Málaga capital no permitirá abrir nuevos bares en el Centro y Teatinos

El Ayuntamiento establecerá una moratoria de un año durante el cual no podrán abrirse nuevos negocios de hostelería en un centenar de calles del Centro y Teatinos

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

El Ayuntamiento ya tiene perfilada la herramienta legal para reducir el número de bares y restaurantes en el Centro y contentar así a buena parte de los residentes. Para comenzar catalogará gran parte de la ‘almendra’ y de Teatinos como Zonas Acústicamente Saturadas, lo que le facultará para prohibir la apertura de nuevos negocios de hostelería e impedir los traspasos en más de un centenar de calles.

Noticias relacionadas

La intención del Consistorio es evitar que los negocios que cierren sean sustituidos por otros de la misma modalidad y reducir así el nivel sonoro en las calles. Por ello, cuando se extinga una licencia, los nuevos empresarios deberán solicitar otro permiso, que sólo se concederá si el uso genera un menor impacto acústico. Así, basándose en el actual nomenclátor de la Junta de Andalucía, si cerrara una discoteca sólo se permitiría que en ese mismo local abriera un bar musical, o algo inferior; o si cerrara un restaurante sólo se autorizaría una cafetería, o inferior.

Las claves

Medidas.
Prohibición de abrir nuevos locales de hostelería y limitar los traspasos en gran parte del Centro y Teatinos.
Periodo.
La normativa entrará en vigor a principios de 2018 y tendrá una duración de un año, aunque se podrá prorrogar en función de los resultados obtenidos.
Excepciones.
El área de Sostenibilidad Medioambiental sólo permitirá el traspaso en el caso de particulares o por herencia.

Estos planes –tanto la suspensión de nuevas concesiones como la limitación de los traspasos– se implantarán en más de un centenar de calles de los entornos de calle Marqués de Larios-Strachan, Granada-Compañía, Uncibay-Mitjana, Merced-Madre de Dios, Alcazabilla, y Universidad-Teatinos. Inicialmente tendrán una vigencia de un año, aunque podrían prorrogarse si se comprueba que no se ha reducido el nivel sonoro en las calles afectadas. Al parecer, sólo se establecerán excepciones en el caso de que el traspaso se produzca entre familiares o si se producen tras una herencia.

El nuevo mapa acústico que va a definir el Ayuntamiento de Málaga establecerá tres zonas diferenciadas en función del nivel sonoro detectado y contemplará diferentes medidas correctoras, entre las que se podría incluir la reducción de los horarios. Aunque inicialmente la normativa no contemplará restricciones de este tipo, sí establecerá la creación de mesas de diálogo entre los negocios y los vecinos afectados para que lleguen a un acuerdo satisfactorio entre las partes. En el caso de que las posturas se mantuvieran enquistadas, el Consistorio será quien establezca las medidas a tomar.

Desde el Ayuntamiento explican que la limitación de los traspasos es una herramienta legal que tienen a su alcance, y cuyo objetivo es impedir la especulación con las licencias, ya que si sólo se impidiera la apertura de nuevos negocios, los dueños de los locales actuales podrían vender sus licencias al mejor postor.

El área de Sostenibilidad Medioabiental tiene previsto  aprobar estos planes durante el próximo mes de octubre para hacerlos coincidir en el tiempo con la aprobación de la nueva ordenanza de Vía Pública que ultima el área de Comercio. La intención es que esta medida sea aprobada inicialmente en la Junta de Gobierno Local y posteriormente ratificada en Pleno para que pueda ser una realidad a principios del año que viene.

Medidas en las calles

El Ayuntamiento va a aplicar estas medidas correctoras tras constatar que la superación de los objetivos de calidad acústica es un fenómeno cotidiano en la ciudad. Para sacar esta conclusión se basan en los datos del estudio realizado por una empresa especializada entre junio y diciembre del año pasado en 41 ubicaciones del Centro y Teatinos. Dicho estudio concluyó que el principal foco de ruido en la mayoría de las zonas ahora delimitadas fueron las actividades de ocio relacionadas con las terrazas y los locales de ocio nocturno, y en menor medida por el tránsito de peatones o por el ruido de tráfico.

En concreto, recogió que el ruido generado por las terrazas se concentran en los entornos de las calles Bolsa-Strachan, Calderería-Granada, Capitán y Plutarco y en las plazas del Obispo, Merced, Jerónimo Cuervo, Uncibay y Vado Maestre; y el producido por los bares de copas se reduce al entorno de Álamos-Madre de Dios, Casapalma-Belgrano, Vado Maestre, Molina Lario y Andrómeda.

Fotos

Vídeos