Las labores de limpieza en cauces de Málaga para evitar riadas enfrenta al PP y la Junta

Arroyo Wittemberg, a su paso por el Barrio de La Pelusa, durante una riada/SUR
Arroyo Wittemberg, a su paso por el Barrio de La Pelusa, durante una riada / SUR

Los populares le reprochan que esté «con los brazos cruzados» mientras los municipios «han de cruzar los dedos para que no haya inundaciones»

PATRICIA GARCÍAMálaga

El desbordamiento del cauce de dos arroyos en Campillos y Teba tras los fuertes aguaceros de la semana pasada ha arrastrado la tormenta también al ámbito político. A tres días vista de que una nueva borrasca visite la provincia dejando precipitaciones generalizadas, según las previsiones de Aemet, la Junta se apresuró ayer a dar fe de su actividad para prevenir incidencias en los lechos y cauces fluviales de su jurisdicción sin escatimar «ningún esfuerzo». Ello, después de que el PP le acusara de permanecer «de brazos cruzados» en la limpieza de los mismos, mientras los municipios «han de cruzar los dedos para que no haya inundaciones».

Así de contundente se mostró ayer la vicesecretaria de Política Municipal del PP malagueño, Natacha Rivas, quien tras exponer el reciente ejemplo de los daños en la comarca de Antequera, exigió a la Junta que actúe «de inmediato». Tras acusar a la Administración andaluza de estar «con los brazos cruzados» al respecto, justificó su comparecencia «para reclamar a la Junta lo que es su obligación».

En Campillos, a raíz de las últimas lluvias, «ha habido numerosos daños, y todo porque la Junta no ha cumplido con su deber», sentenció. «Es inadmisible, ni limpia los cauces, ni contesta a los requerimientos que se hacen al respecto; actúan con una absoluta dejadez y falta de compromiso», acusó Rivas.

Medio Ambiente sostiene que ha invertido más de 2,5 millones para actuar en 110 lechos de la provincia

En este sentido, se preguntó «de qué sirve que cada vez que hay daños por inundaciones venga a visitarnos la presidenta andaluza, Susana Díaz, si después incumple sus obligaciones y promesas». Dicho esto, Rivas insistió a la Junta en «que cumpla con el mandato del Parlamento y con las 12 medidas impulsadas por el PP al respecto; que acometa la limpieza de cauces y arroyos para que no haya daños mayores cuando vuelvan las lluvias».

Tras el torrente de críticas, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio actuó a la defensiva con la emisión de un comunicado en el que reiteraba que en los últimos dos años ha actuado en más de 110 cauces de la provincia, con una inversión global que supera los 2,5 millones de euros. Según los datos que aportó, la Junta ha invertido en esa materia 7,15 millones en esta década tanto en obras ordinarias como de emergencias.

A su vez, el delegado territorial de Medio Ambiente, Adolfo Moreno, lamentó en un tono más crítico que el PP vuelva a recurrir a la limpieza de los cauces y arroyos para el «enfrentamiento político, utilizando además la mentira». No obstante, agregó, que «lamentablemente ya estamos acostumbrados porque también lo hacen en materias como el agua».

El delegado defendió su gestión en la materia y la «intensa labor de limpieza, adecuación y restauración de cauces» que se está realizando y que tiene como objetivo principal mantener el buen estado ecológico de los cauces de los ríos y arroyos que discurren por las cuencas gestionadas por la Consejería para garantizar la conservación de los ecosistemas acuáticos «e incidir en la prevención de fenómenos extremos, como son las avenidas e inundaciones».

Los trabajos, según se detalla en la citada nota, consisten fundamentalmente en la restauración de cauces y limpieza de los mismos, «sobre todo, la retirada de sedimentos, restauración de márgenes, desbroces, excavaciones, arreglo de muros de protección, retirada de vegetación» y otras actuaciones que tienen por objeto «impedir el deterioro ambiental de los cauces intervenidos y recuperar su capacidad de desagüe, garantizando la pervivencia de los ecosistemas asociados y las condiciones hidráulicas de los mismos». Según sostiene el Gobierno andaluz, Málaga, con 7,1 millones destinados a estas labores, es la provincia en la que más se ha invertido en la última década. En los dos últimos años se ha actuado, entre otros, en cauces de municipios como Álora, Pizarra, Málaga capital, Estepona, Marbella, Mijas o Fuengirola.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos