Jesús Iglesias: «Estamos preocupados por el actual modelo de ciudad»

Jesús Iglesias, en la calle Lagunillas. /Juan Soto
Jesús Iglesias, en la calle Lagunillas. / Juan Soto

El el movimiento 'Málaga no se vende' está formado por más de veinte asociaciones vecinales, sociales o ecologistas a las que les mueve «la defensa del espacio público»

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

El movimiento en defensa de una ciudad más habitable se ha puesto en marcha en Málaga. Uno de sus portavoces, Jesús Iglesias, un ingeniero de telecomunicaciones preocupado por el medio ambiente y miembro de la asociación de vecinos Lagunillas, explica que nacen como un movimiento inclusivo y transversal, sin filiación política y avanza que sólo persiguen un nuevo modelo de ciudad en donde se primen a los vecinos y los barrios.

¿Qué es 'Málaga no se vende'?

–Somos una plataforma ciudadana abierta formada por personas, colectivos y movimientos vecinales que queremos recuperar la ciudad para todos los habitantes que la cuidan, respetan y defienden. A nivel general defendemos elderecho a una vivienda digna, los servicios públicos, las ciudades verdes y saludables y formadas por ciudadanos.

¿Creen que Málaga está en venta?

–Si nos fijamos en cómo avanza la globalización, el capital se concentra cada vez en menos manos. Los grandes agentes económicos cada vez acaparan más capital y es importante que haya una redistribución de la riqueza equitativa a través de un proceso democrático. Es importante que la economía sea más local, más de barrio, y en eso los ayuntamientos pueden hacer mucho, como primar las compras públicas, ser sensibles en sostenibilidad ambiental, ética y feminista. Hay que regular el mercado porque si no lo haces tiene fallos y expulsa a personas de la economía.

¿Quiénes integran el colectivo?

–Somos un movimiento transversal en el que estamos integrados más de 20 colectivos muy diferentes pero a los que nos une la defensa del bien común, como si fueran círculos concéntricos. Hay asociaciones vecinales, sociales, ecologistas o feministas y a todos nos mueve la defensa del espacio público. Aunque partimos de retos sociales que pueden parecer muy distintos, como salvar Arraijanal, defender los Baños del Carmen o el movimiento feminista, las causas de nuestras luchas son comunes. Creemos que actualmente tenemos un modelo de ciudad un poco especulativo y en el que se ha masificado el turismo, por lo que el sistema está expulsando a las personas con menos recursos económicos. Nos unimos para decir que otra ciudad es posible y para defender los barrios como el centro de las ciudades.

¿Están en contra del turismo?

–Por supuesto que queremos el turismo, es bueno y necesario, pero debe ser sostenible, hay que hacerlo más responsable y regularizarlo. Yno es imposible regularlo porque ya hay ayuntamientos que están haciendo cosas como el de Palma. También hay que tener en cuenta que hay un turismo que no quiere cemento sino que desea ver la ciudad fenicia y la parte natural. Creemos que hay que hacer un estudio de capacidad turística hasta ver cuántos visitantes somos capaces de acoger.

¿Cuentan con el apoyo de algún grupo político?

–Esto es una plataforma ciudadana con retos sociales que haremos llegar a todos los partidos políticos, pero no hay filiación política. De hecho algunos colectivos, como las asociaciones vecinales, han entrado porque no hay detrás ningún partido.

¿Qué es lo que más les preocupa de lo que ocurre en Málaga?

–Sobre todo estamos preocupados por el actual modelo de ciudad. Estamos en contra de que se construya una torre en el Puerto por su impacto visual; que se levante un campo de fútbol en Arraijanal, que es la última zona virgen de Málaga, o con lo que se vaya a hacer en los Baños del Carmen. Pero también estamos preocupados por la subida de los alquileres a consecuencia de la proliferación de apartamentos turísticos, la ocupación de la vía pública por terrazas o el ruido. También pedimos una ciudad más transversal en donde se respete a las mujeres y contar con más zonas verdes. Estamos convencidos de que la injusticia en los presupuestos nos aísla a todos.

¿Por qué surge el movimiento 'No se vende'?

–Es un fenómeno global. En España surgió el año pasado en Madrid y se ha repicado en ciudades en donde la afluencia turística es elevada y se están produciendo fenómenos de especulación inmobiliaria. Muchas ciudades del sur de Europa están sufriendo la expulsión de sus vecinos por el aumento de los alquileres. Es un fenómeno que afecta sobre todo a los colectivos más vulnerables, los jóvenes, las mujeres o las familias monoparentales. No queremos llegar a ser una ciudad como Venecia, ejemplo claro de masificación, que ha vaciado las calles de vecinos y se ha convertido en una ciudad museo. Creo que ha llegado el momento de decir hasta aquí hemos llegado y de diseñar unas ciudades más para todos y no sólo para las clases pudientes.

¿En todas las ciudades tienen los mismos problemas de los que hablan aquí?

–Se trata de un proceso global que está motivado por la falta de regulación de los mercados inmobiliarios. Si queremos construir ciudades más inclusivas y respetuosas hace falta repensar el modelo de ciudad que queremos y analizar por qué el actual falla. Son problemas similares pero en cada uno tiene su casuística. Por ejemplo, aquí tenemos Arraijanal o los Baños del Carmen y en otros sitios tendrán otros.

¿Harán más eventos después de la manifestación del sábado?

–Este es un punto de partida. Queremos que sea un movimiento a largo plazo que cambie las cosas y sacar al debate la ciudad que queremos. De hecho, el 15-M ya tendremos nuestra siguiente asamblea en la plaza de la Constitución a las 18 horas. Vamos a elaborar un documento con nuestras peticiones para hacérsela llegar a los partidos políticos. Lo importante es que cambien las políticas municipales con independencia del partido que gobierne en cada momento.

¿Hay más colectivos que quieran entrar en el movimiento?

–Hay varias asociaciones vecinales que también quieren entrar pero queremos dejar claro que es abierto a todo el mundo que quiera participar. Queremos que estén los inquilinos y los empresarios, los comerciantes y los compradores. Somos un movimiento abierto y las asambleas las hacemos en la calle.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos