La jueza deja en manos de la Junta al menor encadenado por su madre para que no escapara

La jueza deja en manos de la Junta al menor encadenado por su madre para que no escapara

La magistrada investiga a la mujer por presuntos malos tratos y ha incoado un procedimiento de desamparo provisional del adolescente

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

El menor de 12 años al que su madre dejó encadenado al sofá para evitar que se escapara está ya a cargo de los servicios sociales. La titular del Juzgado de Instrucción número 10 de Málaga ha ordenado que el adolescente quede en manos de la Junta de Andalucía mientras se investiga el caso, por lo que se ha incoado un procedimiento de desamparo provisional, según han confirmado a este periódico fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

La magistrada adoptó esta decisión tras escuchar el testimonio de la madre, quien reconoció los hechos y se mostró «desesperada» ante la dificultad de controlar a su hijo y evitar las constantes fugas de su domicilio. La jueza mantiene abierta la causa por un presunto delito de malos tratos, aunque otras fuentes consultadas aseguraron que lo más probable, dadas las circunstancias, es que desemboque en el archivo.

Los hechos, tal y como ayer adelantó SUR, sucedieron el pasado día 11 en Málaga capital. Fue el propio menor quien, a las 15.15 horas, telefoneó al sistema de emergencias 112-Andalucía e informó de que se encontraba «encadenado» en su domicilio. Inmediatamente, se alertó a la sala del 091 de la Policía Nacional, que envió una patrulla para comprobar la veracidad del aviso.

Más información

Al llegar al edificio, los agentes se toparon en la escalera con una mujer que resultó ser la madre del adolescente. Ella misma franqueó la puerta a los policías, que al entrar en el salón encontraron al menor atado por un tobillo a una pata del sofá con una cadena y un candado. Tenía a su alcance agua, comida, un teléfono móvil sin saldo (desde el que pudo hacer la llamada a emergencias), además de la tele encendida.

Los agentes liberaron inmediatamente al joven y, acto seguido, detuvieron a la madre. Al día siguiente, cuando pasó a disposición judicial, reveló el verdadero trasfondo del caso. La mujer detalló a la jueza el carácter problemático de su hijo, que le había llevado incluso a recurrir a la administración para que lo internaran en un centro de protección ante la imposibilidad de controlarlo. Al parecer, de allí también se fugó.

De hecho, en la comisaría consta al menos una denuncia presentada por la madre por la desaparición del joven, aunque en otras muchas ocasiones no requirió la ayuda de la policía y pudo localizarlo por su propios medios. La última, sin ir más lejos, la víspera de su detención por encadenarlo.

Según contó la mujer a la jueza, el día anterior su hijo se había escapado de casa y ella tuvo que movilizar a toda su familia para buscarlo. Lo encontraron esa noche, sobre las tres de la madrugada, acompañado por varios adultos.

La madre mostró su temor por los malos hábitos y las compañías que frecuenta el adolescente cuando se fuga de casa, de ahí que decidiera colocarle la cadena. En consecuencia, la magistrada ha decidido que permanezca provisionalmente a cargo de los servicios sociales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos