Los jubilados de Málaga vuelven a echarse a la calle en defensa de las pensiones

La concentración se celebró ante la sede del Instituto Nacional de la Seguridad Social. /
La concentración se celebró ante la sede del Instituto Nacional de la Seguridad Social.

La lluvia y el viento merman la participación en la protesta organizada por UGT y CCOO en Málaga, que forma parte de un campaña nacional de movilizaciones

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

Los jubilados han pisado el acelerador en su escalada de protestas contra los recortes en materia de pensiones. Ayer la capital malagueña vivió la cuarta protesta protagonizada por pensionistas en dos semanas. En esta ocasión fue una concentración organizada por los sindicatos UGT y CCOO ante la sede del Instituto Nacional de la Seguridad Social. El tiempo no acompañaba en absoluto, pero los sindicatos mantuvieron la convocatoria. La participación fue de algo más de medio centenar de personas, sensiblemente inferior a la alcanzada en otras capitales de provincia menos castigadas por el temporal ‘Emma’.

La protesta de ayer forma parte del calendario de movilizaciones orquestado por los sindicatos mayoritarios en defensa de las pensiones públicas, que culminará el 17 de marzo en lo que esperan sea una gran manifestación en Madrid. En Andalucía, ayer las concentraciones se repitieron en todas las capitales de provincia excepto en Sevilla y Cádiz.

El secretario general de CCOO Málaga, Fernando Muñoz, avisó al Gobierno de que los jubilados «están tomando conciencia» de una forma «que ha pillado desprevenido al Gobierno» de la necesidad de echarse a la calle y luchar por sus derechos. «La razón de su indignación es muy sencilla: estamos viviendo una recuperación económica que está llegando a las empresas y tímidamente a los trabajadores, y los jubilados tienen que ser parte también de ella», afirmó.

Muñoz pidió al Gobierno que deje de «meter la mano en la caja de la Seguridad Social para todo». «Todas las bonificaciones a la contratación y las tarifas planas de los autónomos, por no hablar de las pensiones no contributivas y las ayudas familiares, deberían financiarse vía presupuestos y no con el dinero de las pensiones», argumentaba, acusando al Ejecutivo de estar provocando «la quiebra del sistema».

Y es que los motivos por los que los sindicatos convocan estas protestas van más allá de la anecdótica revalorización del 0,25% de las pensiones este año. La apurada situación de quienes cobran pensiones mínimas, el futuro del sistema a largo plazo y la próxima entrada en vigor del llamado factor de sostenibilidad ligado a la esperanza de vida, que hará que en 2050 supondrá que los pensionistas cobren la mitad de su salario, les preocupa igualmente.

El secretario de Empleo y Relaciones Laborales del PSOE de Andalucía, José Carlos Durán, estuvo ayer apoyando la concentración convocada en Málaga por los sindicatos. «Nuestro partido ha presentado una iniciativa parlamentaria para derogar la subida del 0,25% para que se aplique el incremento del IPC desde el 1 de enero de este año, el 1,6 %», anunció.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos