Limasa localiza 136 puntos negros en Málaga en los que se acumulan muebles en la calle

Arriba, aspecto que presentaba al mediodía ayer la calle Esquilo, en Teatinos. A la derecha, nueva pegatina que se instalará en los contenedores./Francisco Jiménez
Arriba, aspecto que presentaba al mediodía ayer la calle Esquilo, en Teatinos. A la derecha, nueva pegatina que se instalará en los contenedores. / Francisco Jiménez

La recogida de enseres ha aumentado desde que se realiza un día fijo en cada barrio, pero aún son muchos los que los tiran obviando las indicaciones

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Hay cosas que difícilmente pueden cambiar, aunque los más optimistas piensen que es posible. Algo así ocurre con la habitual estampa de muebles tirados junto a los contenedores. Si antes apenas un 25% de las actuaciones del servicio de retirada de enseres de Limasa respondían a requerimientos ciudadanos y el resultado era el que era, con el nuevo sistema implantado en mayo por el que la recogida se realiza un día específico de la semana en cada barrio (excepto en el Centro, que es de lunes a viernes), la realidad es que todavía son muchos los malagueños que hacen caso omiso de la pegatina en la que se indica el día de recogida en esa calle.

Dónde están

Los datos de estos dos primeros meses reflejan que se ha retirado 769,8 toneladas, un 33% más que en el mismo periodo de 2016. Buena parte de este aumento va en la línea de la tendencia al alza de los últimos años tras el descenso registrado durante la crisis; es decir, que las familias se están animando más a renovar sus muebles. Pero también se debe a la reorganización realizada en el servicio, porque ahora se cubren todas las calles una vez por semana cuando antes se dejaban zonas sin atender porque los vehículos trabajaban a demanda y dando prioridad a las llamadas que se recibían.

El Ayuntamiento retocará las rutas y pondrá pegatinas más aclaratorias para tratar de mejorar el servicio

¿Y la concienciación ciudadana? En el Área de Sostenibilidad Medioambiental también le dan a los malagueños su cuota de responsabilidad, pero también reconocen que aún queda mucho camino que recorrer antes de que la inmensa mayoría de los vecinos tenga en cuenta el cartel de 67x34 centímetros que informa del día de recogida antes de desprenderse del sofá, del colchón o de la mesa del salón. El problema es que si no lo hacen, los muebles se pueden quedar toda una semana esparcidos en la calle. Y así viene ocurriendo en numerosos puntos de la capital. Prueba de ello es que en Limasa tienen una lista con 136 puntos negros de vertido de muebles fuera de horario. El ‘ranking’ lo encabezan El Palo y Miraflores, ambos con 15; seguidos de los 13 de Ciudad Jardín, los 11 de Capuchinos y los diez de Cruz del Humilladero, la estampa de enseres se repite en la quincena de áreas en la que la empresa de limpieza tiene dividida la ciudad.

El Palo, Miraflores, Ciudad Jardín y Capuchinos son los barrios donde más muebles se tiran fuera de horario

Para tratar de revertir la situación, en las próximas semanas se van a realizar dos modificaciones. Por un lado, se van a retocar las rutas para reforzar el servicio en aquellas zonas donde se retiran más toneladas. Y por otro, se van a sustituir las pegatinas que se instalaron en los contenedores por otras en las que se incorpora una nota aclaratoria para evitar las dudas entre los usuarios sobre el momento idóneo para tirar los muebles. Así, a la frase ‘La recogida de muebles y enseres en tu barrio será el lunes’ se le añade ‘Debes depositarlos junto al contenedor la tarde/noche del día anterior’. Lo que no cambia es la advertencia de que en caso de hacerlo otro día puede acarrear una multa de hasta 750 euros. Aunque a día de hoy no se estén poniendo sanciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos