Málaga crea 30.000 empleos en un año y recupera los 600.000 ocupados de antes de la crisis

El paro se reduce en 32.700 personas, aunque la provincia sigue estando entre las más castigadas, con 157.400 desocupados que suponen el 20,73% de la población activa

NURIA TRIGUERO MÁLAGA.

Después de nueve años, Málaga ha vuelto a superar el techo de los 600.000 ocupados. Es una cota que perdió en 2008, en cuanto la crisis empezó a asomar por la puerta. Y ahora la última Encuesta de Población Activa (EPA) de 2017, la del cuarto trimestre, fija el número de trabajadores en la provincia en 601.700. Este hito se ha conseguido gracias al fuerte ritmo de creación de empleo registrado el año pasado: la población ocupada creció en 31.600 personas entre el cuarto trimestre de 2016 y 2017, o lo que es lo mismo, un 5,5%. Es, además, una de esas raras ocasiones en que distintas estadísticas se ponen de acuerdo, ya que el último informe de afiliación a la Seguridad Social refleja un aumento de casi 30.000 cotizantes en la provincia de Málaga a lo largo del año pasado, equivalente a un crecimiento relativo del 5,2%.

A lo largo de 2017 la población activa se mantuvo prácticamente estable en la provincia, lo que ha permitido la bajada del paro sea casi equivalente a la creación de empleo: de 32.700 personas. No obstante, Málaga sigue estando entre las provincias más castigadas por el desempleo, pues le quedan todavía 157.400 desocupados. Por cierto, que este dato también coincide casi exactamente con el último dato de paro registrado: 157.543. Se trata de una circunstancia insólita, ya que la EPA siempre ha reflejado más parados de los que están apuntados al Servicio Andaluz de Empleo.

Si en términos de trabajo ya se puede decir que prácticamente se ha recuperado la cota de antes de la crisis, a nivel de paro no es así. ¿Por qué? Por el aumento de población activa que ha experimentado la provincia a lo largo de estos años. Esta paradoja la explicaba hace unas semanas en una entrevista concedida a SUR el presidente de la Confederación de Empresarios de Málaga y de Andalucía, Javier González de Lara, aludiendo a que cuando la economía malagueña crece y crea empleo, a la vez se incrementa su población activa por la llegada de personas en busca de trabajo de otros lugares, por lo que resulta difícil que el paro baje de forma realmente sustancial.

Lo que sí es cierto es que en comparación con el resto de provincias andaluzas, Málaga tiene la tasa de paro más baja, 20,73%, después de reducirse cuatro puntos en relación al último trimestre de 2016 (entonces era del 25%). La media andaluza está en el 24,43%. Claro que aún queda trecho para alcanzar la media nacional, que es cuatro puntos inferior a la malagueña: 16,55%.

Por sectores

Todos los sectores de la economía malagueña han contribuido positivamente a la creación de empleo durante el año pasado. Según detalla el informe de la Fundación Madeca sobre la última EPA, el ramo de los servicios sumó 22.600 ocupados el año pasado, un 4,6%. Le sigue la agricultura con 6.300 empleados más, que en términos relativos suponen un llamativo crecimiento del 54% que habrá que ver si se mantiene en la próxima EPA o es sólo fruto de alguna circunstancia coyuntural. La construcción registró un aumento de 1.900 ocupados (+4,8%) y la industria, de 700 (+2,2%).

Ni la creación de empleo ni la bajada del paro se repartieron proporcionalmente entre sexos. De los 31.600 puestos de trabajo que se generaron, las mujeres accedieron a poco más de la mitad de los que consiguieron los hombres: 11.200 frente a 20.300. Respecto al desempleo, en el colectivo masculino bajó un 25% y en el femenino, un 8,5%. La tasa de paro de las mujeres es del 23,4% y la de los hombres, del 18,4%. No se puede hablar, pues, de igualdad en el plano laboral.

En cuanto a la población inactiva, sigue su inexorable avance vinculado al envejecimiento. En la provincia hay prácticamente la misma cantidad de personas mayores de 16 años trabajando que inactivas: 600.000. Entre estas últimas, el colectivo más numeroso es el de los pensionistas, que el año pasado sumó otros tres mil integrantes hasta rozar los 280.000. También aumenta en casi 3.000 personas la población estudiante y se reduce en 4.000 el grupo de personas dedicadas a labores del hogar.

Evolución trimestral

En cuanto a la evolución del mercado laboral durante el cuarto trimestre de 2017 en la provincia, ha sido poco relevante a juzgar por la EPA. El número de parados disminuyó en 900 personas y el de ocupados aumentó en 1.900, mientras que la población activa se incrementó en 1.000 personas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos