La Junta congela el decreto de sequía por la «mejora notable» de los embalses tras las lluvias

Presa de La Viñuela, la pasada semana. :: a. p./
Presa de La Viñuela, la pasada semana. :: a. p.

Mantiene sin embargo las restricciones en regadío en la Axarquía porque su estado sigue siendo de «escasez grave» pese a que ha registrado un aporte de 20 Hm3

M. D. TORTOSA/ A. PELÁEZ SEVILLA/ MÁLAGA.

El Gobierno andaluz suspendió ayer la declaración de sequía prevista para este mes ante el aumento de reservas hidrológicas por las últimas precipitaciones, según anunció el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, tras el Consejo de Gobierno. El decreto de sequía, no obstante, se queda preparado y tramitándose por vía ordinaria por si en otoño la situación vuelve a empeorar. Fiscal destacó la «mejora notable» de las tres cuencas intracomunitarias andaluzas hasta un estado de normalidad o «escasez moderada», habiendo acopiado hasta el lunes 584 hectómetros cúbicos con las lluvias de las últimas semanas, lo que permite garantizar tanto el consumo humano como el riego agrícola. El consejero hizo dos salvedades: La Viñuela-Axarquía y el Levante almeriense, que pese a aumentar de forma considerable el agua embalsada su estado sigue siendo de «escasez grave». La Junta mantendrá por ello las restricciones ya aplicadas desde diciembre en los regadíos de estas zonas, entre otras medidas.

En el caso concreto de La Viñuela-Axarquía el consejero explicó que además de medidas de ahorro en regadío y consumo, la Junta seguirá adelante con la aportación de agua de determinados pozos para garantizar la supervivencia de los cultivos tropicales. Esta medida iba incluida en el decreto de sequía ahora congelado. «Hablamos de una zona en la que existía un peligro de que los árboles agrícolas muriesen, por eso el decreto era para mantener vivos a los árboles. La situación ha mejorado tanto que permite que pueda haber una cosecha normal, pero como la situación no es aún de normalidad, se seguirán adoptando medidas preventivas», afirmó el consejero.

En la zona La Viñuela-Axarquía, las reservas se han incrementado con las lluvias en más de 20 Hm3 desde el inicio de las últimas precipitaciones, pasando de 35,5 a 55,5 Hm3 embalsados, aunque todavía está muy por debajo de los 65,8 Hm3 de hace un año, según el informe sobre el estado de los embalses de las tres demarcaciones que gestiona la Junta: Mediterránea, Guadalete-Barbate y Odiel-Piedras. La Junta no gestiona la demarcación del Guadalquivir, dependiente del Estado, aunque el consejero volvió a reclamar el trasvase de Iznájar a la zona norte de Málaga para garantizar el consumo a varias poblaciones con restricciones en este último año.

La decisión de aplazar el decreto de sequía hasta el próximo otoño no ha gustado a los agricultores de la Axarquía, toda vez que se seguirán manteniendo las restricciones para el regadío de la comarca. «Si consideran que deben aplazarlo, que lo aplacen, pero que se levanten las restricciones. Deben levantar la reducción del 60% que estamos sufriendo de cara al verano», exigió el presidente de la Asociación Españolas de Tropicales, José Linares, que recordó que el regadío de la comarca disponen sólo de 10 Hm3 para todo el año hidrológico (hasta el 30 de septiembre) después de que en diciembre le recortaran 13 Hm3. Desde la entrada en vigor de este recorte, las explotaciones situadas por encima de la cota 140 -unas 4.000 hectáreas- no reciben agua del embalse y los regantes quieren saber si van a volver a regar con agua de La Viñuela.

Para el presidente de la comunidad de regantes de Benamargosa, unas de las más grandes de la Axarquía, Alejandro Clavero, es un error no seguir adelante con el decreto de sequía, toda vez que ello habría supuesto la ejecución de inversiones para garantizar el regadío y avanzar en la obtención de nuevos recursos para la agricultura.

Revisión de reducciones

El presidente de Asaja Málaga, Baldomero Bellido, dijo no estar de acuerdo con la decisión de Medio Ambiente y exigió la revisión de las reducciones impuestas a los agricultores de la zona para no poner en peligro las plantaciones de la zona.

Los regantes se quejan de la lentitud con la que se están desarrollando los trabajos para conectar los tres pozos del Chillar y de que no han sido aún reparadas las averías de la conducción del agua en alta hasta Nerja que impiden el uso de estos recursos para abastecimiento. Estos tres pozos deben incorporar más de 7 Hm3 al año.

La Costa del Sol ha pasado a una situación de normalidad, con 25,26 Hm3 más (de 31 a 56,3 Hm3) en el embalse de La Concepción. Este pantano se encuentra al 90,9% de su capacidad, ligeramente por debajo del nivel del año pasado por estas fechas. Fiscal subrayó que este nivel solo garantiza el agua para un año debido al reducido tamaño de la presa. Por ello volvió a reclamar al Gobierno central el recrecimiento de este embalse, comprometido en un acuerdo bilateral con el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente el pasado año. «El Gobierno nunca dice no, pero no se hace», recalcó.

En el sistema del Guadalhorce-Limonero las reservas han pasado de 139 a 199 Hm3, alcanzándose también un nivel similar al de 2017.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos