Málaga comienza el año con dos muertos tras el peor balance de tráfico desde 2010

Imagen de la moto siniestrada en la localidad de El Burgo, donde murió un ciudadano alemán./Sur
Imagen de la moto siniestrada en la localidad de El Burgo, donde murió un ciudadano alemán. / Sur

Un total de 39 personas perdieron la vida en accidentes en las carreteras de la provincia en 2017, y casi la mitad de ellas eran motoristas

JUAN CANO y IGNACIO LILLOMálaga

Si el balance de siniestralidad vial en 2017 ha sido negro, con un aumento del 26% de las víctimas mortales en las carreteras de la provincia, el año 2018 no ha empezado precisamente mejor. Ayer, con apenas tres horas de diferencia y ambos en la Serranía de Ronda, dos motoristas fallecieron en sendos accidentes de tráfico. A lo largo de los últimos doce meses, un total de 39 personas perdieron la vida en siniestros viales. Casi la mitad de ellas (16) viajaban, precisamente, en moto, según los datos recabados de la Dirección General de Tráfico. Tanto es así que la DGT ha convertido a las dos ruedas en su principal caballo de batalla en 2018.

Las cifras

16 motoristas han perdido la vida a lo largo de 2017, seis más que el año anterior.

2 nuevos radares entrarán en servicio próximamente, en Mijas y en la carretera Ronda-San Pedro.

El primero de esos siniestros sucedió a las 12.45 horas la carretera A-366 a su paso por la localidad de El Burgo, y que comunica esta última con la vecina Ronda. Un hombre de unos 60 años y de nacionalidad alemana, que viajaba integrado en un grupo de motoristas que habían salido de excursión, se salió de la vía por la izquierda en el kilómetro 16,9. Se trata de un tramo casi recto. Efectivos de los servicios de emergencias sanitarias y de la Guardia Civil de Tráfico se desplazaron al lugar del suceso, aunque no pudieron hacer nada por la vida de la víctima, que conducía una BMW 1.200. Los agentes tratan ahora de determinar la causa y las circunstancias del accidente.

Noticias relacionadas

Apenas tres horas más tarde, sobre las 15.30 horas, otro motorista de 32 años, de nacionalidad española y vecino de la localidad gaditana de Castellar de la Frontera, perdió la vida cuando circulaba por la MA-7401. El joven conducía una Kawasaki 800 y se salió de la carretera por el margen derecho, en una curva situada en el kilómetro 6,800, en el término municipal de Benaoján. Los servicios sanitarios trataron de reanimarlo, pero todos sus esfuerzos fueron en vano. Como en el caso anterior, agentes de la Guardia Civil de Tráfico, que se desplazaron al lugar de los hechos, se han hecho cargo de las pesquisas para esclarecer las causas de lo ocurrido.

Balance negro

Lo cierto es que el año empieza como termina el anterior, que ha dejado un balance negro en lo que respecta a la siniestralidad vial. Según los datos de la DGT, las 39 víctimas mortales en 2017 han supuesto ocho más que en 2016 –que ya fue malo– y suponen el peor registro desde 2010 (49). También está muy cerca 2011 (33). En cambio, todos los años comprendidos entre estos dos han estado entre 20 (que fue el mínimo, en 2014)y 30, una tendencia que se ha roto en los dos últimos ejercicios. Además, las muertes en moto van en aumento (el año pasado fueron diez).

La evolución de la siniestralidad es muy superior a la del tráfico registrado en las carreteras malagueñas. En el último año se produjeron unos 80 millones de movimientos, lo que supone en torno a un 3,5% más. Como se ve, está muy lejos de ese 26% de subida de las víctimas mortales. Por ejes de la red principal, el grueso de los desplazamientos en el entorno de la capital se producen, como es habitual, en la A-7 occidental (40 millones); seguido de la A-7 oriental (25 millones) y la A-45 (Las Pedrizas, 15 millones).

Nuevos radares

Ante este escenario, la DGT está ultimando ya la puesta en marcha de dos nuevos radares, que irán en sendos itinerarios altamente frecuentados por los amantes de las dos ruedas. El primero estará en el punto kilométrico 11,1 de la A-7053, vía que une Fuengirola y Alhaurín de la Torre, a través de Mijas. En concreto, el dispositivo estará en Las Lagunas y el límite de velocidad será de 50 kilómetros por hora.

El segundo está expresamente enfocado a los moteros de fin de semana, que tienen en la carretera paisajística A-397 (San Pedro Alcántara a Ronda) una de sus rutas predilectas. En este caso, será un cinemómetro de tramo, entre los puntos kilométricos 28 al 30,05, y actuará en ambos sentidos de la marcha y sobre un total de dos kilómetros, por los que habrá que circular a un máximo de 60 km/h.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos