Las leucemias encabezan los tumores más diagnosticados en los niños

En los últimos años ha aumentado la supervivencia de los niños con un cáncer./Sur
En los últimos años ha aumentado la supervivencia de los niños con un cáncer. / Sur

La supervivencia en los menores es del 75% a los cinco años de haberse detectado la enfermedad, según la Asociación contra el Cáncer

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

El año pasado se diagnosticaron en la provincia de Málaga unos 35 casos de cánceres infantiles, según datos registrados en el Observatorio de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) y hechos públicos con motivo de la celebración hoy del Día Internacional del Cáncer Infantil. En España se registraron 931 tumores en niños de entre cero y 14 años en 2017, dijo la AECC. La supervivencia del cáncer en menores a los cinco años de haberse diagnosticado la enfermedad es del 75 por ciento. Los cánceres más frecuentes en la infancia son las leucemias (30 por ciento), los tumores del sistema nervioso central (22 por ciento), los tumores en el cerebro (20 por ciento) y los linfomas (13 por ciento). La incidencia del cáncer infantil es mayor en los niños (60 por ciento) que en las niñas (40 por ciento), según los datos aportados por el Observatorio de la AECC.

La supervivencia en los tumores infantiles creció sustancialmente (43 por ciento) entre 1980 y 2006, con una disminución del riesgo de muerte del 50 por ciento en los cinco años posteriores al diagnóstico del tumor. Por edades, la franja en que se contabilizaron más tumores infantiles en 2017 fue la de uno a cuatro años (35,7 por ciento), seguida de cinco a nueve años (28,5 por ciento), de 10 a 14 años (24,1 por ciento) y de cero a un año (11,4 por ciento), según la Asociación Española contra el Cáncer.

La AECC ofrece una serie de programas para hacer frente a los problemas derivados de un cáncer infantil, ya que los niños y sus familiares viven esta experiencia con gran dolor, incertidumbre y miedo. El tratamiento suele ser un proceso agresivo que trae consigo momentos difíciles.

Por eso es necesario poner en marcha acciones dirigidas a minimizar las alteraciones emocionales y la interrupción del adecuado desarrollo del niño enfermo. Son programas que ofrecen una atención integral y que están desarrollados por equipos multidisciplinares (psicólogos, trabajadores sociales, voluntarios) en colaboración con el equipo médico asistencial del hospital y el profesorado del aula hospitalaria.

Entrenamiento

En ese contexto, la intervención incluye diversas áreas de actuación; entre otras: ayudar a los padres a manejar el estrés asociado al diagnóstico y al comienzo del tratamiento, instruirles para que puedan apoyar a sus hijos durante la enfermedad, entrenamiento en pautas para favorecer la comunicación familiar, ayudar a los niños a entender el cáncer y prepararlos para afrontar el tratamiento. Durante 2017, la AECC atendió en España a 554 niños y a sus familiares.

El 60 por ciento de los tumores en menores se diagnosticaron en niños y el 40 por ciento, en niñas

Por otro lado, la AECC pone de manifiesto que el niño, pese a su enfermedad, sigue siendo un niño. Así pues, sus intereses continúan siendo el juego, la diversión, el contacto y la comunicación con otro menores. Por ese motivo, las actividades de animación realizadas por los voluntarios son importantes para crear un entorno acogedor y lúdico.

A lo largo del año pasado hubo un total de 2.255 participantes en las diferentes actividades de ocio en las unidades de oncología pediátrica, en los domicilios y en las residencias y pisos. Gracias a los avances de los tratamientos y a la calidad asistencial de la sanidad pública se ha conseguido que un alto porcentaje de niños con cáncer superen su padecimiento.

Temas

Cáncer

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos