La Junta supedita la obra de los accesos al Benítez a un periodo de alegaciones

La aprobación del proyecto para realizar el parque depende aún de una autorización de la Consejería de Medio Ambiente

J. HINOJOSA MÁLAGA.

El proyecto para habilitar los accesos al definitivo parque en los terrenos del antiguo campamento Benítez sigue enquistado en los trámites previos a su realización. Hace ya más de dos años que el Ayuntamiento sacó a concurso esta obra, financiada con un millón de euros aportados por la Diputación Provincial y que recabó las ofertas de 39 empresas constructoras interesadas en ejecutarla. Sin embargo, no la ha contratado todavía por los reparos que puso la Consejería de Medio Ambiente respecto al riesgo de inundación de los terrenos, lo que obligó a la Gerencia Municipal de Urbanismo a realizar un estudio detallado de este aspecto que finalmente derivó en la redacción de un proyecto para duplicar el encauzamiento de un arroyo que cruza la parcela del antiguo campamento por el este. A principios del pasado mes de octubre, responsables de la Gerencia mantuvieron en Sevilla una reunión con directivos de Medio Ambiente en la que estos dieron el visto bueno al trabajo técnico realizado por el Consistorio para solucionar el riesgo de inundación de los suelos del Benítez.

Sin embargo, todavía restaban más trámites para dar la luz verde definitiva a esta cuestión. Así, el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía publicó ayer una resolución del delegado de Medio Ambiente, Adolfo Moreno, fechada el pasado 19 de septiembre, por la que el proyecto de los accesos al Benítez elaborado por el Ayuntamiento se somete a un periodo de exposición pública de 20 días hábiles para recabar posibles alegaciones. Según señalaron fuentes del Gobierno andaluz, en el caso de que no registre alegación alguna, la actuación podrá ser definitivamente aprobada, lo que dará pie a Urbanismo para completar la contratación de los trabajos que inició en agosto de 2015.

Hasta el año que viene

El concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, confió en que este asunto se resuelva cuanto antes, aunque admitió que las obras no empezarán ya hasta el año que viene. La actuación principal del proyecto de accesos consiste en crear un carril de incorporación en dirección Málaga a la MA-21, la antigua N-340, desde el vial que rodeará al futuro parque, y otro carril de entrada hacia la zona también por la MA-21, una vez pasada la portada del acuartelamiento que aún está en pie. Por este carril de acceso se llegará hasta una nueva rotonda que estará junto a la entrada principal del parque, cuyas obras serán contratadas en otro proyecto diferente todavía pendiente de varios trámites relacionados también con el curso del arroyo del Cañuelo.

Así, Pomares detalló que todavía está a la espera de la aprobación de Medio Ambiente a la última documentación que se le remitió desde Urbanismo. «En el momento en que tengamos luz verde de la Junta, llevaremos el proyecto del parque a aprobación por la Junta de Gobierno Local. Espero que sea antes de final de año», comentó el concejal. No obstante, aclaró que, tras esa aprobación inicial, el diseño de esta zona verde tendrá que ser informado por el resto de administraciones públicas y aprobado por el consejo rector de Urbanismo. Será entonces cuando podrán sacarse a concurso las obras del parque como tal.

Fotos

Vídeos