El PP de Málaga abre curso y fija sus frentes de «batalla» en la sanidad, la educación y el metro

Elías Bendodo, ayer, tras la reunión de su comité de dirección. :: sur
Elías Bendodo, ayer, tras la reunión de su comité de dirección. :: sur

El líder de los populares en la provincia, Elías Bendodo, denuncia la «desidia» de la Junta de Andalucía y habla de un PSOE «dividido en tres»

ANA PÉREZ-BRYAN MÁLAGA.

El PP de Málaga se sumó ayer a la paulatina apertura del curso político por parte de los partidos con la celebración de una reunión del comité de dirección donde se fijaron las líneas básicas de acción en el último trimestre del año. En esta estrategia, que va más allá de los asuntos internos de la formación, los populares están dispuestos a «seguir resolviendo los problemas reales de los malagueños». Así lo manifestó al término del encuentro el líder del partido en la provincia, Elías Bendodo, convencido de que para solucionar una parte «importante» de esos problemas reales hay que pedir explicaciones -y muchas, a su juicio- a la Junta de Andalucía.

La contundencia con la que el PP pretende defender los asuntos que dependen de la administración autonómica es tal que el propio Bendodo no dudó el utilizar el término «dar la batalla» para ilustrar la campaña que los populares malagueños impulsarán desde varios frentes: la educación y la sanidad, que el presidente del PP calificó de «vergonzosas» y de otro lado las obras del metro, una línea roja que ha colmado la paciencia de Bendodo y los suyos. «Y hasta aquí hemos llegado», dijo.

Con respecto a las dos primeras, el líder popular criticó que la Junta «nos tenga a la cola de toda España en sanidad y educación, y a Málaga especialmente». «Lo que no podemos permitir es que haya médicos de prestigio que renuncien abiertamente a la sanidad pública por hartazgo; o que los ayuntamientos estén desesperados por construir centros de salud y hacer en los colegios e institutos las obras que la Junta no hace», lamentó Bendodo, quien añadió que el gobierno de Susana Díaz trata a la provincia con «algo más que desidia»: «Demuestra una falta de cariño total con esta tierra».

Como ejemplo de esa «falta de cariño», el líder de los populares ponía también las obras del metro, que se convertirán en este tramo final del año en uno de los principales argumentos para presionar a la Junta. «Vamos a hacer que cumpla sus compromisos, porque los malagueños ya no lo vamos a aguantar más», avanzó. Bendodo se permitía además hacer una recomendación al gobierno regional «que desde hace diez años tiene a la ciudad partida por la mitad»: «Que termine ya las obras que están sin terminar y que antes de emprender nuevos trazados se preocupe de conseguir el consenso necesario», exigió en una referencia clara al polémico tramo hacia el Hospital Civil.

En clave política

En clave de política más general, Bendodo quiso poner frente a frente los dos modelos que a su juicio enfrentan a PP y PSOE: «Frente a la unidad en el PP, nos encontramos a un PSOE fragmentado en las formas con el enfrentamiento entre Pedro Sánchez y Susana Díaz; y también en el fondo, porque no hay discurso». Esta situación de debilidad no es deseable sin embargo para el líder del PP, quien insistió en que el país necesita un «PSOE fuerte».

Extrapolado a la escena local, el líder de los populares se refirió también a las primarias del partido socialista para elegir al secretario general en la provincia y consideró que el partido «está dividido en tres». «El candidato que gane se va a encontrar un partido aún más dividido», vaticinó el presidente del PP malagueño, quien eludió pronunciarse, sin embargo, por sus preferencias en este capítulo. «Son cuestiones internas de los partidos y hay que ser respetuoso», dijo no sin antes deslizar una particular adivinanza sobre los tres precandidatos: «Uno no quiere, otro no puede y otro no llega».

Fotos

Vídeos