Un lateral nada saludable

Los matojos y la suciedad se acumulan en un lateral del Centro de Salud La Roca./José Manuel Molina
Los matojos y la suciedad se acumulan en un lateral del Centro de Salud La Roca. / José Manuel Molina
COSAS DE LA CIUDAD

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

José Manuel Molina es un ciudadano que no entiende cómo un Centro de Salud como el de La Roca, junto a la avenida Valle-Inclán, puede estar rodeado de basuras y cubas de escombros. «La cuba lleva ahí aproximadamente un mes y cada vez está más llena, ya caen los escombros por los lados, pero no se la llevan, no tiene ningún dato que la identifique y lo que se consigue con esto es que los escombros que caen queden tirados en la parcela, que es según el Plan de Urbanismo de la zona una «zona verde sin ajardinar» que se ha incluido en los espacios licitados para poder colocar grandes vallas de publicidad, sin tener restricción en cuanto al número». Por ello indica que en aquella zona «han colocado nueve grandes vallas, donde en la mayoría de ocasiones se anuncian junto a la carretera bebidas alcohólicas de alta graduación», y se queja de que, «sin embargo, para lo que está destinada la parcela no se ha hecho absolutamente nada, es decir nada de jardín, ni plantas ni árboles, solamente hay basuras».

Añade que «en toda esta zona a la espalda del centro de salud y zona de ambulancias se entiende que ya no hay nada más que construir, pues la parte de equipamiento está ejecutada y sin embargo no se ha realizado ninguna actuación en muchos años relacionada con el uso para el que está destinada esta zona verde sin ajardinar». Y se queja de que por ello, «los vecinos tenemos que soportar los ruidos y la contaminación de la circulación por la avenida. Eso sí, para que se vean las vallas recortan las adelfas de la mediana a ras de suelo en lugar de darle forma de seto rectangular para evitar deslumbramientos, ruidos y contaminación».

Suciedad en la acera.
Suciedad en la acera.

Parque Victoria Eugenia: suciedad junto a la iglesia tras el mercadillo

Los viernes se instala un mercadillo delante de la Iglesia de Ntra. Sra. del Pilar, en Parque Victoria Eugenia, ocupando la puerta de la iglesia que cierra para no interferir. Sin embargo, a la hora de la retirada de los puestos, los servicios de limpieza barren pero no riegan, con lo cual, la acera queda intransitable, llena de fruta y verdura reventada. Y así cada semana. Algo que ha sido puesto en conocimiento de la directora del Distrito y de la concejala responsable del mismo desde la iglesia, desde donde se quejan de que los tomates «han llegado hasta las ventanas, y aún dicen los comerciantes que la iglesia la tiene tomada con ellos».

Fotos

Vídeos