Lagunillas: alcantarillas a medias

Tramo de la calle Lagunillas donde se echó alquitrán para que pasara el trono de los Gitanos./
Tramo de la calle Lagunillas donde se echó alquitrán para que pasara el trono de los Gitanos.
COSAS DE LA CIUDAD

Con motivo de la procesión extraordinaria del 75 aniversario de la bendición del Cristo de los Gitanos, el 23 de septiembre pasado, se echó alquitrán entre la acera y la calzada de un tramo de la calle Lagunillas para evitar el escalón que hacía el bordillo de la acera y así posibilitar y dar mayor seguridad al paso del trono. Una actuación que provocó que quedaran semitapadas varias alcantarillas, según advierte Nazaret Martínez, quien se dirige al periódico para indicar que «si la procesión ya pasó hace un mes y en esta época del año es previsible que llueva, creo que es conveniente que se destapen las alcantarillas, que actualmente están tapadas con alquitrán».

Y es que según comenta esta ciudadana, «en la calle Lagunillas hay muchas viviendas situadas en planta baja y el hecho de que estén tapadas las alcantarillas hará más fácil que se inunden si llueve».

La procesión de Nuestro Padre Jesús de la Columna, titular de la Cofradía de los Gitanos, recorrió las calles del centro de la ciudad hará el lunes que viene un mes. Parece lógico que se adopte alguna medida por si, efectivamente, llegan las lluvias que tanta falta hacen por cierto.

Por las imágenes que acompañan este texto se aprecia que algunas de las alcantarillas que hay en ese tramo de la calle Lagunillas en el que se echó alquitrán hay al menos dos alcantarillas que están semitapadas, lo que en caso de fuertes lluvias puede ser un problema al no disponer de toda la capacidad para evacuar el agua.

Lo que sí tienen claro en el popular barrio de Lagunillas es lo que ayer comentaba un vecino al señalar que «aquí todo lo que se hace es por el tema de las procesiones, porque cuando pasa el Rocío también lo limpian a fondo, pero poco más».

Contenedores llenos.
Contenedores llenos.

Subida a San Cristóbal: contenedores repletos y sin recoger

Desde el sector de Conde Ureña un vecino se queja de que los contenedores de reciclaje están hasta los topes y no los vacían. En concreto se refiere a los situados en la calle Subida a San Cristóbal, de los que envía varias fotografías. Dice que frente a los contenedores hay basuras y da cuenta de que existe riesgo de incendio por la presencia de ramas y demás vegetación en aquella zona. Una calle que se denomina así porque va a parar al monte o cerro de San Cristóbal, también conocido como monte Victoria o más popularmente como ‘Monte de las Tres Letras’ porque cerca de su cumbre podían contemplarse tres grandes letras, «JAC», que hacía referencia a la Juventud de Acción Católica, junto a una bandera de España.

Fotos

Vídeos