Julio se convierte en el mejor mes turístico de la historia de Málaga capital

Vista del aeropuerto de Málaga en julio, mes en el que también batió el récord de superar los dos millones de pasajeros.
Vista del aeropuerto de Málaga en julio, mes en el que también batió el récord de superar los dos millones de pasajeros. / SUR

Este récord de viajeros alojados en establecimientos hoteleros de la ciudad lo ostentaba hasta ahora agosto de 2016

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Un hervidero de gente en las calles del Centro de Málaga y en las terrazas y chiringuitos de las playas. Colas en hora punta para entrar a museos señeros como el de Picasso y restaurantes con más trasiego que en invierno, que hasta hace unos años era el periodo fuerte para el turismo de la capital malagueña. Una transformación del destino que ha provocado que el pasado julio se haya convertido en el mejor mes de la historia del turismo de la ciudad con 134.000 viajeros alojados en los hoteles, un 12,5% más que el pasado ejercicio en este mismo periodo, según los datos difundidos ayer por el área de Turismo de Málaga en base al último informe del Instituto Nacional de Estadística. Eso sin contar, porque escapan al control estadístico, la actividad de las viviendas con fines turísticos, cuya eclosión en la capital ha tenido tal efervescencia que suman ya 8.000 plazas a la oferta alojativa, comandada hasta ahora por las casi 10.000 que ofrecen los hoteles. A las que hay que añadir otras más de 3.000 camas de los apartamentos turísticos, que crecen de forma vertiginosa hasta experimentar subidas en la demanda del 190%.

Nunca antes los hoteles de la capital malagueña habían registrado tantos viajeros en un sólo mes. Hasta ahora este récord lo regentaba agosto de 2016 con 119.588 viajeros. Pues bien, el ritmo frenético del pasado julio ha arrebatado este registro histórico sin necesidad de computar si quiera el efecto de la Feria de Málaga. Los 134.000 viajeros alojados en los establecimientos hoteleros en julio suponen casi un 40% de los que albergaban en todo un año allá por el 2000. Un dato que pone de manifiesto que la ciudad es un destino de moda. Tanto que el área de Turismo del Ayuntamiento de la capital destacó además que durante el mes pasado esta ciudad fue el destino urbano de España que más creció, por delante de Sevilla, que registro un aumento del 7,7% o de Madrid, con una subida superior a cinco puntos.

En este fuerte despegue ha sido clave el tirón internacional. Así, un total de 85.135 eran viajeros internacionales, un 20% más que en julio de 2016. Frente a un tímido aumento del 1,5% que experimentó el turismo nacional. Y es que los viajeros extranjeros representan ya el 63,6% del total de visitantes alojados en establecimientos hoteleros, que en julio registraron 257.696 pernoctaciones, un 2,1% más que en el mismo periodo del año pasado. Los turistas extranjeros realizaron 168.733 estancias, un 6,8% más, mientras que los españoles contabilizaron 88.963, un 5,6% menos. De esta forma, las estancias internacionales representaron el 65,4% del total. La estancia media fue de 1,9 días y el grado de ocupación llegó al 88%, el tercero más alto del país, sólo por detrás de Palma de Mallorca, cifrada en un 91,9% y Barcelona, con un 91,1%.

«Málaga está siendo vista como un ejemplo de destino urbano, gracias a su fortaleza turística y cultural», aseguró el concejal de Turismo de Málaga, Julio Andrade, que incidió en la necesidad de trabajar para mantener estas cifras. «La temporada alta se alargará este año hasta bien entrado el mes de octubre, por lo que, de no producirse ningún imprevisto, la ciudad cerrará 2017 como el mejor ejercicio turístico de su historia», sentenció.

De hecho, en el acumulado del año se han alojado en los hoteles de la ciudad un total de 732.095 viajeros, un 7,15% más que en el mismo periodo de 2016. «Entre los meses de enero y julio la ciudad ha crecido más que el resto de los grandes destinos urbanos de España y más que la media nacional, del 4,21%; la media andaluza, cifrada en el 2,23%; y la media de la provincia, con una subida del 0,80%», declaró.

El responsable en la capital de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Francisco Moro, justificó el dinamismo registrado el mes pasado en el buen trabajo que se ha realizado año tras año y que ahora el sector recoge sus frutos. «Hay también que tener en cuenta que otros países competidores se encuentran por su inestabilidad muy debilitados. Al margen de ello, Málaga está ofreciendo una gran calidad hotelera, con una atractiva oferta cultural y gastronómica. Es un destino que gusta y que está bien considerado», señaló Moro, que mostró sus dudas sobre si agosto podrá superar a julio. «Ha sido un mes muy intenso, cuando hace apenas unos años el verano no era nuestra temporada alta. En los últimos ejercicios ya julio y agosto se erigieron en los de mayor actividad», dijo. No en vano, en los últimos diez años los viajeros han crecido un 172% y, pese a ello, la ciudad sigue pulverizando récords turísticos.

Más

Fotos

Vídeos