La Junta esquiva en Arraijanal una obra que le exige al Ayuntamiento en el Benítez

Estado del canal de desagüe que viene del aeropuerto.
Estado del canal de desagüe que viene del aeropuerto. / SUR

El Gobierno andaluz rechaza ampliar un canal de evacuación de aguas del aeropuerto por la presencia de una libélula en peligro de extinción

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

El Gobierno andaluz, a través de la Consejería de Medio Ambiente, ha iniciado los trámites para redactar el proyecto de lo que será el parque metropolitano en los suelos de Arraijanal, que el Ayuntamiento ha adquirido en los últimos años y que ha valorado en unos 65 millones de euros. Los arquitectos e ingenieros interesados en elaborar el diseño de esta actuación, valorado en 369.292 euros, disponen hasta el próximo 2 de octubre para presentar sus ofertas. Para la concepción del parque tendrán que seguir las directrices ya establecidas por el Gobierno andaluz, que ha planificado una zona de esparcimiento con un coste ajustado y condicionada por el elevado riesgo de inundación al que están sometidos estos terrenos, según los estudios de la propia Administración regional.

Ese riesgo de inundación, por las crecidas del Guadalhorce y el aumento del nivel del mar, es el que ha llevado a la Junta a proponer un parque ideado para soportar una posible invasión del agua que abarcaría prácticamente toda su extensión, en el peor de los casos. En el documento elaborado para marcar las líneas maestras del proyecto del futuro parque de Arraijanal, la Junta admite que, debido a este peligro de inundación, «el desarrollo del sector queda condicionado a la ejecución, por parte de las administraciones, de las medidas de defensa oportunas en su caso».

Por el borde oeste de la parcela del futuro parque discurre un canal de desagüe del aeropuerto que, aunque incompleto aún en su tramo norte, constituye la principal infraestructura para paliar el riesgo de inundaciones. La Junta apunta que, para este canal, «es necesario un estudio hidrológico e hidráulico en el que se compruebe si la capacidad del mismo es suficiente o no para asumir la avenida de 500 años de periodo de retorno», lo que la propia consejería admite como algo que «no parece probable». ¿Cómo podría solucionarse esa falta de capacidad del canal? Una opción podría ser la ampliación de su encauzamiento o su duplicación.

Medio Ambiente pide un estudio de la capacidad de desagüe de este encauzamiento artificial

Sin embargo, el Gobierno andaluz deja claro en este documento que, en el caso de que se compruebe que el canal es insuficiente para acoger una gran avenida de agua por fuertes lluvias, las zonas inundables por su desbordamiento tendrían que ser clasificadas como suelos no urbanizables de especial protección -lo que podría afectar a los proyectos comerciales y empresariales previstos en su entorno-, porque «la opción de ampliar el encauzamiento afectaría negativamente a las poblaciones de libélula lestes macrostigma actualmente en peligro de extinción», señala el estudio previo de la Junta.

De este modo, la Consejería de Medio Ambiente esquiva la posibilidad de tener que ampliar o mejorar la capacidad de desagüe del canal que procede del aeropuerto. Una operación que, en cambio, sí ha exigido al Ayuntamiento para reducir el riesgo de inundación en los terrenos del antiguo campamento Benítez, que abrió provisionalmente como parque a finales del mes pasado. En este caso, la Junta ha obligado al equipo de gobierno municipal a redactar un proyecto para desdoblar el encauzamiento del arroyo del Cañuelo, que atraviesa uno de los laterales del Benítez. Para planificar esta intervención, que condiciona el diseño definitivo del parque en el solar del acuartelamiento y supondrá un coste añadido de un millón de euros aproximadamente para el Consistorio, la Gerencia Municipal de Urbanismo contrató en mayo los servicios de la empresa Just Solutions por 21.477 euros. Según apuntaron fuentes municipales, el desdoblamiento del canal de este arroyo está proyectado pero no ha sido todavía autorizado por la Junta, lo que tiene frenadas las intervenciones previstas por el Ayuntamiento para avanzar en el acondicionamiento del Benítez como zona de esparcimiento.

Lista roja

La Junta rechaza acometer en Arraijanal una obra similar a la que exige al equipo de gobierno local para el arroyo del Cañuelo, con el argumento de no perjudicar la existencia en el canal del aeropuerto de una libélula que fue observada en él durante la primavera de 2015 y que está considerada como «casi amenazada» y «vulnerable» en las listas rojas de los animales invertebrados.

La Consejería de Medio Ambiente prevé tener redactado el proyecto de parque para Arraijanal en el plazo de un año, así como financiar sus obras con fondos europeos. Frente a los 17,4 millones de euros en que el plan especial para la zona -ratificado por la Junta- valoró el coste del parque, las condiciones para contratar su proyecto indican que su presupuesto de ejecución no deberá superar los 5,5 millones de euros.

Fotos

Vídeos