Junta y Renfe negocian que el billete del autobús y el metro también sirva para el Cercanías

Junta y Renfe negocian que el billete del autobús y el metro también sirva para el Cercanías

La integración tarifaria de todos los medios de transporte se planteó hace diez años, pero los trenes siguen fuera de la tarjeta única que permite al viajero pagar sólo el trasbordo

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Junta de Andalucía y Renfe han reanudado las negociaciones para poner en marcha una tarjeta única de transporte, de forma que con un solo título de viaje a través del Consorcio de Transportes el usuario pueda subirse a un autobús de la EMT, a otro interurbano, al metro o al cercanías abonando únicamente el trasbordo. La iniciativa no es precisamente nueva. De hecho, el próximo día 7 se cumplirán diez años del protocolo que ambas entidades suscribieron para tal fin, aunque nunca llegó a materializarse. Una década después, el transporte por carretera y el metro sí que están integrados tarifariamente de modo que el viajero paga al cambiar de medio pero a un precio inferior al de un nuevo billete (0,65 euros del bus a metro; y 0,76 a la inversa). Sin embargo, sigue faltando la pata del tren.

De momento, la tarjeta del Consorcio de Transportes sólo se puede utilizar en Renfe como medio de pago, es decir, como una tarjeta monedero que permite adquirir el billete sin dinero en efectivo, aunque no se le aplican los descuentos que sí conlleva su uso en otros medios de transporte público. Además del coste, también está la pérdida de tiempo que supone tener que acudir a la máquina expendedora para sacar el tique en lugar de acceder al andén simplemente pasando por el torno. En otras ciudades como Madrid, Barcelona o Bilbao funciona así. Ahora, después de años de parálisis, Junta y Renfe han retomado las conversaciones para que este protocolo de intenciones pueda ser una realidad en los servicios ferroviarios de cercanías que se prestan en la región (Málaga, Sevilla y Cádiz).

Aunque por volumen de usuarios el más importante de los tres sería el del área metropolitana de Málaga (12,4 millones en autobús y 10,5 en tren), donde el proyecto se encuentra más avanzado es en Cádiz, aprovechando la próxima entrada en servicio del tranvía de la Bahía ya que todas las estaciones disponen de máquinas canceladoras. En el caso de Málaga, la intención es acometer este año todos los estudios previos. En la Consejería de Fomento no se marcan plazos, pero sí que confían en que las negociaciones lleguen pronto a buen puerto.

«Estamos a punto de cerrar un acuerdo con Renfe para la integración del Cercanías, empezando por Cádiz y continuando por Málaga y Sevilla», avanzó ayer el director general de Movilidad, Rafael Chacón, durante la inauguración de las Jornadas sobre el Transporte de Viajeros en Andalucía que el sector celebra hasta hoy en el Palacio de Ferias de la capital. En esas conversaciones, el principal escollo está en determinar qué porcentaje de lo que pague el usuario corresponde a cada medio de transporte. Además, para que la integración sea real habrá que instalar el soporte material y tecnológico necesario para que todos los sistemas de gestión sean compatibles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos