La Junta pedirá al Gobierno que pague la solución al riesgo de inundabilidad en el Guadalhorce

El Ejecutivo central afirmó en una respuesta al PSOE que la adecuación del puente de la Azucarera corresponde al Ayuntamiento

JESÚS HINOJOSA MÁLAGA.

Ninguna administración pública quiere hacerse cargo de acometer la principal obra para poner solución al riesgo de inundabilidad de los polígonos del Guadalhorce. La adecuación del puente de la Azucarera a las dimensiones del encauzamiento de la desembocadura del río que se realizó hace más de 15 años, para que no ejerza como un tapón, sigue de mano en mano pese a haber quedado reflejada en los planes hidrológicos como una infraestructura de unos 60 millones de euros que corresponde a la Administración central.

A finales del año pasado, el Ejecutivo de Mariano Rajoy expuso en una respuesta parlamentaria dirigida al PSOE que este proyecto era competencia del Ayuntamiento por ser desde 2013 el titular de la antigua N-340 de la que forma parte este puente. Sin embargo, el Consistorio rechaza esta postura y argumenta que le corresponde al Gobierno, en todo caso con ayuda de la Junta de Andalucía, que ayer dejó claro que se trata de una intervención que es competencia de Madrid.

Al término de una reunión entre el alcalde, Francisco de la Torre, y el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, celebrada en Sevilla, el delegado provincial de esta consejería, Adolfo Moreno, anunció que la semana que viene mantendrán un encuentro con los responsables del Ministerio de Medio Ambiente en el que les expondrán la necesidad de que el Gobierno central acometa la actuación del puente de la Azucarera. «Es de lo más urgente que tenemos ahora mismo en Málaga. Hay que hacerlo cuanto antes», afirmó Moreno, quien también definió como obra «importante y urgente» que compete al Estado el recrecimiento de la presa de La Concepción.

El delegado avanzó que la consejería está realizando un estudio de posibles soluciones para «mejorar la respuesta» al riesgo de inundabilidad en el Guadalhorce, un análisis que De la Torre demandó en la reunión para que esa zona de la ciudad «deje de ser inundable». El alcalde se comprometió a colaborar con la Junta en la retirada de acarreos del Guadalhorce para completar la eliminación de vegetación que ha realizado la Administración regional con el fin de mejorar su capacidad de desagüe.

También abordaron la capacidad de desagüe del Guadalmedina, que fijaron en 600 metros cúbicos por segundo para elaborar el plan de integración del río en la ciudad a base de los llamados 'puentes-plaza'. El plan estará para mediados de 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos