La Junta autoriza 350 terminales de apuestas deportivas en locales de Málaga

Los salones Joker de la provincia ya cuentan con máquinas de la empresa Codere. /Francis Silva
Los salones Joker de la provincia ya cuentan con máquinas de la empresa Codere. / Francis Silva

Los dispositivos se reparten por salones específicos para este tipo de juegos, bingos y casinos

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

Las apuestas deportivas han dejado atrás las paredes del mundo virtual para dar el salto a los tradicionales salones de juegos de la provincia. Casas como Codere, Sportium o Luckia comparten ya espacio con las máquinas tragaperras y ruletas en los principales locales de la provincia. Desde que la Junta de Andalucía aprobara el pasado mes de septiembre el reglamento de apuestas deportivas y de competición para la región, se han instalado 350 terminales de apuestas deportivas en 67 salones de juego, cuatro salas de bingo y dos casinos de la provincia.

Pero no sólo en salones tradicionales. La nueva regulación autorizada por la administración andaluza también ha permitido la apertura de salones exclusivos que serán gestionados por las propias casas de apuestas. En la capital destacan los casos de la casa Luckia, que acaba de abrir una cafetería-local de apuestas exclusiva en la calle Armengual de la Mota, o Sportium, que va a hacer lo propio en la avenida Manuel Agustín Heredia, en el Soho. Con la puesta en marcha de estos nuevos salones, los aficionados podrán tramitar e incluso cobrar las ganancias de sus apuestas en salones físicos sin necesidad de aportar tarjetas de crédito ni de recurrir a los vericuetos del mundo virtual.

10 años retraso con respecto al resto de España

La aprobación del reglamento de apuestas deportivas y de competición ha tardado en llegar a Andalucía. Los primeros córners de juego en la región se han instalado diez años después de que dicha actividad comenzaran a regularse en España. Las primeras en aprobar las apuestas presenciales fueron Madrid y País Vasco, que comenzaron a hacerlo en el año 2008, mientras que las últimas han sido Andalucía y Baleares. Para desesperación de los empresarios andaluces, la Junta realizó un primer borrador de reglamento en el año 2013, aunque aún ha tardado cuatro años más en aprobarlo. Desde la asociación de Empresarios del Recreativo de Málaga (ERMA) lamentan una circunstancia así y más teniendo en cuenta que la industria del juego presencial es la segunda actividad que reporta más ingresos en impuestos a las arcas autonómicas, ya que cada una de las máquinas es gravada con un impuesto directo y fijo que consideran «demasiado elevado».

 Los responsables de los primeros salones que se han puesto en marcha destacan que esta nueva modalidad aporta numerosas ventajas respecto al ‘on line’, como el mayor control existente respecto a la entrada de menores o el trato más personal y directo que el recibido desde una pantalla de ordenador. Desde la asociación de Empresarios del Recreativo de Málaga (ERMA) explican que el control es mayor porque antes de realizar cualquier apuesta los responsables del salón deben comprobar la edad del cliente mediante el DNI y si se encuentran inscritos en el listado de interdictos (personas que tienen prohibido el juego).

Los empresarios creen que estos córners permitirán atraer a un público más joven

La apertura de estos córners de apuestas se produce en un momento especialmente delicado para los salones de juego tradicionales, que han sufrido en exceso la caída de clientes por la crisis y una paulatina fuga de apostantes al mundo virtual. Y por ello, con esta nueva regulación esperan recuperar el terreno perdido. Jorge Justicia, director de Veramatic, empresa con 16 locales repartidos por toda la provincia, considera que estos recintos conseguirán atraer a un público más joven y calcula que las nuevas máquinas «no son sólo una moda sino que han llegado para quedarse». Aunque apenas llevan tres meses con ellas instaladas, por su experiencia en otras comunidades –en donde el juego presencial lleva mucho más tiempo asentado– las apuestas presenciales supondrán alrededor de un 20% del negocio total de los salones. «El público es diferente al del resto de los juegos, pero es indudable que esto es parte del futuro», sostiene.

Prohibido el juego en bares y en negocios de hostelería

El reglamento del juego que se ha aprobado en Andalucía detalla que las apuestas presenciales sólo pueden realizarse en establecimientos específicos de juego (casinos, salas de bingo, salones y tiendas de apuestas), por lo que descarta la instalación de terminales en establecimientos de hostelería ni en ninguno que no sea específico de juego con control de acceso.

La norma aprobada el pasado mes de septiembre obliga a los empresarios a garantizar la imposibilidad de apostar a menores o a personas que se encuentren inscritas en los registros de interdicción en este ámbito. También prohibe jugar a deportistas, entrenadores y personas que participen directamente en alguna de las competiciones ofertadas, así como a aquellas que presenten síntomas de embriaguez, intoxicación por drogas o enajenación mental. Para ello, los operadores deberán realizar las correspondientes actividades de verificación del jugador previas al acceso, así como utilizar mecanismos de acreditación seguros.

Según informa la propia administración andaluza, la regulación garantiza el mantenimiento del empleo de los actuales establecimientos de juego y propiciará su incremento con la apertura de las nuevas tiendas de apuestas autorizadas por parte de las empresas operadoras. Para inscribirse como tales en el Registro de Empresas de Juego de Andalucía, estas sociedades deberán contar con un capital social mínimo de dos millones de euros y constituir fianza de un millón de euros.

Para la Asociación Andaluza de Empresarios de Bingo (Asaebin), la entrada de estos juegos también va a suponer un claro beneficio para la industria. Fernando Henar, el presidente del colectivo, entiende que las apuestas deportivas «representan una alternativa más, un complemento muy interesante para las salas, sobre todo porque permitirán captar un segmento de público nuevo, de un perfil más joven, que hará que se incremente la capacidad de visitas». Igualmente destacan la generación de empleo que propiciará la apertura de nuevos salones en toda la provincia. De momento, la casa de apuestas Sportium, empresa participada al 50% por Cirsa, prevé ampliar su oferta hasta llegar a los 250 locales en Andalucía, lo que supondrá la creación de más de 30 puestos de trabajo directos. Lo mismo le ocurre a Luckia, que ya cuenta con un millar de puntos de venta en España y aspira alcanzar los 200 en la región gracias a sus centros propios y a alianzas con socios locales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos