Lili álvarez, una calle en el olvido

Cosas de la ciudad

Las baldosas levantadas y rotas en varios tramos de la acera es una de las principales irregularidades que presenta esta vía de Parque Litoral

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

La calle Lili Álvarez puede que no les suene más que a los que allí residen. Por lo que cuentan sus vecinos, esta calle atesora algunas señas de identidad llamémosle peculiares. Quizás tampoco se conozca mucho al personaje que le da nombre a esta calle, una deportista nacida en Madrid en 1906, que fue campeona de tenis a los 13 años en Suiza, y en 1929 campeona de España y vencedora en dobles en el torneo de Roland Garrós:En resumen, una mujer muy avanzada para aquellos tiempos, pues además de practicar el tenis ganó también el circuito de Cataluña en automóvil y fue campeona de esquí, además de escribir varios libros, entre ellos uno bajo el título ‘Feminismo y espiritualidad’. Esa es la reseña histórica de una calle que está situada en el Parque Litoral, próxima al hospital Quirón, cuyos vecinos están muy descontentos con el cuidado, o mejor dicho poco cuidado de su entorno, y con lo que observan a diario desde sus viviendas en la urbanización Mirador del Litoral. «Esto está muy abandonado, los operarios de limpieza apenas vienen una vez a la semana, las papeleras se encuentran repletas y en sus alrededores siempre hay basuras desperdigadas», comenta Antonio Rico, un vecino de la zona que además es conserje de una de las viviendas de ese entorno, por lo que conoce al dedillo este enclave.

Las baldosas levantadas y rotas en varios tramos de la acera es otra de las irregularidades que presenta la calle Lili Álvarez, desperfectos que, según indica este vecino, ya ha supuesto más de una caída de un vecino. Unos desperfectos que se unen a la suciedad acumulada que hay junto a los contenedores que están ubicados rente al hospital Quirón.

Suciedad acumulada

«Aquí tenemos un gran problema con un solar baldío y lleno de vegetación que hay frente a nuestras viviendas que acumula, además de suciedad, ratas que ya están empezando a cruzar la calle hacia las viviendas, y eso nos tiene muy preocupados», dice.

Además del foco de insalubridad que supone ese solar, donde las cañas sobrepasan ya el metro y medio de altura, existe un problema de terminación del cercano bulevar Pilar Miró, que discurre perpendicular a la calle Lili Álvarez, y que en el tramo próximo a dicho solar está hormigonado pero sin asfaltar, con grandes grietas en el pavimento y con un paso de peatones incompleto y sin señalizar. «Esto es un peligro, porque por este bulevar pasan muchos vehículos, pero no lo han terminado y así llevamos años esperando», señala.

Fotos

Vídeos