Juristas abogan por una reforma constitucional para encauzar el modelo territorial español

García Calvente, Escuredo y Cano Bueso, ayer tarde, durante la clausura de las jornadas. /Ñito Salas
García Calvente, Escuredo y Cano Bueso, ayer tarde, durante la clausura de las jornadas. / Ñito Salas

Consideran que debe haber un consenso político similar al que alumbró la Carta Magna de 1978 y definir una financiación autonómica que sostenga el Estado del Bienestar

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

El debate sobre el modelo territorial español está encima de la mesa más allá del desafío que representa la crisis política e institucional en Cataluña a consecuencia de la deriva independentista. Y es que en la agenda están asuntos pendientes como la financiación autonómica, el papel del Senado o la clarificación de competencias entre el Estado y las comunidades. Para encauzar este complejo asunto, con sus vertientes política, jurídica, económica y social, los juristas abogan por una reforma de la Constitución Española de 1978, en especial de lo referente al Título VIII, donde se recoge la organización territorial del Estado.

Así se puso ayer de manifiesto durante la celebración, en el aula de grados de la Facultad de Derecho de Málaga, de la Jornada en Conmemoración del X Aniversario del Estatuto de Autonomía para Andalucía, organizado por el Consejo Consultivo de Andalucía y la Universidad de Málaga (UMA). Los expertos participantes, provenientes del campo del derecho constitucional, financiero y tributario, y de la política, como el expresidente andaluz Rafael Escuredo, coincidieron en la necesidad de abordar una reforma de la Constitución bajos dos premisas fundamentales: que haya un consenso político similar al que alumbró la Carta Magna de 1978 y que se defina una financiación autonómico solidaria que sostenga el Estado del Bienestar en todas las comunidades. En ese debate, según añadieron, aflorarán movimientos recentralizadores, reformistas, federalistas e inmovilistas y Andalucía debe jugar un papel de liderazgo en ese proceso de reforma.

Expertos sostienen que Andalucía debe jugar un papel de liderazgo en este proceso de reforma

Juan Cano Bueso, presidente del Consejo Consultivo de Andalucía, abrió la jornada con una intervención en la que tras abordar el proceso de reforma del Estatuto de Andalucía de 2007, concluyó que el sistema actual está «agotado» y es necesario hacer una reforma de la Constitución para dilucidar «qué Estado queremos y, en segundo lugar, proceder a la adecuación de los estatutos de autonomía a la Constitución».

«Es conveniente»

Vicente Garrido Mayol, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Valencia y defensor del estado autonómico, sostuvo que es «conveniente» una reforma constitucional que «clarifique este embrollo en torno al estado autonómico, las competencias o el reconocimiento institucional de las diecisiete comunidades autónomas». Eso sí, mostró su escepticismo sobre el hecho de que el momento actual sea el propicio para lograr el consenso político necesario.

Uno de los grandes conocedores del ‘procés’ catalán desde el punto de vista jurídico es Miguel Ángel Aparicio, catedrático emérito de Derecho Constitucional de la Universidad de Barcelona, quien sostuvo que el estado autonómico tal y como se ha desarrollado no es el previsto en la Constitución desde el punto de vista jurídico y «en parte político» porque no ha logrado «apaciguar» las demandas de las denominadas nacionalidades históricas. Por ello, Aparicio abogó por abrir un proceso constituyente que alumbre una reforma de la Carta Magna.

Por su parte, Juan José Hinojosa, catedrático de Derecho Financiero y Tributario de la UMA y decano de la Facultad de Derecho, defendió un nuevo sistema de financiación autonómica, puesto que a su juicio el actual no tiene recursos suficientes, que garantice la prestación de los servicios públicos esenciales (educación, sanidad y servicios sociales) en igualdad de condiciones en todas las comunidades.

Rafael Escuredo también abogó por una reforma de la Constitución que, a su juicio, «no debe ser cosmética y no debe hacerse pensando en los postulados que defienden los independentistas». En este punto, se mostró contrario a que se dé un cupo económico a Cataluña y aseguró que Andalucía no puede permitirlo.

Escuredo, que fue presentado por la vicerrectora de Personal Docente e Investigador, Yolanda García Calvente, consideró que al igual que sucedió en la Transición, Andalucía debe jugar un papel de liderazgo en la reforma del modelo territorial. Una tesis en la que coincidió el catedrático de Derecho Constitucional de la UMA, Ángel Rodríguez, quien defendió un modelo solidario que no conlleve ningún privilegio económico y donde Andalucía, dado su peso poblacional y territorial, juegue un papel de vanguardia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos