Jubilados pero profesionales: así funciona el COF

Salvo los profesionales que están en activo y que sí cobran por sus servicios en el COF (abogados, psicólogos o trabajadores sociales), el caso de este proyecto es absolutamente peculiar: la mayoría de sus voluntarios son jubilados que trabajan de manera altruista y que una vez terminadas sus trayectorias profesionales decidieron volver a la universidad y formarse a conciencia para poder atender los casos que les llegan. Incluso lograron la acreditación de la Junta de Andalucía para poder ejercer de mediadores. Su hasta ahora director, Santiago Martínez, de 81 años, ilustra esta forma admirable de funcionar, aunque su caso no es el único: él era administrativo en Iberia y cuando se jubiló cursó la carrera de Psicología y posteriormente hizo el Master en Orientación y Mediación Familiar.

Fotos

Vídeos