Juanjo Espinosa: «En el PP deben estar antes los proyectos que el hacerse la cama unos a otros»

Juanjo Espinosa es concejal no adscrito en el Ayuntamiento.
Juanjo Espinosa es concejal no adscrito en el Ayuntamiento. / SUR

El edil, ex de Málaga Ahora, confirma que en su hoja de ruta está el acercamiento a Málaga para la Gente y fija dos retos clave para el nuevo curso: Limasa y el metro

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Su abrupta salida del grupo municipal Málaga Ahora y el duro cruce de acusaciones que mantuvo con sus excompañeras se convirtió en uno de los asuntos más comentados dentro y fuera de los corrillos municipales. Hoy, casi un año después de aquel episodio y con los puentes de ese lado completamente dinamitados, Juanjo Espinosa afronta el nuevo curso político buscando confluencias en el lado de Málaga para la Gente (IU) para «construir un nuevo modelo de ciudad» pero sobre todo siguiendo la hoja de ruta de Podemos, el partido al que se ofrece para repetir en la Casona. Y todo –dice– para acabar con un «equipo de gobierno agotado y sin proyecto», al que ve más preocupado en sus luchas internas por suceder a Francisco de la Torre que por solucionar «los problemas de la gente». «Que son muchos», añade.

¿Cómo afronta el arranque del curso político?

–Con muchas ganas e ilusión, y con la vista puesta no sólo en las próximas elecciones sino en la necesidad de hacer ver que tenemos un Partido Popular que se queda sin proyecto de ciudad, como decíamos desde primera hora. Es un ciclo agotado y nos llegan muchas quejas de la gente, por eso queremos buscar una alternativa de gobierno próximo.

Superado ya el ecuador de la legislatura, ¿cuáles son los grandes retos que quedan por delante?

–Quedan muchos por delante, pero sin duda uno de los fundamentales es el de Limasa.

Ése parece ser el asunto clave del nuevo curso...

–Efectivamente, porque es una de las facturas más caras que pagamos y además uno de los asuntos que más quejas genera. Llega un momento en el que hay que decidir, porque no podemos seguir con esta prórroga inestable que además nos cuesta un dineral y que no sirve para la mejora. Hay que forzar la municipalización del servicio, y que se tome una posición que sea la que interese a la mayoría, y no a ciertas empresas o sectores.

«La ciudad está bastante jodida y creo que no es momento de mirarnos el ombligo»

También sigue sobre la mesa el conflicto de bomberos. ¿Se arreglará por aburrimiento?

–Es que es una cosa que ya roza el sinsentido y que hemos visto en multitud de plenos. No querer sentarse a hablar con un sector es la estrategia que viene utilizando el PP de criminalizar a cualquier sector o servicio público que se manifiesta. En el tema de los bomberos se podrían haber sentado ya a negociar con un calendario de propuestas.

Nos íbamos de vacaciones con la propuesta del nuevo canon del agua. ¿Un globo sonda aprovechando que comenzaba la desconexión o será una realidad?

–Yo creo que es como todo lo que hace el alcalde con el ensayo ‘pueba-error’: si sienta muy mal lo retiro y si no sienta tan mal lo intento. Nosotros nuestra posición la dejamos muy clara desde el minuto uno, hay muchas formas de financiar que no sea a costa del bolsillo de los malagueños. Nosotros vamos a plantear nuestra negativa; los demás no sé lo que harán.

Parque urbano en Repsol, peatonalización de la Alameda, obra del metro o Astoria son otros temas pendientes de solución, ¿a qué cree que habría que darle prioridad?

–Lo más insostenible, por la cantidad de dinero que se tira y aunque no depende en exclusiva del Ayuntamiento, es el tema del metro. Los sobrecostes y las obras aplazadas claman al cielo. Y al final lleva razón el PP cuando dice que es un metro privatizado, y eso lo hace la Junta de Andalucía. Los demás proyectos se enmarcan en el programa agotado del PP y de su falta de ideas para la ciudad.

¿Y cuáles son sus retos para esta recta final de la legislatura a nivel individual?

–Lo más importante está en construir una alternativa de gobierno y es urgente hacerlo. Nuestro modelo es el de Unidos Podemos con IU como socio prioritario para hacer una alternativa amplia e inclusiva que sea capaz de poner ya sobre la mesa ese modelo de ciudad que queremos.

Es decir, volver al gran movimiento de Ganemos antes de que ustedes se marcharan...

–Eso, pero con una alternativa más consistente. No digo que la de entonces no lo fuera, aunque fuera fallida...

«Estoy a disposición de lo que diga la gente, y si hace falta estaré porque aún podemos hacer mucho»

En cualquier caso su sintonía con los ediles de Málaga para la Gente (IU) es total...

–Sí, desde la dirección estatal se está tomando como socios prioritarios a IU, por eso hay un acercamiento y seguiremos en esa línea.

¿Y su relación con sus excompañeras de Málaga Ahora? Su salida del grupo fue también sonada.

–No existe la relación. Nosotros decidimos irnos de esa confluencia fallida porque no compartíamos la visión y ahora somos organizaciones distintas. En cualquier caso la ciudad está bastante jodida y creo que no es momento de mirarnos el ombligo; es el momento de pensar para lo que realmente estamos, que es para crear un modelo nuevo de ciudad.

¿Podemos se presentará a las próximas elecciones municipales?

–Sí, sobre la mesa está ya acudir con nuestras siglas. En los pasados comicios no lo hicimos porque asumimos que era un proyecto muy poco maduro y que tenía muy poco tiempo de vida.

¿Y en ese proyecto estará de nuevo usted?

–Dependerá de lo que quiera el partido y de lo que quiera la gente.

Sí, eso está claro, ¿pero qué quiere usted?

–(Risas) Yo estoy a disposición de lo que digan la gente y los militantes, y si hace falta estaré porque creo que podemos hacer mucho. Pero no tengo problema en volver a mi trabajo porque tengo mi carrera aparcada.

¿Cree que el alcalde terminará la legislatura?

–Creo que sí. Y además una de las cosas que está cerrando bastante los temas pendientes en la ciudad es la lucha de sucesión que hay por Paco de la Torre. Eso es legítimo, pero en el PP deben estar antes los proyectos que el hacerse la cama unos a otros. El alcalde dijo que iba a estar cuatro años más y eso habría que respetarlo.

Fotos

Vídeos