Las licencias para vivienda en la capital recuperan el nivel de antes del 'boom'

Teatinos, Palma Palmilla, Málaga Este y Carretera de Cádiz son los distritos que concentran la mayor actividad. :: sur/
Teatinos, Palma Palmilla, Málaga Este y Carretera de Cádiz son los distritos que concentran la mayor actividad. :: sur

La Gerencia Municipal de Urbanismo concedió el año pasado 1.933 permisos en este capítulo. En 2007, en plena burbuja, llegaron a dar más de 7.000

ANA PÉREZ-BRYAN MÁLAGA.

Existen muchas formas de medir los efectos de la reactivación económica en las cuentas locales. Una de ellas, la concesión de licencias de obra, se convirtió ayer en el espejo de que «las cosas funcionan y que el repunte de la actividad urbanística es un hecho», según anunciaba del edil de Urbanismo, Francisco Pomares. Ahora bien, también existen muchas maneras de medir este efecto dependiendo del lugar en el que se sitúe el listón: o lo que es lo mismo, ¿a qué se llama recuperación?, ¿a llegar a los niveles de justo antes de la crisis o a alcanzar las cifras previas a la burbuja inmobiliaria?

La respuesta se encuentra en las cifras que ayer ofreció la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), que comparadas en el contexto de los últimos 15 años permiten confirmar que el ritmo de crecimiento urbanístico en la capital ha recuperado el pulso que había antes de este 'boom'. Por eso precisamente el propio Pomares matizaba, poco después de hacer balance de 2017, que «nos encontramos ante un crecimiento suave y controlado», y que se constata en el hecho de que en los últimos 12 meses del año la GMU dio un total de 1.933 licencias para la construcción de vivienda nueva, con un crecimiento de más del 18% con respecto a 2016. Si este mismo dato se compara con el número de viviendas visadas por el Colegio de Arquitectos de Málaga en el año de mayor efervescencia del 'boom' (2007), con 7.065, la referencia de 2017 está lejos de la de hace justo una década y se queda, en cambio, en los niveles previos a la burbuja, cuando esta cifra rondaba las 2.000.

En este escenario, el edil de Urbanismo prefirió felicitarse por ese otro crecimiento «sostenido y normal» que aleje a la economía local de oscilaciones «bruscas», y justo ahí enmarcó los datos de las licencias que concedió la GMU a lo largo de 2017. A nivel global destacan dos cifras: en ese periodo se concedieron cerca de 3.000 licencias de obra mayor y menor en Málaga y este volumen representará una inversión económica en la ciudad de 577 millones de euros.

A esta cantidad de proyectos se suman las declaraciones responsables, que han ascendido a 6.265 a lo largo de 2017 y que elevan la cifra de licencias concedidas por la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) hasta las 9.250, un 10% más que en 2016.

Con estos datos sobre la mesa, Pomares insistía en que el crecimiento de las licencias urbanísticas es un reflejo del desarrollo que atrae Málaga como «ciudad de moda». En este sentido, el edil quiso centrarse en el apartado de obra mayor como el gran reactivador de la economía «y el que más impacto genera»: en concreto, a lo largo de 2017 se concedieron 373 permisos de este tipo, que representan una inversión de 490 millones de euros y que además permitirán generar más de 13.800 empleos directos e indirectos para construcción y urbanización.

En este apartado de obra mayor la GMU contabiliza tanto las viviendas (las 1.933 ya mencionadas), los hoteles y los proyectos de carácter empresarial o comercial. Entre las primeras (que incluyen tanto las libres como las de protección oficial), Pomares destacó las promociones urbanísticas del bulevar Pasteur (297 viviendas, con una inversión de 25,2 millones de euros), de la Cañada de los Cardos (236 y 21,5 millones de inversión) o la de Martiricos (224 con 19,4 millones de inversión), que convierten los distritos de Teatinos, Palma Palmilla, Málaga Este y Carretera de Cádiz en los de mayor actividad. Este incremento en la construcción de obra nueva responde, a su juicio, «a una demanda real por parte de los ciudadanos, porque no hay tanta vivienda vacía como se dice y es un hecho de que encontrar una casa en Málaga es difícil en la actualidad».

Hoteles y comercios

Por otro lado, la adaptación y construcción de hoteles en la capital ha experimentado otro «repunte importante» con ejemplos de referencia como los de calle Granada, san Juan, Álamos, Ingeniero José María Garnica o Victoria (todos nuevos) y la rehabilitación de otros situados en la calle Cuarteles o San Agustín.

Como tercera pata de este gran capítulo de obra mayor, la GMU hace referencia a los proyectos empresariales o de tipo comercial, y en este caso durante 2017 han destacado actuaciones como la ampliación de Plaza Mayor, la fábrica de Cervezas Victoria, la remodelación de los centros comerciales Vialia y los Patios o la ampliación de la fábrica Ubago.

Por último, Pomares confirmó que las licencias para obra menor y declaraciones responsables ascienden hasta las 8.877 (un 9% más que en 2016), y se reafirmó en la intención de la GMU -y anunciada hace unos meses- de que desaparezcan las licencias y tasas de obra menor para fomentar las declaraciones responsables, un recurso que dotaría de más agilidad a Urbanismo -puesto que éstas se conceden en el mismo día- «para que así nosotros podamos centrarnos en lo importante», concluyó el edil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos