La Junta da luz verde a la rehabilitación de La Malagueta

La Diputación, que invertirá cuatro millones en esta actuación, prevé que los trabajos comiencen en primavera

A. M. ROMERO MÁLAGA.

Vía libre al proyecto de la Diputación de Málaga de profunda rehabilitación de la plaza de toros de La Malagueta en la capital para que tenga uso durante todo el año y permita la convivencia de los espectáculos taurinos con actividades culturales, museísticas, de congresos y restauración. La Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta de Andalucía concedió ayer la preceptiva autorización para que la institución provincial pueda actuar sobre este inmueble, con 141 años de historia, catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC).

Una vez cumplido este trámite administrativo, la Diputación se pone manos a la obra para preparar los pliegos de contratación y sacar a concurso los trabajos a principios de 2018. El diputado de Fomento e Infraestructuras, Francisco Oblaré, avanzó a SUR que el objetivo es que la adjudicación se produzca a principios de marzo y que en abril, apurando los plazos, pueda comenzar la obra. Esta actuación, en la que se invertirán cuatro millones de euros, es uno de los proyectos estrellas del presidente de la institución provincial, Elías Bendodo, para este mandato.

La Comisión Provincial de Patrimonio, que preside Monsalud Bautista, delegada territorial de Cultura, Turismo y Deporte, ha dado el visto bueno tras analizar el proyecto y recabarse determinadas subsanaciones como que se definieran adecuadamente los colores y texturas de los materiales a emplear en la pavimentación, las características de la recogida lineal de aguas y drenaje de las plantas, los asientos que se proponen sobre el graderío o la cerrajería.

Pautas sobre los nuevos usos

En cuanto a los nuevos usos en el edificio (un centro de arte de la tauromaquia con salas de exposiciones y centro de conferencias y eventos), la Junta incidió en la necesidad de que estos espacios «se ciñan a lo relacionado con usos culturales y artísticos tratando de evitar usos meramente comerciales», según informaron en un comunicado. Además, sobre el restaurante-cafetería se limita su alcance al espacio cerrado, sin poder extenderse a las zonas abiertas de terradillo del tendido bajo de la plaza.

La Comisión Provincial de Patrimonio subraya que los nuevos espacios y usos deben ser compatibles con el uso taurino y con la tipología de monumento.

La autorización de la Junta no abarca el proyecto museográfico del museo taurino, que deberá ser objeto de un estudio posterior, aunque indica unas pautas como el respeto y puesta en valor del edificio, la óptima contemplación y conservación de las piezas originales, y la máxima puesta en valor de la iconografía taurina junto con el carácter didáctico de la propuesta. Asimismo, queda pendiente, en relación a la cafetería (cuya explotación será objeto de un concurso público) las características de su mobiliario y se precisa que el establecimiento a implantar podrá ser «versátil, pero en ningún caso franquicias o cadenas de comida rápida».

El proyecto de rehabilitación del coso prevé reordenar la zona de corrales en la esquina de la calle Cervantes y Maestranza para acondicionar un centro de conferencias y eventos con dos salas (una para 200 personas y otra de 70); se remodelará la enfermería para adaptarla a las nuevas exigencias sanitarias; el museo o centro de arte de la tauromaquia cambiará de ubicación para tener más espacios y contará con una tienda de recuerdos; se mejorará la accesibilidad con dos ascensores; habrá un restaurante; y los pasillos interiores de los tendidos 1, 2 y 8 quedarán diáfanos para habilitarse como zona de exposiciones y muestras, por lo que las taquillas y la zona destinada a la empresa se reubicarán en la zona más cercana a la calle Cervantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos