Una vida haciendo escuela

Algunos de los más de 400 docentes jubilados, en el momento de recoger su diploma y distinción. /Álvaro Cabrera
Algunos de los más de 400 docentes jubilados, en el momento de recoger su diploma y distinción. / Álvaro Cabrera

La Delegación de Educación rinde homenaje a los 428 docentes que se han jubilado en el último año

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Después de más de 30 e incluso 40 años de ejercicio profesional, les ha llegado el momento de retirarse. Lo han dado todo por la educación y la enseñanza pública. Han sido «resistentes», como dijo la delegada de Educación, Patricia Alba, y ahora pasan el testigo a otra generación de maestros y profesores, pero con la satisfacción de haber dejado una marca imborrable en los miles de niños y niñas que pasaron por unas aulas que se convirtieron en la puerta a un futuro mejor.

Satisfacción, orgullo y melancolía en la mayoría de los docentes, que acumulan hasta 40 años de experiencia

Más de 400 docentes de los distintos niveles educativos no universitarios se han jubilado en el último año en Málaga. A todos ellos se que querido rendir homenaje por su labor y dedicación de muchos años a la enseñanza. Desde hace 20 años la Delegación de Educación organiza este acto, sencillo pero cargado de emotividad por cuanto supone que reconocimiento a toda una vida entre niños o adolescentes.

Todos los homenajeados acumulan muchos años de servicio, la mayoría más de 30, aunque tres de ellos han superado los 40. Se trata de Rosario Esther Ramos, Miguel Caro y Pedro Duarte, a los que se les realizó una mención especial. Rosario Ramos ha sido durante los últimos diez años directora del IES Huelin. Ayer afirmó que «echo mucho de menos el instituto» y que está «arrepentida» de haberse jubilado: «¡Ahora me duele todo, ha sido dejar de trabajar y aparecer los achaques!», decía con humor. La enseñanza «te da la vida», y «no hay mayor satisfacción que evitar un fracaso escolar, ayudar a un joven o la sonrisa de alguien cuando entiende lo que le estás explicando. Eso te da la vida», reconocía.

Dejar paso

Encarna Jiménez se ha jubilado tras 38 años de ejercicio profesional. Lo ha dejado a los 60 años porque entiende que «hay que dejar paso a los más jóvenes». Ha trabajado en los colegios Carazony y Arco Iris de Coín, siempre en Educación Infantil. «Los niños de Infantil cansan, pero son muy agradecidos», señaló. Aunque muchos profesores de Infantil se pasan a Primaria, no ha sido su caso: «Hasta última hora he estado con los más pequeños, te llenan de vida», reconocía.

El acto se celebró en la Escuela de Arte Dramático.
El acto se celebró en la Escuela de Arte Dramático. / Álvaro Cabrera

Poco le ha faltado a Benito Ramírez para llegar a los 40 años de ejercicio profesional. Ha estado 37 en la enseñanza pública, y otros dos en la privada. Los últimos 27 años en Churriana, en el colegio Manuel Fernández y después en el IES Carlos Álvarez, como profesor de Matemáticas. «He terminado dando clase a hijos de los que fueron antes mis alumnos», comentaba ayer con satisfacción, porque «lo que tenemos en nuestra manos son personas y verlos crecer, madurar, casarse o tener hijos es muy gratificante». Aunque Churriana es una barriada de la capital, es como un pequeño pueblo, «todos nos conocemos, y nos saludamos, y que alguien te vea por la calle y te recuerden que fuiste su profesor te llena de orgullo», afirmó. Considera que la educación «ha cambiado a mejor, siempre es mejorable, pero ahora tenemos más apoyo, han bajado las ratios, es muy distinto, pero creo que mejor».

«Trabajar con estos niños tiene momentos duros, pero es muy gratificante y te llena de ilusión» María José García Educación Especial

«Habéis sido un instrumento en la lucha por la igualdad de oportunidades» Patricia Alba Delegada de Educación

«No hay mayor satisfacción que evitar un fracaso, o la sonrisa de un chico que entiende lo que le explicas» Rosario Esther Ramos González 40 años de ejercicio

Empezó como maestro de Primaria y ha terminado como profesor de Secundaria, siempre en Torrox, en el colegio Mare Nostrum y en el IES Jorge Guillén. Teodoro Ruiz ha impartido Matemáticas y Educación Física y también fue director tanto del colegio (8 años) como del instituto durante otros cuatro. Para él ha sido una experiencia «maravillosa», tanto por los compañeros como por los estudiantes.

«Dejé una plaza en la Administración Local por la docencia, mi gran vocación» Javier López Lengua y L. en el Pablo Picasso

«No somos usuarios ‘desactivados’, estamos obligados a aportar nuestras experiencias» Juan Luis Espejo Profesor de Historia en el G. Brenan

«Enseñar se ha puesto más difícil, se han perdido valores y se ve al profesor como un enemigo» Mercedes Gómez Colegio Arturo Reyes

En cambio, Mercedes Gómez, con 35 años de experiencia, consideró que en los últimos años la enseñanza se ha convertido en un reto, porque «se han perdido valores y el respeto, el entorno familiar no colabora y se ve al profesor como un enemigo».

En nombre de los profesores y profesoras jubilados intervino Juan Luis Espejo, que ha sido profesor de Historia en el Gerald Brenan de la capital. Se mostró orgulloso de su profesión y definió el acto como «desfile de la dignidad».

La delegada provincial agradeció la labor y dedicación de los homenajeados, a los que recordó que «dejáis una marca imborrable» en los miles de niños y niñas que han pasado por sus aulas. Dijo que han sido testigos de la evolución de la escuela, pero al mismo tiempo «protagonistas» de estos cambios e «instrumentos en la lucha por la igualdad de oportunidades».

Gimnasio Teatro, compañía vinculada al IES Salvador Rueda, representó un fragmento de su versión de ‘La Celestina’. Su director, Pedro Olalla, ha sido uno de los docentes que se han jubilado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos