Los ladridos adquieren peso político

Cassá y miembros de C’s. /
Cassá y miembros de C’s.
La Casona del Parque

Cassá y Pérez coinciden en la misma jornada exigiendo el sacrificio cero para los canes y otras medidas para mejorar la vida de las mascotas

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Y el perro se hizo política. O lo que es lo mismo: los ladridos tienen su nicho de mercado y su segmento de votantes. Si hace dos décadas dos grupos políticos del Ayuntamiento hubiesen coincidido un mismo día pidiendo medidas que favorezcan a los canes no hubiese parecido creíble. Cuando ingleses y alemanes, las culturas que más conocemos porque nos visitan cada verano, y se quedan en la recachita como residentes, contaban en sus países con parques para perros, clínicas veterinarias modernas, y matar un gato en la calle podía suponer para el salvaje pasar a ser el apestado del un barrio, recuerden qué pasaba en España. No vamos a retrotraernos.

Afortunadamente los tiempos cambian, y los vientos de modernidad acabaron llegando también a las mascotas, que están adquiriendo un estatus que hace años se antojaba increíble. Pues bien, la jornada de ayer fue la prueba. PSOE y Ciudadanos coincidían dedicando su mañana y sus ruedas de prensa a los canes. Y la simultaneidad, que no se producía en la hora, sí que abarcaba una de las cuestiones: demandar el sacrificio cero de mascotas en Málaga.

Doña, Pérez y Medina, en La Roca.
Doña, Pérez y Medina, en La Roca.

Ambos grupos se paseaban por parques con vecinos y perros, y acabaron teniendo una foto similar. Los más tempraneros eran los naranjas. Cita a las 10.00 horas  en el parque canino San Miguel (calle Albéniz). Allí, el portavoz Juan Cassá, acompañado de otros miembros y vecinos así como del veterinario y dirigente de la Agrupación Centro de C’s, Javier Pareja, demandó ayer una novedosa figura dentro de la Policía Local: que se cree un grupo especial para la protección animal que tengan como objetivo perseguir el hacinamiento de animales con motivo de la caza, una de las principales fuente de abandono de animales y entrada de los mismos en los refugios cuando se termina la temporada cinegética, que se persiga los puntos de venta ilegal y criaderos clandestinos de animales de raza así como las redes mafiosas que se dedican a la venta de animales, y la normativa que deben seguir tiendas para mascotas.

En pocas palabras, Cassá reclama un ‘Seprona’, pero de la Policía Local, y específicamente dedicado a los animales y mascotas. Explicó que gracias a medidas naranjas, una inyección de 150.000 euros han bajado un 15% los sacrificios de perros y gatos y pidió que se estudie crear un cheque social para la esterilización de animales de compañía, en aquellos casos que los propietarios no puedan costeárselo.

A las once llegaba el PSOE al parque de La Roca. Allí su portavoz, Dani Pérez, acompañado de las ediles Begoña Medina y Lorena Doña, además de pedir el sacrificio cero, reclamaban un parque canino en esta barriada, explicando que ni el distrito Palma-Palmilla ni el de Ciudad Jardín contaban con un espacio de esparcimiento para mascotas, «una promesa incumplida del PP». Medina aprovechó su intervención para dar sendos pullazos al PPy a C’s, de los que aseguró que votaron en contra del sacrificio cero o se abstuvieron en noviembre de 2016. Queda por ver cómo defienden los asuntos en la comisión de Medio Ambiente para ver quién se cuelga la penúltima medalla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos