Málaga celebra el Día Europeo de la Mediación convertida en una referencia nacional en este recurso

Málaga celebra el Día Europeo de la Mediación convertida en una referencia nacional en este recurso
Fran Acevedo

Instituciones y colectivos insisten en la necesidad de impulsar este forma de resolución de conflictos y premian la labor del juez de familia José Luis Utrera

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Más allá de lo que muchos aún sostienen, los juzgados no son los únicos escenarios –ni en muchos casos los más apropiados- para resolver ciertos tipos de conflictos. Muy al contrario, desde hace unos años profesionales de la justicia, la psicología o el trabajo social, entre otros, han venido apostando con determinación por la mediación, un recurso intrajuducial o extrajudicial que no sólo permite la solución acordada de los problemas entre particulares, sino que además permite a ambas partes alcanzar acuerdos de manera consensuada y satisfactoria.

Esta estrategia, además, no sólo se aplica a jurisdicciones como familia –quizás la más proclive a fomentar estos acuerdos para no terminar de romper los lazos- o menores, sino también en otros campos como el penal, el mercantil o el civil. Y en este escenario de necesidad creciente de resolver problemas por otras vías, Málaga es una referencia indiscutible a nivel regional y nacional. Así se ha puesto de manifiesto esta mañana durante la celebración del Día Europeo de la Mediación, una conmemoración fijada para el domingo pero que se ha adelantado en la capital con el objeto de visibilizar la apuesta de instituciones y asociaciones hacia el recurso de la mediación.

El encuentro, que ha tenido lugar en la sede de Diputación de la plaza de la Marina, ha sido convocado un año más por el Grupo de Trabajo Mediación Málaga, que integra a 25 entidades públicas y privadas y a cientos de profesionales de varias áreas que trabajan por evitar que estos problemas terminen por enquistarse. Que “la mediación funciona y es un recurso al alza” ha sido quizás la idea que con más insistencia han defendido los invitados a la cita, entre ellos la consejera de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, María José Sánchez Rubio; el presidente de la Diputación, Elías Bendodo; el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre o la vicerrectora de personal docente de la UMA Yolanda García. Todos ellos han puesto sobre la mesa las iniciativas que desde lo público tratan de fomentar la mediación como una vía de resolución de conflictos más allá de la esfera judicial.

Pero es sin duda este último ámbito el que con más insistencia aplica –siempre que sea posible- esta fórmula de acuerdo entre las partes a través de la figura del mediador, que en la provincia de Málaga suman más de 200 (224 en concreto). Y son precisamente ellos los que este año han decidido rendir homenaje al magistrado de familia José Luis Utrera, quien ha recibido también esta mañana el título de miembro de honor del Grupo de Trabajo Mediación Málaga. El magistrado, titular del Juzgado de Primera Instancia número 5 de Málaga, es conocido de hecho como “el juez del buen divorcio” y fue uno de los pioneros en España en aplicar la mediación para resolver los conflictos que llegan a su juzgado. De hecho, el magistrado ha recordado a la hora de recoger la distinción que la experiencia “demuestra que este recurso arroja muy buenos resultados” y ha destacado que experiencia positiva no es sino el espejo de un “trabajo colectivo” que implica no sólo a jueces, sino también a los profesionales que tienen vínculos con los asuntos a resolver.

En la misma línea, la consejera de Igualdad y Políticas Sociales ha recordado la importancia de apostar por esta herramienta sobre todo en temas relacionados con familia y menores, ya que a su juicio “en las últimas décadas estaos viendo en Andalucía y en España unos cambios que han afectado de manera decisiva a las estructuras familiares, que han desarrollado nuevas fórmulas de convivencia y que muestran una realidad plural que son difíciles de resolver por las vías tradicionales”.

Por su parte, el presidente de la Diputación se ha reafirmado en su compromiso de la institución por el impulso de la mediación, y como ejemplo ha destacado la puesta en marcha de la Oficina de Intermediación Hipotecaria, que ha evitado más de 500 desahucios en la provincia.

Igualmente, el alcalde de Málaga ha recordado que la capital ostenta el título de “ciudad mediadora” desde el año 2016 y ha animado a los profesionales a seguir poniendo a Málaga “en vanguardia de esta materia”. “Es la manera no sólo de ser más felices y resolver mejor los conflictos, sino también de descongestionar nuestros juzgados”, ha concluido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos