La Junta sigue sin informar de las obras incluidas en el decreto de sequía para Málaga

Las reservas descienden a 206 hectómetros cúbicos. /Salvador Salas
Las reservas descienden a 206 hectómetros cúbicos. / Salvador Salas

Medio Ambiente asegura que hay previstos pequeños trasvases y actuaciones, pero que todavía está pendiente de los informes jurídicos

AGUSTÍN PELÁEZ MÁLAGA.

La inquietud entre las asociaciones agrarias y los colectivos de regantes de la provincia crece cada día que pasa ante la sequía que sufre la provincia y que sigue haciendo descender los recursos embalsados, ya que la ausencia de precipitaciones no permite hablar de recuperación. Los regantes se quejan de la lentitud de la Junta en sacar adelante el decreto de sequía, norma que debe incluir las medidas que se van a adoptar para garantizar el abastecimiento y los riegos agrícolas.

Los agricultores se quejan asimismo del retraso que está registrando la resolución de solicitudes para poder regar con agua regenerada, un recurso que se está tirando al mar, teniendo en cuenta que hay comunidades que hace un año que lo solicitaron. También la empresa de aguas de la Costa del Sol, Acosol, lleva varios meses esperando a obtener la autorización para poder baldear calles y regar jardines con agua regenerada, mientras debe comprar a la empresa de Agua y Residuos del Campo de Gibraltar (ARCGISA) recursos para abastecer a la población. Las actuaciones anunciadas en la Axarquía para incorporar al sistema el agua de los pozos del Chíllar, siguen sin entrar en funcionamiento, aún cuando debían haber entrado en funcionamiento el primero de ellos antes del pasado verano. Su objetivo es reservar el agua embalsada en La Viñuela.

A todo ello hay que sumar que desde la Consejería de Medio Ambiente no se ha informado aún qué obras va a incluir en el decreto de sequía para garantizar el abastecimiento de agua a la población en Málaga y que deberán tener como finalidad incorporar nuevos recursos y facilitar el movimiento de los mismos desde el Campo de Gibraltar hasta la Axarquía en función de las necesidades en cada momento de cada comarca.

El decreto garantizará el abastecimiento y agua para la agricultura en las zonas más deficitarias Inquietud entre los regantes por la lentitud de la Junta para sacar adelante la normativa

El consejero delegado de Acosol, Manuel Cardeña, declaró ayer que su empresa lleva tiempo manteniendo reuniones con Arcgisa, Emasa y Axaragua para ver qué obras son necesarias para poder trasvasar agua potable de un extremo a otro en caso necesario, ya que la Junta no se define.

El consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, declaró en Pinos Genil (Granada) con motivo del pleno del Consejo de Participación del Espacio Natural de Sierra Nevada, que el decreto está siendo administrativamente analizado para que se emitan los informes correspondientes en Hacienda y el gabinete jurídico, tras lo cual pasará ya al Consejo de Gobierno de cara a su aprobación.

Según dijo, el decreto va a gestionar la sequía «para garantizar que sus efectos sobre la agricultura y el abastecimiento humano sean los menos posibles». En este sentido, dijo que incluye pequeños trasvases en el interior de Andalucía, «para repartir bien el agua que tenemos», y algunas obras de distinta envergadura para poder garantizar el abastecimiento y liberar algunas cantidades al objeto de dar garantías a la agricultura «allí donde se está pasando peor». Fiscal admitió que un decreto de sequía «nunca es agradable de aprobar», pues «se hace ante una situación difícil de falta de precipitaciones». No obstante, señalo que con un periodo similar al actual, de cinco años por debajo de la media, «y éste muy por debajo», hace 20 años había restricciones en las capitales y grandes ciudades andaluzas, «y hoy, en ninguna».

El Consejo Andaluz de Medio Ambiente analizará hoy en Sevilla el borrador del decreto-ley que declarará situación de sequía en las Demarcaciones Hidrográficas de Guadalete-Barbate y de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas, que incluye Málaga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos