inmigrantes, Asociación Mujer emancipada, Asociación Incide, Málaga Acoge, Accem, Federación de Asociación de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales-Andalucía diversidad, Asociación Prodiversa, Movimiento contra la Intolerancia, Cruz Roja y Cáritas.

En cuanto al grupo local, también creado en abril, está encabezado por concejal de Derechos Sociales, Julio Andrade, y aglutina a las Áreas de Seguridad y Derechos Sociales; mientras que la Mesa Técnica de Prevención de la Radicalización Violenta, está integrada por profesionales del Área de Derechos Sociales.

El consejo asesor lo forma un grupo de expertos y personal del Foro por la Paz en el Mediterráneo. Asimismo, también está constituido la comisión de seguimiento del Plan en la que participan representantes de la Universidad de Málaga y profesionales del Área de Derechos Sociales.

Málaga, ejemplo de tolerancia y convivencia

Málaga es una ciudad en las que conviven personas de 150 nacionalidades, siendo un ejemplo de tolerancia, convivencia y respeto mutuo.

No obstante, ante los fenómenos de radicalización violenta a nivel global de los últimos años, la ciudad afronta el desafío de encontrar mecanismos para adoptar la diversidad al tiempo que mantener su unidad. Por ello, es un reto alcanzar un equilibrio entre las identidades culturales originales de la inmigración y un sentido de pertenencia basado en la aceptación de los valores fundamentales y de las instituciones.

Así, es necesario intensificar el trabajo social y preventivo con las diferentes generaciones y grupos de inmigrantes. Cualquier política de lucha contra radicalización deber respetar y fortalecer la diversidad de las comunidades culturales que actualmente existen en Europa.

Desde el Ayuntamiento de Málaga se apuesta por la prevención: trabajar y dar oportunidades a todas las personas sin importar raza, procedencia o religión.

En este sentido, cabe recordar que el alcalde, Francisco de la Torre, durante la presentación, incidió en que es un plan que estructura y da forma a un trabajo que se viene realizando desde hace años, asegurando que la finalidad es sensibilizar y construir una ciudadanía resiliente que favorezca la cohesión social, mejore la convivencia, respete la libertad religiosa y de culto y evite la marginalización y el radicalismo violento.

Málaga, pionera

Málaga se sitúa así como una ciudad pionera con la redacción y desarrollo del Plan Transversal por la Convivencia y la Radicalización Violenta. Además, el plan fue presentado en la Universidad Metropolitana de Nueva York el pasado mes de junio.

El Ayuntamiento de Málaga trabaja desde hace 20 años en política de integración, normalización de la población inmigrante, así como en la atención, en colaboración con las asociaciones. En suma, en la promoción de la convivencia y la interculturalidad.

Fotos

Vídeos